En cualquier momento la vida se puede hacer añicos. Un juego donde se cuentan los últimos minutos de la existencia de un hombre.

¿Qué es lo que hay entre el «de dónde venimos» y el «a dónde vamos»? Ese paso intermedio antes del final… o el principio. En In Between se relatan los pensamientos de un moribundo, en donde podemos conocer los momentos que marcarons su vida y sus sentimientos al respecto.

Una dura transición

La vida de un hombre moribundo contada a través de unos puzles. No hay saltos, sólo podemos caminar hacia delatante o hacia atrás; el resto lo juega la gravedad. Si queremos continuar en la historia tenemos que cambiar el centro de gravedad para que el personaje pueda esquivar los obstáculos que se encuentra a su paso.

No se trata de un camino fácil, pues en una transción como esta, la mente nos tiene preparadas una serie de difucultades, como por ejemplo pinchos que no podemos ni siquiera rozar. Asimismo, también encontramos otros peligros; varios objetos de los escenarios se mueven cuando cambiamos el centro de gravedad. Es por ello por lo que tenemos que encontrar el punto perfecto y realizar los movimientos adecuados para sortearlos.

De este modo, si una bola con pinchos o una plataforma punzante se encuentran arriba y nosotros abajo, en el momento en que invirtamos el escenario caerán sobre nosotros. Debemos caminar rápido y pasar justo por delante del peligro en el momento adecuado, pues si no lo hacemos, tendremos que empezar desde el principio o desde el punto de guardado.

No sólo hay peligros

No sólo hay objetos que amenazan nuestra integridad física, o mental, según se vea; junto a los pinchos hay otros elementos que nos permiten esquivar aquello que nos puede dañar. Sin embargo, hay que saber cómo utilizarlos. Al accionar un botón aparecen unas cajas que podemos mover nosotros mismos o la gravedad, de modo que las podemos usar para poder caminar sobre los pinchos. Ciertas plataformas se mueven justo en la dirección opuesta a la nuetra y para usarlas tendremos que jugar con nuestros movimientos.

In Between viene cargado de una connotación psicológica ligada a las emociones del personaje. Esta se ve reflejada en el juego cuando las fases por las que se pasa cuando uno afronta una situación difícil se ven materializadas en peligros que amenazan al protagonista. De este modo, hay una división de escenarios que atiende a la emoción por la que se pase.

Una fase, un peligro

Encontramos así que el miedo se convierte en oscuridad que nos devora si intentamos mirar hacia otro lado, pero que retrocede si lo miramos directamente. Del mismo modo, vemos cómo la ira se manifiesta en bolas de color rojo que crecen y encogen, que se mueven con locura, un reflejo del propio personaje.

En conclusión, aunque el juego es algo repetitivo, las reflexiones que se plantean son interesantes y la introducción de los sentimientos convertidos en peligro rompe un poco la monotonía. No obstante, el precio es algo elevado para lo que en realidad es. Cabe resaltar también, que aunque el juego está traducido al castellano, parte del diálogo se queda sin subtitular.