Xenoblade Chronicles 2

Corre, el Elíseo te espera.

Xenoblade Chronicles 2 es, sin duda alguna, uno de los juegos más esperados para Nintendo Switch desde que fuera presentado hace ya casi un año. A medida que la fecha de salida se ha ido acercando, hemos tenido la posibilidad de observar diferentes tráilers que no solamente nos han dejado con las ganas de jugarlo por las nubes, sino que nos han mostrado un mundo donde pasaremos más que unas simples horas, explorando cada uno de sus miles de rincones, encontrando cada una de sus bestias diferentes y realizando misiones que nos guiarán en una historia de lo más épica.

Sumérgete en un mar de Blades, misiones y nubes

Monolith Soft siempre consigue ponernos la piel de gallina con cada una de sus obras, que se han convertido en una de las sagas que mejor representan a los RPG en las consolas de Nintendo. De esta forma, siguiendo la estela dejada por Xenoblade Chronicles y Xenoblade Chronicles X en Wii y Wii U respectivamente, nuestras Switch continúan la odisea de la mejor manera posible, ¿quién no querría surcar el ancho mar de nubes en pos de nuevas aventuras?

Desde casi el comienzo del juego tenemos una misión principal, que guiará nuestros pasos a través de diferentes escenarios mientras nunca nos olvidamos de nuestro objetivo, llevar a Pyra hasta el Elíseo. La Blade y protagonista femenina nos pide este favor tan especial tras salvarnos la vida, a lo que el joven Rex no podrá negarse al observar cómo el mundo que conoce, formado por titanes que albergan sobre sus espaldas a toda la población de Alrest, poco a poco decae y se enfrenta a su fin. La escasez de recursos, la lucha por los territorios que siguen aún habitables, en general, el comienzo del final será nuestro punto de partida de esta trepidante y peligrosa aventura rumbo al Árbol del Mundo.

Dividido en capítulos, acompañaremos a Rex y Pyra, así como al resto del equipo que poco a poco se irá uniendo a nuestras filas mientras visitamos los diferentes titanes que aún se encuentran en pie, como Gormott, un verde paraíso repleto de vida, recursos, bestias de todo tipo de tamaño y niveles y donde habita una raza de personas de lo más simpática. También compartiremos aventuras en Uraya, donde precisamente no caminaremos por la superficie del titán o en Indol, una teocracia. Así, podremos visitar varios titanes, cada uno con ambientaciones únicas. Desiertos, preciosas praderas, caminos de lo más rocosos, imponentes ciudades, fábricas destartaladas, pueblecitos encantadores o incluso pequeños asentamientos de refugiados, cada uno con su propio clima perfectamente representado. De esta manera, si está lloviendo nuestra visión será peor que si nos encontramos con un cielo despejado propio de verano. Por suerte con el pasar de las horas la tormenta siempre llega a su fin, literalmente, porque volvemos a tener a nuestra disposición el reloj mágico del paso del tiempo por si no queremos esperar demasiado para completar algún requisito o alguna misión.

Y esto con respecto a los titanes, ya que a lo mejor tenemos la oportunidad de visitar algún que otro lugar un poco diferente, sorprendiéndonos por ello.

En cada uno de estos lugares encontraremos diversos recursos que después podremos utilizar en las tiendas para conseguir mejoras. Nuestros personajes lo agradecerán, así que es aconsejable no dejar pasar la oportunidad con estos puntos de recolección.

¿Un aspecto diferente? Pues lo cierto es que no podremos modificar los atuendos de nuestros jóvenes aventureros, más allá de sus armas, cuya forma dependerá del chip primordial que le pongamos. Por desgracia o por fortuna, estos personajes no son tan personalizables como en las anteriores entregas de la serie, aunque a cambio contaremos con unos diseños cuanto menos curiosos para algunos de ellos, especialmente de ciertos Blades especiales que podremos conseguir sintonizando con los cristales que nos iremos encontrando en cofres o al derrotar enemigos.

Los auténticos protagonistas, los Blades

Los Blades en este título juegan un papel principal, y no es para menos. Estos fieles acompañantes tienen personalidad propia, gustos característicos y habilidades diferenciadas. Primero debemos separar entre los Blades comunes y los Blades especiales. Los primeros tienen unos patrones similares, pudiendo ser femeninos, masculinos, acorazados o animales, cambiando únicamente su elemento (fuego, agua, viento, rayo, tierra, viento y oscuridad), su arma (hachas, lanzas, cañones de éter, balones, aros, martillos, katanas o puños) y sus habilidades. Su voz es neutra así como sus frases iguales entre ellos, pero pese a todo nos salvarán de más de un aprieto, no tanto en las batallas sino cuando se nos pidan sus habilidades.

Por otro lado, los Blades especiales tienen un diseño propio, un nombre mucho más característico y, obviamente, su porcentaje de aparición es mucho menor. No obstante, incluso de un cristal primordial común, los más sencillos, podremos conseguir si somos afortunados un Blade especial. Los cristales especiales nos darán más oportunidades, del mismo modo los legendarios. El tipo de cristal favorecerá su crecimiento, haciéndolos más o menos fuertes, por lo que si obtienes un Blade de un cristal legendario será más fuerte que el de un cristal común. Obviamente, los Blades que aparecen por defecto con nuestros personajes, como Pyra, Mythra o Dromarch, se consideran especiales y no los podremos desvincular de sus Pilotos.

Nunca sabremos realmente cuál nos tocará. El cristal emitirá varios destellos y sombras antes de tomar formar y presentarnos a nuestro nuevo compañero, aunque si observamos bien la última silueta nos dará una pista de qué Blade formará parte de nuestro equipo a partir de ese momento. Es bastante entretenido probar suerte y tratar de acertar, aunque a veces los especiales se hacen de rogar.

La mejor opción es ir repartiéndolos entre todos los miembros de nuestro equipo, especialmente en aquellos que lucharán, ya que sobre todo los Blades especiales tendrán unas habilidades y unos ataques mucho más poderosos. Si los entrenamos bien, completando su afinigrama (árbol de habilidades), les proporcionamos núcleos auxiliares (capacidades extra, como resistencia al fuego, mayor porcentaje de críticos, recuperación de PV, etc.) y mejoramos su arma con los ya mencionados chips primordiales, tendremos un aliado inigualable en nuestras filas. Probad combinaciones diferentes, nunca se sabe cuál puede venir mejor para tu forma de combate.

Un novedoso sistema de combate

En el pasado queda ya la barra horizontal de artes propia de los Xenoblade anteriores. Esta nueva entrega trae un sistema de combate completamente renovado, aunque con esbozos de sus predecesores. Ahora, deberemos escoger con cuidado las artes que queremos que nuestros Pilotos tengan, además de los ataques automáticos. Tendremos cuatro posibilidades por cada Blade que tengan asignado, que también son tres (cuatro con la excepción de Rex, que contará con Pyra y Mythra a la vez). Un total de 9 ataques diferentes con los que abatir enemigos, a ritmo de espada, tal vez. Una vez hemos elegido los Blades de nuestro equipo, deberemos observar las artes que proporcionan al piloto. Podrán potenciar los ataques laterales, nos darán pociones para curarnos durante el combate, o desprotegerán al enemigo para comenzar combos de Pilotos.

Además, nuestros Blades también podrán crear combos, siguiendo una cadena que aparecerá en la esquina superior derecha durante los combates. Cada paso será más poderoso, como es lógico, y tendrá unos efectos u otros dependiendo del elemento al que sea afín el ataque. Por si esto fuera poco, puede darse el caso de que ambos combos se unan, Pilotos y Blades en sintonía que serán capaces de asestar golpes que pocos enemigos podrán soportar. La combinación perfecta.

Sin embargo, lejos de ser un sistema complicado sí que requerirá de nuestra atención, pues aunque manejemos al personaje que pongamos primero en el grupo, nuestros compañeros nos solicitarán ataques especiales para realizar los combos, así que no podremos despegar demasiado los ojos de la pantalla.

El sistema de combate es fluido contra varios enemigos incluso, aunque todo tiene su límite. Uno, dos, tres… ¡hasta ocho enemigos han sido necesarios para que se ralentice el combate! No es una situación que ocurra con frecuencia, lo más normal es que rara vez nos enfrentemos a más de cinco enemigos a la vez ya que contamos con la habilidad de captar su atención y así poder enfrentarnos uno a uno a las criaturas, pero llegado el caso observaremos una bajada de calidad que durará únicamente hasta que derrotemos a dos o tres personajes. También puede suceder si alguno de los enemigos es excesivamente grande y a este se nos unen otros más pequeños o en la ciudad principal de Gormott, así que esperemos que pronto nos regalen un parche donde solucionen estos pequeños fallos que, pese a todo, no nos harán odiar los combates.

Preparaos también para esos jefes de escenas o de capítulos que duran media hora o más. Si bien al comienzo del juego no nos supondrán un gran desafío, conforme avanza la historia necesitaremos invertir un poco más de tiempo en las peleas. No podremos pausarlas, así que será mejor que nos dediquemos a ellos cuando tengamos un rato despejado y sin interrupciones por delante, recordando que solo contaremos con un único espacio de guardado, bastante pobre si queríamos revivir escenas pasadas.

En cuanto a la dificultad, también es gradual. Puede ser posible que para determinados jefes debamos llenar nuestras alforjas con objetos que mejoren nuestras características y nos faciliten la tarea, en otras ocasiones necesitaremos entrenar y subir de nivel, pero como en todo RPG que se precie en los combates está su encanto, y para ello tendremos cientos de nuevas criaturas esperando a retarnos a un combate. Entre ellas destacan los enemigos singulares, los más fuertes de su raza, que aparecerán con un símbolo negro sobre su cabeza y que contarán con unos nombres bastante graciosos. Cuando los derrotemos aparecerá en el lugar una lápida que nos dará la opción de luchar de nuevo, si así lo deseamos.

Hay espacio para la nostalgia…

Nada más adentrarnos en el enorme mundo de Alrest nos invadirá la nostalgia, recordando escenarios similares de las entregas previas. El mundo abierto que tenemos ante nosotros, con todas las posibilidades que ello conlleva, es una de las marcas clásicas ya no solo de la saga, sino del género en sí. Luchar, recolectar, bucear, conversar, hacer misiones… incluso jugar al minijuego Tiger! Tiger! con el que conseguiremos nuevas piezas para Poppi, una Blade artificial. No serán poco los guiños que encontremos a lo largo del juego ya no únicamente al Xenoblade o a Xenoblade X, sino en general a la saga “Xeno-”.

Para ello no hace falta irnos demasiado lejos, solo será necesario observar el cristal que tiene Pyra en el pecho, aunque no sea lo único que nos llame la atención de ella por un par de razones obvias. Tiene forma de Zohar, elemento representativo que ya ha aparecido con anterioridad, si hacemos un poco de memoria. Tampoco que el color elegido precisamente para este cristal sea el verde esmeralda es coincidencia.

La aparición de los titanes es otro detalle importante, aunque en esta ocasión se caractericen más por tener forma animal. Habrá diferencias entre cada uno de ellos, eso sí, con quizás unos que nos llamen más la atención que otros. Sobre sus lomos, además de humanos y Blades, encontraremos de nuevo a unos seres tan entrañables como tacaños, nuestros queridos nopon. La presencia de estas criaturas será de vital importancia para el desarrollo del juego, pues aunque la mayoría no serán más que simples NPCs, Tora, un joven nopon que desea ser Piloto como Rex, formará parte de nuestras filas.

Conforme avanzamos en la historia encontraremos más y más referencias. Parece que Alrest es un mundo más idílico, sin criaturas que caracterizan a la saga, pero solo tenemos que dar cierto tiempo al tiempo para que aparezcan en pantalla algunos “artefactos” que pueden recordarnos a los telethias, cuya misión principal era la destrucción de todas las formas de vida que habitan en el mundo.

Puede que incluso haya objetos característicos que hagan su pequeña gran aparición, recordándonos de nuevo que nos encontramos en un juego claramente relacionado con los títulos anteriores, solo hay que esperar un poco más para ser capaz de comprobarlo con nuestros propios ojos.

…Pero también para las novedades

Y si hemos empezado con aportes para los más nostálgicos, es hora de hablar de las novedades. La más obvia es la capacidad de jugar a esta aventura de manera portátil. Es cierto que los afortunados que cuentan con una New 3ds han podido disfrutar de Xenoblade Chronicles en sus manos, pero en caso de no ser tan afortunados o de no habernos hecho con él, la nueva entrega sería la primer que desde un primer momento nos ofrece esta posibilidad. Tanto en portátil como en sobremesa la calidad de los escenarios, toda su ambientación y las criaturas se mantiene a la perfección. Quizás ante un televisor grande notemos más fácilmente los píxeles en el modo mapa, pero las escenas cinemáticas se mostrarán en todo su esplendor, con una calidad que títulos con más renombre quisieran tener.

Si bien a partir del capítulo 5 es más fácil encontrar escenas pixeladas en mayor proporción que en los capítulos anteriores. ¿Un error? Esperemos que pasajero, porque puede molestar un poco si estamos presenciando un momento importante.

La vibración HD también estará presente, aprovechando la nueva tecnología de los mandos de Switch. Al entrar en combate, cuando las misiones se actualicen o, en general, mensajes importantes a los que debamos prestar atención, harán que nuestra consola vibre. Y mucho, lo cual puede sorprender al principio si estamos jugando en modo portátil.

Probablemente lo que sí se echa más en falta es la ausencia del uso de la pantalla táctil. Ni siquiera podremos elegir entre las opciones del menú tocando sobre ella, por lo que aunque no es de vital importancia, sí que podrían haber añadido esta opción. A pesar de todo, no sería demasiado recomendable para el nuevo sistema de combate, que podría hacernos errar a la hora de elegir el arte o el combo que buscábamos hacer.

En lo referente al nuevo diseño de los personajes, este Xenoblade ha perdido el carácter algo más serio y adulto de los títulos anteriores, optando por unos personajes más propios de una serie de animación japonesa. Aspecto más aniñado, unos ojos grandes y brillantes, vestimentas más llamativas y mucho más colorido caracterizan Xenoblade 2. Puede que para algunos amantes de la saga crean que dado el aspecto de los protagonistas nos encontramos ante un juego más para niños, pero lo cierto es que no debemos dejarnos engañar por su apariencia, ya que otras sagas como Tales of o Bravely o incluso algunos spin-off Final Fantasy han optado por este estilo sin que por ello la madurez de su trama se vea comprometida. Aún así, contará con toques cómicos a lo largo de la aventura, que servirá para encariñarnos más con ellos. Lo que sí podemos señalar son las grandes dosis de fanservice que nos ofrecen, especialmente, los personajes femeninos.

Añadir, por último, que llegados a un punto de la historia, tendremos la posibilidad de mandar a nuestros Blades a misiones que son pidan los ciudadanos de Alrest. No debemos confundir esto con las misiones secundarias, que deberemos realizarnos nosotros de primera mano aunque no formen parte de la historia principal, algunas más entretenidas que otras, pero que siempre nos aportan nuevos detalles. Esperando el tiempo que nos indique la misión, los Blades que decidamos enviar porque cumplen con los requisitos que nos solicitan regresarán con la recompensa (oro, experiencia y objetos). Por este motivo, cuantos más tengamos, mejor, incluso si son comunes aquí nadie sobra, ¿hazte con todos?.

Salva al mundo, llega al Elíseo

En conclusión, merecerá la pena adentrarnos en este nuevo mundo, en esta carrera contrarreloj para la humanidad. Torna, la organización enemiga liderada por Jin, no nos lo pondrá nada fácil mientras intentan capturar a Pyra. Si no fuera suficiente con la lucha por los recursos y el fallecimiento de los titanes, los antagonistas de la aventura tratarán de detenernos antes de llegar al Elíseo y así poder hablar con el Arquitecto, el creador de todo el mundo, de Alrest. Debemos prepararnos bien.

Con unos giros que en ocasiones son predecibles, la historia no deja de ser sorprendente, así como la manera de relacionarlo con los juegos anteriores de la saga. También encontraremos bastantes clichés, aunque qué juego hoy en día no cuenta con alguno o con una historia completamente original. Nos hemos acostumbrado a vivir grandes aventuras en las que disfrutar horas y horas en compañía de unos personajes entrañables mientras salvamos al mundo, y esto nos lo ofrece Xenoblade 2 sin duda alguna.

Tanto para nuevos jugadores que no hayan contado con la posibilidad de jugar a los anteriores títulos como para los más veteranos, una épica aventura está esperando. Con una banda sonora maravillosa que hará que nos sumerjamos aún más en este mundo de nubes y titanes, Nintendo y Monolith Soft quieren dar a nuestras Switch un RPG verdaderamente sorprendente que dará que hablar.

Por último, debemos recordar que el juego contará con un pase de expansión que incluirá desde nuevas misiones a una historia original adicional, así como que el 1 de diciembre, día del lanzamiento de esta obra visual y musical, podremos descargar el paquete de voces en japonés si preferimos jugarlo de esta manera.

Comentarios