Portada » Análisis » Análisis de Colossus Down

Análisis de Colossus Down

Mango Protocol creó su mundo de Psychotic Adventures con MechaNika, una aventura gráfica que destacaba por su humor y presentación. Le siguió una precuela llamada Agatha Knife (aunque en Switch la jugamos antes que el original). Ahora la aventura de Nika continúa en Colossus Down justo donde acabó su anterior aventura, con la creación de su mecha de combate para acabar con todo lo que no le gusta: el colegio, las cosas cursis, la obsolescencia programada y el ocio repetitivo. Si optamos por jugar en cooperativo, se nos une además Agatha, cuyas magias y poderes surrealistas dan mucho juego.

Ciencia y religión, unidas

Sin entrar en detalles de trasfondo sobre las protagonistas de la aventura (algo que es mejor descubrir jugando a las anteriores entregas aunque no sean necesarias para entender esta), nos encontramos ante un beat’em up en el que tenemos que cumplir la misión de Nika. Esto se traduce en recorrer varios niveles con enemigos que aparecen de todas partes y jefes poderosos (el último quizá demasiado), aunque hay más que solo eso, y ese es uno de sus puntos interesantes. Además, podemos tomar decisiones en ciertos momentos de la historia y eso nos va a derivar a distintos finales y a progresar de manera diferente.

Además de las decisiones a nivel narrativo, tenemos que hacer otra más en función de lo “hardcore” que nos veamos: elegir entre muerte permanente o la posibilidad de revivir pero sin poder aprender una de las cuatro habilidades especiales de MechaNika y el Cerdo Sangrante. La primera opción es recomendable para muy duchos en el género, ya que de otra manera vamos a frustrarnos más de la cuenta en nuestra primera partida. Además, hay ciertos momentos en los que si no conocemos los patrones de los enemigos (como explotar) puede que caigamos en pocos segundos.

Nuestros personajes (o sus trajes de combate) tienen a su disposición varios tipos de golpes, además de la posibilidad de cubrirse, desplazarse rápido y curarse utilizando un medidor de refrescos o paté, el cual rellenamos recogiendo latas y botellas del suelo al eliminar enemigos, de donde también recogemos chatarra para aprender las habilidades especiales. En ese sentido es similar a otros títulos de su género, y de hecho las combinaciones de ataques no son tampoco muy llamativas (aunque las habilidades especiales son muy interesantes).

Si me hace llorar, lo mato

En lo que sabe destacar precisamente el juego es en lo mismo que las anteriores obras del universo, en su historia y en las referencias (en la imagen de arriba podéis ver una). Además, el tono de los diálogos es bastante elevado y no se tienen reparos a la hora de tratar muchos temas complicados y adultos, aunque casi siempre desde una perspectiva de humor. Quizás sea lo que más nos empuje a rejugar la aventura tras completarla en las más de siete horas que dura.

Otro punto interesante es la inclusión de elementos que se salen de los propios del género de “yo contra el barrio”. De esta forma, tenemos puzles, secciones plataformeras y otras en las que el género jugable cambia totalmente hacia otros también arcade. Esto es algo que funciona y da frescura, pero que puede romper el ritmo de los que quieran ir más a saco, especialmente en Distrito Neón, donde hay un puzle de columnas que nadie te explica y te puede tener allí un buen rato hasta  que entiendas lo que hay que hacer.

A nivel de presentación encontramos una banda sonora que acompaña bien, con melodías diferentes y adecuadas a la acción, además de un estilo de dibujo animado que funciona estupendamente casi siempre. Y sí, es necesario matizar ese casi porque algunos elementos pierden en consonancia con el conjunto, y hay cierta zona en la que el fondo transiciona rápidamente, pudiendo provocar algunos mareos. No obstante, si no tenemos en cuenta esos detalles, el resto es sobresaliente.

En definitiva, Colossus Down es un beat’em up correcto, con sus puntos fuertes, pero también con otros débiles (como la falta de precisión en la profundidad del escenario en ocasiones). Más allá de lo básico de su género sabe reinventarse con secciones variadas y va acompañado de una historia que atrapa y personajes con carisma, por lo que es una opción muy interesante a tener en cuenta si nos gustan los beat’em up. En caso de que las anteriores obras del estudio nos gusten, es un imprescindible.

Resumen
Un beat'em up que arriesga y gana en muchas de sus apuestas, pero en otras pierde y falla en algunas cosas básicas. Eso sí, su presentación audivisual y sus personajes saben hacerse notar desde el primer minuto, y nos van a hacer reir seguro.
7.5
Bueno
Escrito por
Pikmin de nacimiento y strawhard de corazón, colecciono monedas DK por diversión.

¿Te ha gustado?

0 0
Subscribe
Notify of
guest
Por favor, no introduzcas nombres reales. Los nombre reales completos serán eliminados.
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.

0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x