Seguir
Portada » Análisis » Análisis de VA-11 Hall-A

Análisis de VA-11 Hall-A

Las novelas visuales siempre han estado ahí, pero la situación actual hace que encontremos en Nintendo Switch y en occidente obras que hace unos años era impensable ver en una consola de la compañía y por estas tierras. Una de las últimas en sumarse al catálogo ha sido Va-11 Hall-A de los venezolanos Sukeban Games, que llega a la híbrida para repetir el éxito que tuvo en PC en su momento.

Bienvenido a Va-11 Hall-A, ¿qué desea tomar?

Antes de nada, lo primero que hay que comentar es el idioma del juego, ya que solo se encuentra en inglés y japonés y, dada la naturaleza de este género plagado de texto, si no se tiene un nivel medio de alguno de esos idiomas no se puede disfrutar en condiciones. De la misma forma, es interesante señalar que las temáticas que se tratan en este título son de carácter adulto, por lo que se requiere un mínimo de edad para comprenderlo al máximo.

Si pasamos las dos primeras barreras, además de la propia del género con poca «jugabilidad» al uso, nos encontramos con una experiencia en la que encarnamos a una camarera en un bar muy peculiar, al que no paran de llegar personajes que forman parte de una sociedad distópica que poco a poco iremos comprendiendo y que es narrada por nuestros clientes y las noticias que leemos en nuestro móvil, por lo que aquí nos centramos más en el mundo en las personas, y en nuestra capacidad para «cambiar sus vidas».

Va-11 Hall-A tiene dos partes muy diferenciadas. En una de ellas estamos en nuestra casa, un momento clave para poder realizar compras, visualizar nuestro móvil para guardar la partida y leer noticias sobre lo que está ocurriendo en la ciudad. La otra cara, el «negocio» del bar, ocupa la mayor parte de nuestro tiempo y se divide por turnos que tenemos que jugar de una sentada o de dos, puesto que solo puede guardarse a mitad del mismo en un momento de descanso. Cada día de trabajo dura poco más de media hora de tiempo real,y nos esperan casi veinte de ellos.

La camarera que atiende a todo el mundo

Lo que verdaderamente hace especial a este título es su presentación y sus personajes. A lo largo de cada noche entran seres de lo más variopinto en busca de información o para contarnos sus lamentos. Si bien nuestra protagonista siempre dice lo que le apetece (no podemos elegir conversación), si podemos condicionar el estado del cliente, sus relaciones y la cantidad de dinero que obtenemos al final de cada jornada. En numerosos momentos de las conversaciones se nos pide una bebida, a veces nombrándola directamente, pero otras veces con una solicitud más abierta, y en función de la mezcla que preparemos cambiaremos, además de todo lo mencionado, incluso el número de clientes que recibimos.

De esta forma se explota, con un sistema bastante sencillo de control (y facilitado en su mayor parte por un recetario de fácil consulta), la relación real de confianza que existe a ambos lados de la barra entre dos desconocidos. Los diálogos son interesantes, reales y consiguen atrapar incluso a la persona que se suela cansar con este género. Todo lo que ocurre en la sociedad lo conocemos desde un espacio cerrado, y la idea funciona bastante bien.

El apartado artístico es llamativo, con píxel art para crear todos los modelos pseudoanime que encajan bastante bien en su mundo. También abundan los detalles móviles en pantalla, como el televisor del bar o la caja de texto que podemos abrir para ver los últimos diálogos por si hemos pasado alguno más deprisa de lo deseado. La música acompaña al estilo ofrecido y, aunque algunos temas destacan, otros no tanto. El problema o virtud de las melodías es que cada sesión de trabajo tenemos que escoger doce piezas para que suenen de fondo y puede que tiremos siempre por una selección similar para no tener que buscar o cambiar.

Va-11 Hall-A es una novela visual peculiar que prescinde de las conversaciones en las que podemos tomar decisiones, dejando en las manos de nuestra «sabiduría de barra» la selección de diferentes alternativas en el desarrollo. Se echa en falta algún tipo de implicación más del jugador en la trama, pero los personajes y sus relaciones son lo suficientemente coherentes para que nos atrapen por sí solos.

Resumen
Una novela visual en la que las decisiones las tomamos como camarero, no como persona. Una historia de una sociedad distópica interesante pero que nos llega solo en inglés.
7.5
Bueno
Escrito por
Pikmin de nacimiento y strawhard de corazón, colecciono monedas DK por diversión.

¿Te ha gustado?

0 0
Comentarios

Para comentar tienes que estar logueado

Si no tienes una cuenta, puedes crearte una al instante para comentar.

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó  Javier Aranda hace 7 meses, 1 semana.

Debes estar registrado para responder a este debate.

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.