Seguir
Portada » Análisis » Análisis de Valiant Hearts: The Great War

Análisis de Valiant Hearts: The Great War

Admitámoslo, estudiar historia no es algo que entretenga al gran público. Respeto y envidia sana a todos aquellos con la memoria suficiente para recordar fechas, lugares y nombres, porque esta cabeza solo sirve para llevar coleta, no para acordarse de minuciosos detalles de nuestro pasado como humanidad. Cabe decir que una señora mayor leyendo una diapositiva tras otra y pegando algún que otro grito para llamar la atención de los alumnos sentados al fondo de la clase tampoco es la mayor motivación para interesarse por conflictos bélicos o conquistas, más bien dan ganas de encender la consola y distraerse un poco. ¡Oh, espera! ¿Y esta forma tan elegante y sutil de enlazar una cosa con la otra? Resulta que ahora gracias a Valiant Hearts: The Great War podemos jugar con nuestra Nintendo Switch mientras aprendemos un poco de historia, concretamente sobre la Primera Guerra Mundial. ¿Ves, María Teresa? No me hacían falta tus PowerPoint.

Orgullo francés

Valiant Hearts: The Great War revive el dolor, el sufrimiento y los horrores de uno de los mayores conflictos que jamás se han vivido. A diferencia de otros títulos ambientados en la misma época, aquí profundizamos realmente en lo que ocurrió entre los años 1914 y 1918, concretamente con el pueblo francés, una ocasión aprovechada por la desarrolladora Ubisoft Montpellier para contar la historia de su gente, algo que queda claro desde que escuchamos el himno galo en los primeros minutos de juego.

Estamos, pues, ante una fiel y respetable novela interactiva con la que empaparnos un poco más de todo este espantoso acontecimiento, una representación cruda y realista más que necesaria. Dividido en cuatro capítulos, distintos personajes se van añadiendo a la fórmula cuando sus destinos se cruzan en el mismo camino. Un francés, un estadounidense y una belga. Y no, no es la introducción a un chiste. Ah, y un perro.

Entrando en materia, cada uno de estos personajes tiene su propia historia, sus propios motivos para luchar por su objetivo individual y, cómo no, sus propias habilidades, conocimientos y, en definitiva, jugabilidad. El control se va intercambiando de uno a otro, logrando así un ritmo muy diverso y evitando caer en lo repetitivo proponiéndonos situaciones nuevas de vez en cuando, algo que ayuda a hacer más apetecible seguir jugando a lo largo de las 7 horas que dura, más o menos.

Entre puzles, scroll lateral, pequeñas cinemáticas narradas en castellano, viñetas animadas como un cómic y hojas con información más extendida sobre esta época, Valiant Hearts: The Great War consigue ponernos en distintas pieles pero con sentimientos muy concretos, creando empatía con gran facilidad. Algunas mecánicas se van repitiendo, pero nunca supone un problema. El desarrollo del juego se produce sin mucha dificultad, pero tampoco busca suponer un reto, se vale con la exhibición de lo sucedido no tanto tiempo atrás.

Una visión más madura del conflicto rebajado a nivel estético pero con un mensaje en su interior para todo aquel que quiera empaparse de una buena clase de historia y de dolor, donde únicamente los corazones más valientes consiguen superar las duras pruebas que supone cualquier guerra.

Primera Guerra Mundial, a color

Aprovechándose de su propio motor gráfico, el UbiArt Framework, Ubisoft Montpellier convierte este espantoso caos en un cómic, puro y duro. Viñetas y bocadillos se unen a gruñidos, ruidos y muecas como única forma de interacción entre personajes, evitando diálogos complejos y dejando, así, que la historia se cuenten con lo que vivimos, no con lo que nos dicen. Dejando de lado alguna que otra palabra suelta que se deja escuchar de fondo y el narrador en las cinemáticas, todo cobra sentido gracias al apartado artístico y la banda sonora.

Aquí, junto a la música, es importante crear un buen sonido ambiente, sobre todo a la hora de seleccionar los efectos de sonido que tiene, por ejemplo, toda la munición disparada hacia nosotros, para lograr un efecto de tensión sin que choque directamente con el estilo más “casualizado” de los propios gráficos. Es aquí donde nos encontramos, por ejemplo, melodías ligeramente aceleradas para adaptarse a esta personalidad, o sonidos algo más agudos para acompañar a la estética general.

Los controles responden muy bien y son sencillos de aprender, aunque al principio quizás os confundáis con un par de botones, nada que no se arregle tras unos minutos más de juego. Además, podéis jugar en modo portátil, con ambos Joy-Con por separado o uno solo, con el Mando Pro e incluso con la pantalla táctil. Vamos, que vosotros decidís lo que os guste más. Tiene también guardado en la nube si pagáis la suscripción a Nintendo Switch Online. Y por si fuera poco, en la web oficial de Nintendo se confirma un lanzamiento en físico, actualmente fechado para enero de 2019.

Liberté, égalité, fraternité

No estamos frente al mejor documental que se ha hecho jamás sobre la Primera Guerra Mundial, ni tampoco un intento de conseguirlo. Valiant Hearts: The Great War se sitúa como un título dirigido a un público variado que sienta curiosidad por este acontecimiento, ya sea para aprender al respecto o para tratar de sentir cierta empatía cuando un suceso de esta magnitud y características tiene lugar en cualquier parte y época. Con una duración interesante, un precio acorde y un contenido bastante extenso, os recomiendo encarecidamente que le echéis un ojo cualquiera que busque una experiencia distinta en su Nintendo Switch, os guste la historia o no. No va a defraudaros.

Estamos frente a una de las representaciones más fieles de la Gran Guerra en un videojuego, y Ubisoft Montpellier ha sido capaz de respetar con creces las almas que quedaron abatidas por aquel entonces sin olvidar en ningún momento al jugador que lleva los mandos. Algo difícil de hacer y que pocos han podido alcanzar.

En tiempos de guerra, hermano, cualquier agujero es trinchera.

Resumen
La Primera Guerra Mundial se convierte en cómic gracias a Valiant Hearts: The Great War, que llega a Nintendo Switch para darnos una clase de historia.
9
Genial
Escrito por
Algunos dicen que escribo bien, otros dicen la verdad. También soy DJ. Un poco mordaz, pero nada grave. Necesito un overclocking. Y gafas. Sobre todo gafas.

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó  Daniel Martínez hace 3 semanas, 1 día.

Debes estar registrado para responder a este debate.

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.