Seguir
Portada » Análisis » Mario Tennis Aces

Mario Tennis Aces

Y está casi aquí Mario Tennis Aces, la última entrega del arcade de raqueta de Camelot y Nintendo que tratará de recuperar el lugar que se merece tras un par de entregas, las de Wii U y Nintendo 3DS, que nos supieron a poco.

A la aventura

Si hace poco os contábamos en nuestro avance las primeras pinceladas del recién estrenado modo Aventura, ahora podemos desgranároslo mucho más.

Ya hemos dicho una y mil veces que esto no se parece en absoluto al modo historia con toques RPG de Mario Tennis para Game Boy Advance, así que si alguno teníais esa idea en la cabeza, podéis quitárosla.

Aquí lo que hay es un modo para un jugador donde, controlando a Mario y acompañados por Toad, recorreremos casilla a casilla una isla que albergará las distintas zonas; a saber: bosque, vieja mansión, montaña, mar y las mismísimas llamas.

El juego empieza con la celebración de un torneo que se ve interrumpido por la aparición de unos Wario y Waluigi poseídos, y aquí nos llevamos la primera sorpresa, y es que en Mario Tennis Aces todos los personajes hablan, bueno, tienen líneas de diálogo.

Muchos es la primera vez que se atreven a articular palabra, pero tranquilos porque los hermanos Mario siguen con sus particulares sonidos onomatopéyicos.

Durante esta bonita secuencia se nos cuenta cómo la raqueta Lucius, que tiene el poder de controlar a la gente a voluntad, ha escapado del templo que el rey Solarius construyó para ocultarla. El rey, además, dividió su poder en 5 cristales, que son precisamente lo que buscan Wario y Waluigi. Así, la raqueta busca controlar también a Mario, pero es Luigi el que, cegado por su poder, se abalanza sobre ella y acaba también embaucado por su oscura magia.

Ahora ya no solo se trata de evitar que los famosos antihéroes consigan los cristales, sino también de ayudar a nuestro hermano.

A grandes rasgos, ese es el argumento de Mario Tennis Aces. El resto es ir por una isla donde todo el mundo es fan del deporte de raqueta y donde todos los conflictos se solucionan, no hablando, sino con un partido de tenis.

Avanzando casilla a casilla seguiremos siempre un orden similar que constará de enfrentamiento en un partido “normal”, porque las pistas se las traerán, seguido de un peloteo, una prueba de puntería o de restos, otra de tiro dirigido y, por último, un jefe final.

Es muy llamativo ver cómo se han implementado mecánicas de lo más variadas en un juego de tenis, no solo en los partidos en pistas especiales (con un mástil en mitad, gente pasando, bombas cayendo, etc.), sino también en estos jefes de zona, con un variado repertorio de golpes y movimientos.

Aquí también conseguiremos distintas raquetas con distintos puntos de ataque, defensa y durabilidad (ya veremos qué es esto), pero lo mejor será que nosotros mismos subiremos de nivel. Mario puede ahora mejorar, de forma automática eso sí, su potencia de golpeo, la velocidad y la aceleración.

Habrá veces que una prueba se nos resista más de la cuenta, por lo que convendrá repetir alguna de las ya superadas, aumentar nuestro nivel y mejorar a Mario lo suficiente como para volver a afrontar el reto con garantías.

El modo está bien, es variado, aunque podría serlo más, y también muy divertido; cuenta con zonas bien diferenciadas entre sí, pero no es que sea muy largo ni difícil (salvo un par de pruebas que puede que se os atraganten). Además, está el hecho de que solo lo podemos completar con Mario y las raquetas que veremos en él no podremos usarlas en ningún otro sitio.

Será aquí donde desbloqueemos las pistas especiales, así que pasaréis por él sí o sí. Os vendrá bien, ya que también hará las veces de tutorial y no habrá sitio mejor en el que dominar con maestría la multitud de golpes que trae este nuevo Mario Tennis.

La estrella de los golpes

No siempre se cumple aquello de que más es sinónimo de mejor, pero en este caso sí.

Los personajes de Aces tienen el mayor y más variado número de golpes hasta la fecha y las nuevas acciones se han trasladado al mando y a la pista con total acierto. Al principio puede parecer que los nuevos golpes dirigidos, donde también incluiremos el especial, y los nuevos movimientos defensivos van a resultar en exceso complicados, sin embargo no tardaremos en interiorizarlos y dominarlos, lo que resultará en partidos, especialmente contra oponentes humanos, sumamente espectaculares y llenos de alternativas para uno y otro oponentes.

Así, podemos dividir el repertorio de golpes en normales y especiales.

Normales serán el saque, el resto, los típicos liftados, cortados y planos (todos se pueden cargar), y también las siempre útiles dejadas y los globos. Estos últimos será de especial importancia dominarlos porque, ahora más que nunca, la superficie en la que juguemos influirá y mucho sobre nuestro estilo de juego. No solo eso, sino que cada uno de los 16 personajes (tranquilos, ya se han confirmado más y más tenistas) sobresaldrá y flojeará en un área determinada. Vamos, que llevar a Donkey Kong contra Boo en la pista del desierto no será la mejor decisión del mundo.

Especiales en el ataque, por su parte, tenemos el golpe en la zona estelar (como los normales pero más potente por contar con un golpeo franco), el golpe dirigido y el especial. El dirigido hará que, pulsando R con la barra de especial ligeramente llena (a cada golpe cargado se llena un poco más) y si nos hemos colocado en la zona estelar, podamos apuntar en primera persona dónde dirigir una potente volea. El especial será similar pero con más fuerza y con una bonita animación de por medio.

Claro que todo puede contrarrestarse con la velocidad etérea y con el golpe maestro. La velocidad etérea se activa también con R y nos proporciona unos valiosos segundos a cámara lenta con los que devolver los dirigidos y especiales. Si lo hacemos bien, bloquearemos la pelota; si nos adelantamos o atrasamos, dañaremos nuestra raqueta, que puede incluso llegar a romperse, lo que nos descalificará automáticamente. Aquí es donde entra el concepto de durabilidad citado anteriormente; algunas aguantan tres golpes devueltos regular, otras seis, etc.

El golpe maestro puede que sea el más difícil de dominar, pero una vez se consigue, lo buscaréis adrede. Consiste en dirigir a nuestro personaje con el Joystick derecho o con una doble pulsación de botones (para que pueda usarse un solo Joy-Con en horizontal) hacia la bola con un rápido movimiento. Si lo hacemos bien, rellenará bastante la barra de energía.

Como veis, se han dejado atrás el champiñón gigante y los ridículos saltos del Ultra Smash de Wii U y se ha ganado tanto en posibilidades atacantes como defensivas. Además, todo se ha medido de tal forma que no haya casi ningún golpe imposible de atajar si tenemos la suficiente pericia, colocación y energía, claro.

Más modos que opciones

Ya hemos dicho que el modo Aventura está bien, no es perfecto ni mucho menos, pero cumple, y siempre le podéis dar varias vueltas o jugar los minijuegos que trae (peloteo, puntería…), pero donde de verdad gastaréis la mayor parte de vuestro tiempo será fuera de ahí.

Sin embargo, Mario Tennis Aces adolece en todos sus modos de falta de opciones como ahora comprobaréis. Pero repasemos más en detalle qué trae cada uno de ellos.

Torneo. Modo únicamente para 1 jugador donde competir en 3 copas (Champiñón, Flor y Estrella). Son solo 3 rondas. En la Copa Champión la primera es de 1 set a 2 juegos, la segunda también y la tercera 3 sets a 2 juegos. La última copa, la Copa Estrella, no difiere demasiado, con una primera ronda a 2 juegos igualmente, una segunda a 3 sets de 2 juegos y una tercera de 5 sets a 2 juegos.

Y punto. Estas son mis normas, si no le gustan no tengo otras. Es inentendible que no podamos elegir jugar un torneo más largo, con sus 3 o 5 sets de 6 juegos cada uno. Tampoco podemos crear un torneo personalizado por si os lo estabais preguntando.

Libre. Este sí es para 1 o 4 jugadores, ya sea en línea, en una misma consola con 4 mandos (valen 2 parejas de Joy-Con) o en red local si se dispone de más consolas y juego. Podemos modificar ciertas reglas, si jugar partidos individuales o a dobles, el nivel de la CPU (que nunca llega a ser demasiado alto), si jugar con golpes especiales o no (sin ellos es, si cabe, todavía mejor este Mario Tennis Aces, pero increíble), en qué clase de pistas queremos jugar (estadios o especiales, pero no dejará elegir la pista en sí por razones que no alcanzamos a comprender), si queremos un partido rápido (al tie-break directos) o uno normal (lo que aquí entienden por normal, que es al mejor de 4 juegos y un posible tie-break, y si sacas ventaja de 2 juegos, ganas automáticamente) y por último si se descalifica por rotura de raqueta o no.

Como veis, pese a que aquí sí hay parámetros a tocar, incomprensiblemente limitan mucho al jugador.

En cuanto al juego en red local, ninguna pega, y en línea más de lo mismo, salvo lo que ya hemos resaltado acerca de lo parco en opciones. Online podemos hacer como en Mario Kart 8 y jugar en red partidos a dobles siendo en la misma consola 2 jugadores. Por el momento y hasta que Nintendo no empiece a nutrir su juego de torneos, el aliciente aquí es escaso salvo, quizás, demostrar nuestra pericia contra otro oponente humano.

Por suerte los emparejamientos son rápidos, aunque ahora se nota que no está poblado apenas de gente y no hemos tenido problemas de lag con nuestra línea y mediante wifi.

Realista. También para hasta 4 jugadores, esta vez solo de manera local. Es, a grandes rasgos, una evolución de lo visto en Wii Sports. Es una maravilla ver funcionar al Joy-Con con tal precisión: globos, dejadas, liftados… Lo que os imaginéis. Además, nuestro personaje se moverá solo, por lo que únicamente tendremos que preocuparnos por cómo y dónde vamos a golpear, aunque si movéis el joystick os hará caso. Por cierto, el golpeo funciona similar a lo visto en el juego de Wii: si tenemos la bola encima, haremos un paralelo, si está delante nuestro, un cruzado y según cómo se coloque el Joy-Con en el espacio drive o revés.

Dentro de esta modalidad además podemos disputar partidos normales (exacto, opciones de juego a tocar, pocas), otros con una pelota gigante e incluso disputar un peloteo.

Mención aparte para la implementación del ojo de halcón que, como no podía ser de otra forma tratándose de Nintendo, funciona. Eso sí, pedirlo siempre entraña riesgos, pero qué bien sienta cuando la decisión del juez de silla cae a vuestro favor.

El sonido y el color de la cancha

En cuanto al aspecto gráfico se refiere, Mario Tennis Aces es una evolución de lo visto en Ultra Smash para Wii U que, dicho sea de paso, ya se veía colorido y muy bien.

Aquí, además, todo parece tener más volumen y definición, lo que hace que el resultado global sea muy satisfactorio. Las pistas de los estadios han ganado en texturizado y en luz, mientras que las especiales muestran bonitos paisajes llenos de espectadores en constante movimiento y las nuevas superficies no son solo bonitas, sino que afectan en lo jugable.

Todos los personajes han sufrido un pequeño retoque en sus animaciones, siendo todas estas más fluidas que nunca, sin embargo echamos de menos alguna celebración más, no ya solo al acabar un partido, sino al ganar un torneo, ya que aquí ocurre exactamente igual que en Mario Kart 8, donde vemos la copa en cuestión dando vueltas en el aire y ya está.

También hay que destacar la inclusión de personajes extra, ya sea en el modo Aventura como en Torneo. En las competiciones oficiales dos simpáticos Toad narrarán todo el partido (se puede desactivar) y pasarán a un primer plano antes y después de terminar el partido. También aquí se echa en falta mayor variedad en sus intervenciones, ya que parece que solo tengan aprendida una línea por cada personaje, la cual repetirán siempre que ganemos (o perdamos).

En lo referente al sonido, su música es buena, un tanto machacona después de lo bien acostumbrados que estábamos con los juegos protagonizados por Mario últimamente pero no desentona en absoluto con el tono de este juego deportivo.

Donde más pecho saca Aces es en los efectos de sonido. Puede que os pasen inadvertidos, pero eso será por lo bien implementados que están. Algunos dará gusto escucharlos, como cuando arrastramos hacia atrás al oponente del potente disparo dirigido que le hemos mandado.

Por supuesto todo el juego está traducido al castellano y también doblado, aunque las únicas voces que oiremos será cuando se canten los puntos. Y sí, el narrador es el mismo del anterior título.

Out!

Mario Tennis Aces tiene unos cuantos puntos flojos, no nos vamos a engañar. Sobre la cancha es una roca, con alternativas tanto cuando decidimos atacar como cuando optamos por un juego más defensivo, sin embargo es fuera de esta cuando se muestra demasiado poco ambicioso, error que no se debería haber repetido tras los palos que recibió Ultra Smash en Wii U.

El modo Aventura es lo suficientemente divertido como para que os dure poco (de 3 a 4 horas), pero aun así siempre podréis rejugarlo, aunque solo con Mario, ya sabéis. Igualmente es una lástima que no podamos usar esas raquetas, aunque fuera solo su apariencia, fuera de aquí.

Tampoco podremos crear torneos personalizados, ni online ni offline, y cuando sí podemos elegir ciertas reglas (en Libre y Realista), son claramente insuficientes. ¿Por qué ese límite de juegos por set? ¿A qué viene no poder elegir una pista determinada? ¿Cuándo podremos cambiar de ropa a nuestros personajes? (Recordemos que Mario tendrá al menos su peto clásico si participasteis en el torneo prelanzamiento) ¿No hay desbloqueables más allá de las pistas especiales del modo Aventura?

Son, como podéis comprobar, una buena retahíla de cuestiones que no sabemos cómo no se han resuelto o lo que es peor, si se resolverán.

Algunas, como desbloquear personajes extra, sabemos que se subsanarán con los torneos en línea que planifique Nintendo, pero otras desconocemos si se dejarán así o si, por el contrario, veremos otro caso ARMS o Splatoon 2, los cuales empezaron con bastantes carencias de contenido y han acabado rebosantes de él.

Clausura

Tened clara una cosa: Mario Tennis Aces es mucho mejor que su predecesor, quizás por eso duela tanto que esa cantidad de opciones en la pista no se haya trasladado a los modos de juego, o mejor dicho, a las opciones, porque los modos son suficientes.

Para un jugador hay opciones muy disfrutables, aunque quizá esta vertiente se agote demasiado pronto si la cogéis con muchas ansias.

Su verdadero cuerpo reside en los modos multijugador, pero aquí, una vez más, peca de conformista y no sabemos por qué han decidido dejar al usuario sin la posibilidad de crear nuestros propios torneos, ni siquiera en línea, de momento, veremos si cambia en un futuro.

Los nuevos movimientos le han sentado de maravilla y lo de jugar con el Joy-Con usándolo cual raqueta es magnífico. Requiere práctica, pero una vez cogido el tranquillo, será una de vuestras opciones recurrentes.

En definitiva, un grandioso juego de tenis en la pista pero que se torna claramente insuficiente cuando salimos de ella.

Aun así, Aces es muy recomendable, máxime si lo vais a disfrutar con más gente, ya sea a vuestro lado o por Internet. Si no, siempre podéis disputar una y otra vez los mismos torneos o repasar los minijuegos del modo Aventura.

Y también esperar a ver si Nintendo nos concede nuestro ruego de añadir más opciones a las que ya hay.

Nota Revogamers

No llegamos al tie-break.

7.5
Escrito por
Señor Bichos para ti.

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó  Marcos Catalán hace 4 meses, 3 semanas.

Debes estar registrado para responder a este debate.

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.