Seguir
Portada » Análisis » Análisis de Struggling

Análisis de Struggling

Grotescamente divertido

Llega a nuestras Nintendo Switch Struggling. Un juego que nos enseña lo cruel que puede ser el mundo. Y, si no, que se lo digan a la pareja protagonista. Prepárate para recorrer una aventura con tus propios brazos, resolviendo puzles que hacen uso de físicas monstruosas y para no para de repugnarte y reír.

¿Te sobra ese brazo?

Struggling es un juego de aventuras y puzles en el que controlamos a dos siameses mutantes de una cabeza con un solo brazo. Nuestro objetivo es ayudar a esta criatura fruto de los experimentos científicos más perversos a escapar de su trágico destino, sorteando mil alocadas y repugnantes situaciones extraordinarias, en su búsqueda de la libertad ¿qué tan lejos llegarán con solo dos brazos?

Como habéis podido comprobar, Struggling desprende un humor un tanto negro que rara vez se ve en el medio. Pero su nauseabundo, vomitivo y extrañamente atractivo aspecto no es el único motivo por el que el juego capta nuestra atención. El otro es la criatura protagonista de Struggling, que en realidad son dos seres con consciencia propia que controlan de manera individual los movimientos de su única pieza anatómica.

Vivir de rodillas

Lo de que verdad hace peculiar a Struggling es su control. Como ser sin piernas, la única manera de movernos, por si no pudiera ser más trágico, es a través de nuestras manos. Alternando el movimientos de ambos brazos nuestra mutante criatura se arrastra por los suelos. De esta forma, mediante una precisa coordinación avanzaremos por los diferentes escenarios, agarrando cualquier superficie con una (o ambas) de las manos, colgando de salientes y sorteando infinidad y alocadas situaciones.

Escapar de una avalancha de rocas, sortear trampas que nos disparan flechas, controlar maquinaria pesada, escalar montañas, jugar el pinball utilizando nuestras propias cabezas como bolas. Como veis, no son pocas las situaciones con las que nos topamos. Pero superarlas no es un camino de rosas.

¡Acaba con este sufrimiento!

La jugabilidad de Struggling exige mucha precisión, destreza y perseverancia. Es algo que no podemos dejar de reconocer, pues se encarga de transmitir como se siente caminar con brazos por todos esos momentos. ¡Y vaya que si lo hace! El juego no deja de ser frustrante en todo momento, capaz de llegar a cansar, pues el simple hecho de avanzar es complicado con esos brazos tambaleantes que nos cuelgan. Ya no digamos cuando nos piden tener puntería. Muchas veces parece que conseguimos nuestro objetivo por pura suerte.

Aunque estos controles puedan parecer un punto negativo, la realidad es la contraria. Son la esencia de Struggling, la idea sobre la que gira todo lo demás y donde realmente está la gracia. No es un juego para todo el mundo, pues no todos serán capaces de conseguir satisfacción superando los obstáculos con este manejo. Por lo tanto, antes de valorar su compra hay que estar seguros de si estamos hechos para ello (a modo de comparación puedes imaginarte a Struggling como un Octodad en dos dimensiones).

Superar la aventura que nos propone Struggling nos va a llevar mínimo 6 horas, o puede que más, pero todo depende de nuestra pericia. A lo largo de estas horas se van desbloqueando nuevas habilidades para este mutante de dos cabezas, que sin duda nos complicarán (para nuestro sadomasoquista divertimento) nuestra aventura.

Grotescamente divertido

Struggling cuenta con un modo multijugador cooperativo local para dos jugadores. Con este modo la aventura coge una nueva dimensión, pues cada jugador controla una de las cabezas y su respectivo brazo. La cooperación y coordinación se vuelve una locura, y la frustración está asegurada pero, sobre todo, las risas.

Ilustraciones con el aspecto más desagradable que imitan el estilo de animación cartoon de principios de finales del siglo XX componen el arte de Struggling. Nos harán soltar una exclamación de asco a menudo y también alguna que otra risa. Presenta un diseño de escenarios correcto pero lo compensa con una variedad de entornos y diseños. En el apartado sonoro destacamos los efectos de chillido de dolor y aplastamientos varios. Sencillamente exquisitos.

Struggling no es un juego para todo el mundo. No todos van a simpatizar con el control y muchos de los que les atraiga lo van a encontrar complicado. Pero aquellos que interioricen esa frustración como parte de la experiencia van a encontrar aquí un título muy interesante, con una buena dosis de carcajadas. Todo esfuerzo tiene su recompensa.

Resumen
Struggling no es un juego para todo el mundo. No todos vana simpatizar con el control y muchos de los que les atraiga lo van a encontrar complicado. Pero para aquellos que interioricen esa frustración como parte de la experiencia se van a encontrar aquí un título muy interesante que le sabrá dar varias dosis de carcajadas. Todo esfuerzo tiene su recompensa.
7
Bueno

¿Te ha gustado?

1 0
Comentarios

Para comentar tienes que estar logueado

Si no tienes una cuenta, puedes crearte una al instante para comentar.

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó  Carlos Firás hace 2 semanas, 5 días.

Debes estar registrado para responder a este debate.

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.