Seguir
Portada » Análisis » Análisis de MechaNika

Análisis de MechaNika

Todo tiene un principio, y el de las Psychotic’s Adventures es MechaNika. Ya hace unos meses disfrutamos con Agatha Knife en Nintendo Switch, pero ahora el estudio español Mango Protocol ha decidido traer su primera historia (que realmente ocurre después) también a la consola, para que podamos disfrutar más de este unvierso y conocer mejor a sus personajes, sobre todo de cara a la tercera entrega que se encuentra en desarrollo.

¿Harta de todo? ¡Destrúyelo!

Nika es una niña de siete años que tiene una vida un tanto aburrida, pues está harta ya de los exámenes y de todo el mundo que le rodea, por lo que decide que ya va siendo hora de crearse uno a su medida. Una historia corta (un par de horas), pero llena de guiños, muy friki y sobre todo, que no encaja con su estilo gráfico y tipo de protagonista, ya que la temática es mucho más gamberra (y le sienta bien). Eso sí, al final te quedas con ganas de más.

El título presenta una jugabilidad de aventura gráfica clásica, con la que podemos interactuar con objetos y hablar mucho con personas utilizando distintas opciones en las conversaciones. Su planteamiento busca evitar la linealidad, ya que desde casi su inicio el objetivo final está presente, y podemos completar la aventura en el orden que mejor nos venga. Eso sí, todo esta cargado de humor subido de tono que trata desde temas de adolescentes hasta otros más comprometidos, pero crea así una historia que es graciosa en gran parte de su desarrollo. De hecho, estamos ante un título para mayores de 18 años.

Hay velocidad en el juego puesto que podemos movernos libremente por los escenarios, corriendo incluso por la mayoría de ellos. Y si nos quedamos algo atascados, tenemos a mano una petaca de coñac con cacao para que nos llegue “la inspiración” en forma de pista. Toda la manera de hacer las cosas (y los objetos utilizados para ello) tienen cierto sentido, para que así el resultado global sea más entretenido.

Una jugada MechaNika

Un aspecto muy interesante es que no hay una solución única para algunos momentos del juego, sino que podemos variar algo su resolución (lo cual aporta distintos diálogos y puede que hasta algún logro). Seguramente sea la excusa perfecta para rejugar la aventura más adelante, pero perfectamente se puede hacer casi todo en una vuelta.

En lo relativo a su control, tenemos dos opciones. Por un lado la pantalla táctil, con la cual la precisión del puntero está en nuestra mano, y por otro está el juego con dos sticks, uno para mover al personaje y otro para mover al puntero, pudiendo seleccionar con un botón aquellas cosas interactuables y ya elegir la acción a realizar. La primera a priori resulta más llamativa, pero los dos sticks con ZR funcionan bastante bien.

Al igual que en el otro juego de Mango Protocol, se nos presenta un estilo de dibujo infantil, que busca meternos en la cabeza de esta pequeña y extraña niña y que quiere crear un contraste con algunas de las cosas que se nos muestran en pantalla. De hecho, las fuentes tipográficas a elegir para el juego son de estilo escolar, aunque una es mucho más legible que la otra. La música, por su parte, acompaña pero sin llegar a destacar.

Se nota que MechaNika vino antes que Agatha Knife, pues es un título algo más corto y con un guion menos estructurado, pero por su parte es más libre en su planteamiento. En definitiva, divierte que es lo importante. Una buena aventura gráfica que tiene puntos mejorables por supuesto, pero que sabe sorprender y hacernos reír a lo largo de su desarrollo.

Resumen
Adiós, mundo cruel. Hola, MechaNika.
7
Bueno
Escrito por
Pikmin de nacimiento y strawhard de corazón, colecciono monedas DK por diversión.

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó  Javier Aranda hace 1 semana.

Debes estar registrado para responder a este debate.

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.