¡Únete al Carnivorismo!

Agatha Knife es el debut del estudio español Mango Protocol en Nintendo Switch. Se trata de una aventura gráfica con una estética acogedora pero con un humor con adultos en mente. Es la segunda entrega del mundo de Psychotic tras MechaNika, juego que se sitúa posteriormente en la cronología respecto a éste y que puede que veamos en un futuro en la consola también.

El camino de la profetisa Agatha

Por no destripar mucho, podemos resumir que aquí se presenta la historia de una niña llamada Agatha, que vive feliz en una situación un tanto particular. Sin embargo, tras ver cómo el supermercado de la zona está llevándose a todos los clientes de su carnicería, parece que el cierre es inminente. No obstante, un acto de fé (no el que puedes esperar) puede salvar la situación familiar y, de paso, hacer que Agatha pueda seguir haciendo lo que más le gusta: jugar con los animales y después sacar los cuchillos para covnertirlos en carne.

Toda la aventura se va guiando siempre con un objetivo predeterminado en mente, por lo que hay cierta linealidad (aunque alguna vez podemos incluso anticiparnos si se nos permite y caemos en la cuenta). Nuestra misión general es dejar constituido el Carnivorismo, una religión un tanto especial, con la ayuda del asomboroso Sandro. Tendremos que hablar con mucha gente y nuestros diálogos presentan muchas veces varias opciones para escoger, aunque generalmente una es para avanzar y las otras para obtener información que puede ser relevante… o divertida.

Generalmente todo el progreso se basa en ir a por un objeto a un lugar, o conseguir otro utilizando algo que ya tenemos o a través del diálogo. En general es relativamente sencillo y casi nunca nos quedaremos atascados, y a lo sumo pasaremos algún tiempo paseando por la ciudad de un lado para otro (por suerte más adelante hay un pequeño atajo teletransporte, pero en un solo sentido). Todo está bien guiado, y quizás nuestro único problema sea el tener que pasear de una punta a otra en alguna ocasión. Y bueno, si no sois amigos de los diálogos, la parte inicial (con poca “acción”) se os puede hacer un poco lenta.

Un festival de referencias en escenarios y logros

El humor es una de las señas de identidad de Agatha Knife, y está en todas partes. Diálogos, personajes, escenarios, inventario, pequeños detalles… el número de referencias es enorme, y nunca sin llegar a ser molestas ni demasiado exageradas. Es algo que, junto con la historia, corresponde al jugador encontrar para sacarle una sonrisa y no, no os va a defraudar.

Toda la trama es secuencial y medio guiada, pero hay espacio para los secretos escondidos también. Se presentan generalmente en forma de logros y, aunque la mayoría se obtienen avanzando en la aventura, algún otro requiere explorar algún lugar adicional o conseguir un objeto particular. No todos pueden conseguirse en una partida, por lo que puede ser un buen aliciente para volver a jugarlo algún día. No estamos ante un título particularmente largo, pues en unas cuatro horas lo podemos dejar más que listo, pero es una duración adecuada para la historia presentada.

Toda la apariencia gráfica tiene un tono infantil de dibujo bastante simpática, pero no hay que dejarse engañar, es parte del contraste que se busca. Incluso las dos fuentes a escoger (toda una bendición poder escoger) es la típica escritura de un estudiante pequeño, y el inventario está mostrado como una mochila con un USB para guardar la partida. La música es un acompañamiento que funciona perfectamente, y cierto tema astral se te quedará en el oído. No hay cargas demasiado pronunciadas y, en general, siempre se mantiene estable (salvo quizás en algún momento de autoguardado que dura un segundo).

Agatha Knife es un título de humor lleno de referencias en el que una presentación amigable esconde un tono oscuro y macabro que, aunque fantástico, a veces representa nuestra propia realidad. Su desarrollo es generalmente sencillo y sin complicaciones, pero está bien hilado y nunca estaremos sin saber cuál es nuestro objetivo. Puede resultar fácil para más de uno, aunque la historia y el universo de Agatha, Nika, Sandro y compañía nos atraparán de principio a fin.

Comentarios