Portada » Análisis » Análisis de Yuppie Psycho: Executive Edition

Análisis de Yuppie Psycho: Executive Edition

Se acerca Halloween, y es inevitable que a los jugones les entren ganas de jugar a títulos de miedo. Este género está últimamente lleno de títulos en primera persona, por lo que aquellos que se salen de la norma suelen llamar la atención. Este puede ser el caso de Yuppie Psycho de Baroque Decay, un título que a primera vista no parece de dicho género, pero que es más survival horror de lo que puede parecer. A Nintendo Switch llega bajo la etiqueta Executive Edition, pues añade más contenido y mejoras a la versión que apareció orignalmente en PC.

El peor primer día de mi vida

En este juego encarnamos a Brian Pasternack, un habitante de una zona pobre del mundo en el que se ambienta el juego que, por causas desconocidas, ha recibido una oferta de trabajo en SintraCorp, la empresa más grande del mundo. Con el esfuerzo de sus padres decide intentar dar el salto y se planta en las instalaciones de la compañía. Todo parece pintar normal, pero el trabajo para el que ha sido contratado Brian no es el habitual, sino que debe “matar a la bruja”, algo que parece extraño pero que acaba teniendo sentido. Además, la empresa no es tan bonita como parece, pues esconde un oscuro secreto, y los sucesos paranormales son el pan de cada día.

Todo esto se traduce en que tenemos que acompañar a Brian en una aventura pixelada con vista cenital en la que debe recorrer la empresa, hablar con sus compañeros, hacerse la comida (curativos), realizar sus tareas, conseguir pistas, hacer frente (esquivar o inutilizar) a extrañas criaturas y desentrañar el misterio de SintraCorp. Lo que le hace destacar es que sabe combinar muy bien los problemas del “mundo real” con todo lo extraordinario que también acontece en su historia. El funcionamiento del juego es relativamente lineal, pero tenemos libertad en varios momentos del juego no solo para conseguir coleccionables (como los vídeos transmedia) sino para visitar ciertos lugares opcionales o tomar decisiones que pueden cambiar el devenir de la historia, llegando a traducirse en seis finales diferentes.

Esto no obliga a tener que repetir todo el juego en numerosas ocasiones, ya que principalmente hay dos grandes caminos a escoger, uno del título original y otro nuevo de la Executive Edition; además podemos cargar puntos de guardado anteriores para facilitar la elección de decisiones mucho más rápido. Y hablando de guardados, cuidado con abusar de ellos porque el número de veces que se puede salvar es limitado, pues hace falta consumir un papel especial para ello (en ningún momento nos vemos muy apurados si exploramos bien).

La vida de Brian en Yuppie Psycho

El juego principalmente se basa en explorar y resolver pequeños puzles, pero también hay espacio para los enemigos, e incluso jefes. Sin embargo, Brian no tiene ningún tipo de ataque, por lo que debe hacer uso de objetos especiales o de elementos del escenario para salir airoso, ya sea escondiéndose o utilizándolos como método de ataque. De nuevo, es muy interesante ver como incluso con los enemigos se mezcla lo cotidiano y lo extraño, hasta el punto de que a veces tenemos la impresión de que podría tratarse de un título nicho del mercado japonés.

Otro punto muy cuidado de Yuppie Psycho es el de las referencias. Hay muchas, varias de ellas son gracias a lo bien escritos que están los diálogos en castellano, y otras son más a nivel de imágenes utilizadas e incluso hay un cameo muy interesante. El ritmo de juego es bueno, y puede que alguna vez tengamos que dar alguna vuelta de más de la que nos gustaría dar, pero no se llega a hacer pesado. Eso sí, a veces la IA de algunos enemigos que nos persiguen no es la que nos gustaría y se quedan atascados en una zona del escenario u orbitando durante mucho tiempo cerca de nosotros, lo que nos obliga a salir a la aventura y esquivar sus ataques.

A nivel gráfico, encontramos un estilo pixelado que puede parecer algo sencillo, pero que en las secuencias de vídeo y en ciertos elementos del escenario sabe destacar mucho. También esa sencillez es la que permite que ciertos elementos se aprecien mejor y que el juego de luces (muy importante) funcione bien, aunque es cierto que en los personajes y los objetos de oficina podríamos esperar más detalles. La música y el sonido, por su parte, saben acompañar muy bien los diferentes momentos del juego y alertarnos de las situaciones peliagudas, ayudando a crear un buen ambiente de tensión. En cuanto al rendimiento, el juego va muy rápido en todos los menús y en su desarrollo jugable, solo habiendo un momento muy puntual en el que se produce una bajada de frames por segundo.

En definitiva, el resultado global de Yuppie Psycho Executive Edition es bastante positivo. Ante todo, es un título que sabe salirse la norma y ofrecer algo original mezclando elementos de diferentes géneros de una forma acertada. Tiene ciertas dinámicas a las que hay que hacerse para que podamos sacarle todo el partido, pero sus personajes y diálogos consiguen atraparnos y superemos las 10 horas de juego antes de que nos demos cuenta.

Resumen
Si superamos la barrera de entrada que pueda suponer su estilo gráfico, nos vamos a encontrar con un título original, con ideas interesantes, coleccionables y varios finales. Si Silent Hill fuera pixelado y se desarrollase en una oficina, el resultado podría llamarse Yuppie Psycho.
9
Genial
Escrito por
Pikmin de nacimiento y strawhard de corazón, colecciono monedas DK por diversión.

¿Te ha gustado?

2 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no es necesaria. Los campos obligatorios están marcados *

Usted puede usar estos HTML Etiquetas y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.