Portada » Análisis » Análisis de Flynn: Son of Crimson

Análisis de Flynn: Son of Crimson

Hace unos años el boom estaba en los juegos de disparos, pero ahora se ha dispersado (algo). En la escena indie el género que no para de recibir lanzamientos es el llamado metroidvania, por lo que ser uno de ellos y sobresalir entre la multitud es complicado, porque hay que hacer apuestas arriesgadas y no siempre sale bien. O también se puede hacer como Flynn: Son of Crimson, una experiencia tradicional y clásica, de las que parece que se hacían hace años, y centrarte en hacerla de calidad.

Son of Crimson and Dex the guardian

La historia es este título nos lleva a Rosantica, un lugar en el que el héroe silencioso Flynn debe evitar que unos malvados abran las puertas de una dimensión de magia tenebrosa y sanar a Dex, la deidad guardiana de la isla, que ha quedado debilitada tras luchar contra el enemigo. El viaje nos irá narrando la evolución y destino del protagonista a la par que nos permite conocer más detalles de su mundo. La historia puede parecer sencilla pero sabe ampliarse muy bien si hablamos con NPC y extendemos su lore, pero si no nos interesa demasiado, tenemos la opción de poner el foco en la jugabilidad.

Podríamos definir a este título como un metroidvania 2D pero más lineal, pues el juego se divide en fases con principio y fin (o fines) por lo que no hay mundo abierto, pero sí que hay algunos caminos adicionales al conseguir nuevas habilidades para encontrar diferentes salidas y secretos. Resta algo a la exploración libre, pero también nos permite ir más “a tiro hecho” a lo que interesa y reducir paseos de un lado para otro.

Las mecánicas de Flynn: Son of Crimson son directas y eficaces. Inicialmente disponemos de un botón de ataque, otro de salto, otro de autocuración (si disponemos de orbes), otro para esquivar y un útlimo para lanzar un proyctil mágico. Lo bueno es que todo se ejecuta rápido y la fluidez al luchar es bastante alta, por lo que la sensación a los mandos es muy positiva. Por sacarle alguna puntilla, puede que se haga algo raro que el personaje al hacer un golpe con la espada en el aire se pare en seco durante su ejecución, pero todo lo demás queda armónico.

Son of Crimson

The legend of Flynn

Cada nivel cuenta con dinámicas de puzles basadas en nuestros poderes y el entorno, y lo bueno es que muchos de ellos se entienden al poco de verse, por lo que es más pensar el orden y momento de ejecución que quedarse parado sin saber seguir. Además, pese a la relativa linealidad de cada nivel, hay pequeños caminos opcionales que nos brindan algún coleccionable, más orbes para poder curarnos y piedras Crimson, el material que hemos de utilizar para mejorar nuestro “árbol de habilidades” en la ciudad.

El verdadero potencial de Flynn explota conforme avanzamos en el juego (al inicio puede parecer demasiado típico), con nuevas magias, habilidades y armas que ofrecen un buen abanico de posibilidades jugables, además de ofrecernos momentos en los que controlamos a Dex (está rota) y también subiendo de nivel la trama con algunos giros de guion. Quizás lo peor de todo es que cuando descubres todo lo que puedes llegar a hacer, es cuando estás ya en el final de la aventura.

A nivel gráfico nos encontramos con un pixel art más que correcto, con los elementos bien diferenciados y que además nos da esa sensación de título de Super Nintendo (pero actual) que funciona muy bien. Hablar de la música es ya subir el nivel, porque la banda sonora es una maravilla. Sus melodías tienen muchos detalles y se quedan en nuestros oídos, además de que hay una variedad de temas que consigue darle a cada entorno un aire único.

Son of Crimson

Flynn: Son of Crimson nos ofrece un viaje de unas 7 horas (pueden ser más según el nivel de jugador y los coleccionables) que sabe no caer en la monotonía. Deja un buen sabor de boca al completarlo, pero también nos deja un poco con ganas de explotar más algunas habilidades que se obtienen algo tarde. En cualquier caso, es un título que puede que no suene tanto como otros indie por tener una apariencia “estándar”, pero es uno de esos que no solo homenajea al pasado, sino que lo hace muy bien y que convencerá seguro al que le dé una oportunidad (sus tres niveles de dificultad, modificables en cualquier momento, ayudan además a que su público sea bastante amplio).

Resumen
A veces miramos al pasado para comparar los juegos actuales con los viejos, especialmente con la cantidad de homenajes y píxel art que hay hoy día. Algunos se quedan a medio camino, pero Flynn: Son of Crimson es de los que cumple, y además nos llega con textos en español (latino eso sí).
8
Notable
Escrito por
Pikmin de nacimiento y strawhard de corazón, colecciono monedas DK por diversión.

¿Te ha gustado?

0 0
Subscribe
Notify of
guest
Por favor, no introduzcas nombres reales. Los nombre reales completos serán eliminados.
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.

0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x