Shining Resonance Refrain

El Dragón Resplandeciente resurge.

Shining Resonance Refrain es el último título de la longeva serie Shining de SEGA. Un título que nos ofrece una versión mejorada de un juego que, como suele ser habitual, no vio la luz más allá del territorio japonés. Esta nueva versión incluye los modos original y refrain. El segundo de los cuales añade básicamente la posibilidad de llevar a dos de nuestros enemigos como aliados. Además, llega para cubrir un hueco en el cada vez más consolidado catálogo de JRPG en Nintendo Switch. Aunque, como representante del género, quizás se apega demasiado a los cánones del mismo. Lo que lo sitúa en un liga completamente diferente a otros referentes como Xenoblade Chronicles 2 o el más reciente Octopath Traveler.

Deus ex Dracomachina

Hubo un tiempo en el que los dragones habitaban la legendaria isla de Alfheim, donde vivían en armonía con elfos y hombres. El más grande de su especie recibía el nombre de Shining Dragon. Esta era una criatura magnífica, de inconmensurable poder, que bendijo a las otras razas con un presente: los harmonics. Instrumentos musicales creados de su propia carne, para interpretar melodías y llenar de felicidad sus corazones. Pero, no contento con ello, la deidad conocida como Deus, que hasta entonces observaba pasivamente como el mundo escapaba a su control, decidió actuar. Así empezó el Ragnarok, un batalla por la supremacía de los dragones sobre Deus y sus Dracomachinas.

Tiempo ha desde que el sacrificio del Shining Dragon y sus congéneres salvara al mundo. Pero aunque sus cuerpos perecieran, sus almas lograron perdurar. Ahora, el más poderoso de los dragones habita dentro de un muchacho llamado Yuma, lo que le pone en el punto de mira del imperio. Así pues, mientras la princesa imperial Excela le da caza, su homónima del reino de Astoria, Sonia, le da cobijo junto a sus nuevos compañeros.

La historia de Shining Resonance Refrain parece sacada del típico anime de aventuras, con unos personajes fuertemente estereotipados e intercalando demasiado fanservice fuera de contexto, que hace un flaco favor a mantener nuestro interés en la trama. En primer lugar, tenemos personajes como Zest, un joven engreído con déficit de atención; luego está Excela, que es mala pero no tiene malas intenciones; o el propio protagonista, Yuma, un tipo inseguro rodeado de chicas guapas que oculta un gran poder. Estos clichés, tienden a provocar situaciones poco creíbles. Luego, está el fanservice, con una suerte de sistema de citas poco desarrollado que va desbloqueando eventos. O los diálogos que podemos iniciar con el resto de personajes mientras pululamos por la ciudad antes de empezar con la siguiente misión. Lo negativo de estos eventos es que son totalmente independientes de la trama y plantean situaciones de lo más banales.

Shining Resonance Refrain

Tuneando Harmonics

Entrando ahora en el terreno del desarrollo de personajes, Shining Resonance Refrain ofrece un buen número de posibilidades para adaptar nuestro estilo de juego. La base de todo ello reside en los antes mencionados harmonics, instrumentos que hacen las veces de armas. Cada personaje cuenta con una única arma, sobre la cual se pueden aplicar diferentes composiciones o tunning, que potencian alguna cualidad del personaje. Además, cada composición determina cuantos huecos podemos usar para colocar mejoras. Estas mejoras, llamadas aspects, se dividen en diferentes rarezas y categorías. Si nos hacemos con las más inusuales, conseguimos habilidades únicas para cada personaje. Algo más a tener en cuenta, es que las armas suben de nivel al utilizarlas en combate, ampliando su incremento porcentual a nuestras estadísticas.

Uno de los pocos modos de conseguir nuevas composiciones, es cumpliendo las misiones que nos encarga el bardo. En cuanto a los aspects, además de encontrarlos en cofres o comprarlos directamente de la vendedora, podemos crearlos a través de un sistema de creación. Este sistema permite crear objetos de recuperación, potenciadores, aspects y otros elementos, si contamos con los materiales adecuados que podemos encontrar por el suelo o como recompensa por acabar con enemigos. Cada vez que nos hacemos con un material nuevo, se desvelan nuevas recetas y gracias a este genial sistema, se le da un sentido a grindear.

Shining Resonance Refrain

Tales of combat

Shining Resonance Refrain tiene un sistema de combate mediante encuentros similar al de la popular saga Tales of. Para entablar combate con un enemigo, no tenemos más que entrar en contacto con el. Si bien siempre podemos huir a la carrera para dejarlo atrás. Algo de agradecer es que el combate transcurre en una zona delimitada del propio mapa, por lo que no hay tiempos de carga innecesarios. Mención especial merecen los monstruos grandes, algunos de los cuales nos superan ampliamente en nivel, y como la dificultad del juego está bien medida, en ocasiones son demasiado para nuestro nivel actual de desarrollo.

El combate es sencillo de dominar, pero con un amplio abanico de posibilidades, que le aportan variedad haciéndolo bastante entretenido. Primero tenemos los controles básicos, que nos permiten bloquear, esquivar, encadenar ataques simples o hacer golpes de rotura. Aquí entra en juego el sistema de break, que es una forma de romper las defensas del rival si atacamos en el momento propicio y de la forma adecuada. Durante este estado, el enemigo recibe más daño y no puede actuar. Estos golpes sencillos, varían enormemente según que personaje estemos utilizando, cambiando alcance, cadencia e incluso efecto. Además, para ejecutarlos necesitamos puntos de acción, que se regeneran con el tiempo.

Shining Resonance Refrain

Para complementar esto, existe la magia o force skills que consumen puntos mágicos. Podemos asignar hasta cuatro a la vez, se pueden cambiar durante el combate y se obtienen con la subida de niveles. Estas habilidades nos permiten, en cierto sentido, dirigir a nuestros personajes hacía un rol u otro. Sobre el uso de objetos, no existe un acceso directo durante el combate, al igual que para cambiar de líder tendremos que acceder al menú. Algo que pone las cosas aún más interesantes, es la capacidad del protagonista para transformarse en dragón durante el combate, otorgándole la capacidad de causar enormes daños, y el B.A.N.D, un mecanismo que permite al grupo montar un concierto improvisado que da un beneficio mientras dura la canción.

Durante el combate controlamos directamente a un sólo personaje, el líder, mientras que el resto quedan en manos de la inteligencia artificial. Como líder, podemos ordenar al grupo que adopten diferentes estrategias que consisten en ofensiva, actuar libremente, centrarse en curar o no hacer nada. No sólo eso, si no que también podemos dar comandos individuales. Esta segunda opción resulta esencial porque la IA en Shining Resonance Refrain es especialmente tonta.

Shining Resonance Refrain

Dentro del Grimorio

Shining Resonance Refrain sigue un esquema que utiliza la ciudad de Marga como centro de operaciones del cual parten todas las misiones tanto principales como secundarias. Las segundas comprenden los típicos recados del género que consisten en recoger objetos o matar enemigos a cambio una recompensa, nada que destaque. En cambio, si que cabe destacar los grimorios. A través de los cuales se puede entrar en mazmorras generadas proceduralmente donde ganar experiencia y conseguir recompensas especiales. Estas mazmorras suelen tener tres pisos que culminan con el enfrentamiento contra un jefe y su contenido depende de que grimorio escojamos. Aunque ahí no acaba la cosa, porque mediante unos objetos llamados sigil, podemos personalizar en profundidad que es lo que vamos a encontrar.

Nos vamos acercando al final de este análisis, no si antes comentar otro elemento jugable del que hace gala el titulo que nos ocupa. Hablamos del sistema de bonds o enlaces, mediante el cual podemos confeccionar un diagrama que establece las relaciones que existen entre cada uno de tus personajes. Cada uno de ellos, cuenta con un serie de traits o rasgos que definen su personalidad y que vamos descubriendo conforme avanza la historia. Es durante el combate, donde estos enlaces producen algo llamado resonance entre los personajes enlazados, produciendo diversos efectos. He de decir, que me parece una idea muy buena pero poco desarrollada y aún peor explicada.

Shining Resonance Refrain

Un mundo no tan resplandeciente

Técnicamente, Shining Resonance Refrain no presenta ningún problema serio pero tampoco es ninguna maravilla. Por un lado, tenemos una ciudad en apariencia simple, pequeña, sin interiores, poco poblada, pero dividida por una poco razonable pantalla de carga. Por otro, el diseño de niveles resulta poco inspirado, para algo que veremos continuamente en nuestra idas y venidas. También habréis notado algún que otro palabro en inglés y esto se debe a que el titulo ha sido traducido únicamente a dicho idioma, lo cual no es una sorpresa. Además, se ha doblado con acierto (exceptuando algún que otro actor con pocas dotes interpretativas) la parte correspondiente a la historia principal. Para los más apasionados del género, no se han olvidado de incluir el doblaje original como una descarga gratuita adicional.

Pero no todo va a ser sombrío, el diseño de los personajes es excepcional y se ha hecho un gran trabajo modelándolos. Su calidad, movimiento y expresiones, logran un resultado genial durante las conversaciones al estilo novela visual. Las ilustraciones, quedan reservadas para unos muy detallados interiores. Donde se queda un poco corto es en las animaciones, en este juego en lugar de cinemáticas de combate, espadas chocando, grandes ejércitos, … generalmente veremos fundidos en negro con algún que otro efecto visual o sonoro. La música por su parte, como no podía ser de otro modo en un juego donde forma parte del lore, está a un gran nivel, destacando las excepcionales canciones con letra.

Shining Resonance Refrain

Veredicto de Shining Resonance Refrain

Shining Resonance Refrain es otro JRPG que llega a Nintendo Switch para ofrecer todo lo que se espera de un juego del género. Su historia podría haber estado mejor hilada, pero el combate es sólido. Aunque cuenta con mecánicas muy variadas, algunas de ellas están poco desarrolladas. Por otro lado, no hace gala de un gran despliegue técnico, pero su arte y música son lo más. Por último, el modo refrain tira por el camino fácil, no adaptando la historia para explicar porque los enemigos ahora están de tu lado.  En resumidas cuentas, es un juego de rol japonés recomendable para cuando sientas la necesidad de saciar tu apetito y ya te hayas deleitado con los mejores.

Comentarios