Portada » Análisis » Análisis G.I. Joe: Operation Blackout

Análisis G.I. Joe: Operation Blackout

Los G.I. Joe nos acompañaron a muchos en nuestra niñez y servidor particularmente les tiene especial cariño. Tras varias películas de acción real y videojuegos de las mismas que no acababan de respetar la franquicia, G.I. Joe: Operation Blackout parecía que iba a, por fin, contentar a aquellos que esperábamos algo más acorde a lo visto en la serie de animación y a los muñecos de Hasbro. Bueno, no ha sido así, aunque como homenaje no ha estado mal del todo.

Jugando a dos bandas

Aunque esta generación no han llegado en un número tan abrumador como en la anterior, lo cierto es que shooters en tercera persona hay muchos y muy similares, por eso hay que tratar de diferenciarse de ellos aunque sea difícil. G.I. Joe: Operation Blackout ha tratado de hacerlo principalmente en la forma de narrar los sucesos que tienen lugar, donde Cobra desactiva las comunicaciones de todo el mundo (salvo las suyas, claro) y donde alteraremos entre los buenos y los malos, combatiendo siempre en parejas y pudiendo elegir a personajes con distintos atributos y apariencias.

La historia será la de un capítulo cualquiera de la serie, sin demasiadas pretensiones pero lo suficientemente dinámica como para hacernos querer continuar. Aquí jugaremos primero con los G.I. Joe y segundo con los Cobra, viendo cómo unos les ganan posiciones a los otros y después estos se las arrebatan y demás. Curioso y refrescante ya que además habrá veces en las que nos tocará enfrentarnos contra el héroe al que hace escasos minutos estábamos manejando. Sin embargo, esta aparente variedad no lo es tal, ya que aunque buenos y malos a priori deberían ser muy distintos y aunque hay bastantes personajes para elegir con sus respectivos parámetros de resistencia, puntería, etc., elegir uno u otro es casi anecdótico. Quedaos con el que lleve las armas que más os gustan porque ahí sí que hay diferencia, el resto, mismas animaciones para casi todos, mismos saltos a lo Fortnite y un sistema de apuntado algo tosco a veces. Tampoco muy preocupante, ya que los enemigos, repetitivos hasta el hastío, tienen una IA que solo les hará correr hacia nosotros a pecho descubierto. Tampoco la de nuestro acompañante es mucho más allá, de hecho, estorba en cada misión, menos mal que algunas son de conducir un tanque y ahí estamos solos en nuestro festín destructivo, de ahí que el juego gane enteros jugándolo en cooperativo, una opción que solo está disponible de manera local, como todo en G.I. Joe: Operation Blackout.

Multijugador en casita

Hace unos años disfrutar de un multijugador como el que ofrece este título habría sido motivo de alegría, en tiempos de GameCube hablamos, hoy por hoy que solo podamos jugar de manera local se antoja a todas luces insuficiente. Es verdad que la campaña en cooperativo a pantalla partida es una gozada, aunque demasiado sencilla, pero sus otros modos, clásicos todos ellos, piden ser jugados online

A esto hay que añadirle que los mapas en los que nos batiremos en duelo son los mismos que ya habremos visto en el modo historia, donde por cierto destacan para mal por lo cerrados que son, y que jugablemente el juego hace aguas. No hay coberturas ni táctica alguna, solo apuntar, disparar y recargar de forma dinámica (a lo Gears of War, algo es algo). Así los enfrentamientos se reducirán a ir directos a por el otro disparando sin parar rezando por ver quién tiene algo de más puntería y mejor aguante. Una pena, ya que tantos héroes daban para muchos estilos de juego y son casi todos ellos iguales o muy parecidos. Aquí es donde al menos tienen sentido los elementos estéticos que desbloqueamos durante la campaña y que nos darán tanto trajes nuevos como skins para las armas. Además habrá otros coleccionables como cómics que después leeremos y si hemos completado un capítulo podremos volver a él añadiéndole cierto hándicap como no poder usar el cuerpo a cuerpo y más.

 

Los G.I. Joe como los recordabas

Si algo podemos decir bueno de este G.I. Joe: Operation Blackout es sin duda que visualmente, pese a no ser puntero ni destacar en nada, es más que cumplidor, con una estética cel-shading que le sienta de maravilla, consume poco (y eso en Switch en los multiplataforma es importante) y sobre todo que le asemeja a lo visto en la serie de animación. Ojalá se hubiera dotado a los personajes de más animaciones, pero las que hay no están mal; una vez más, sin destacar especialmente, ni siquiera al activar las olvidables habilidades especiales.

Entre fase y fase la historia se desarrolla a través de viñetas y ya dentro de las mismas a veces nos hablarán nuestros compañeros aportando más detalles de la misión o de sucesos que están pasando en paralelo y que puede que después vivamos con el otro bando. El doblaje es únicamente al idioma inglés aunque los subtítulos sí están en castellano. En medio de la partida se hacen excesivamente pequeños, menos mal que no nos perderemos nada demasiado importante. La actuación en este caso es bastante aceptable, como su banda sonora, con temas muy buenos junto a otros anodinos; pero los buenos lo son mucho y os resonarán en la cabeza. Algunos efectos de sonido, como los de pisar sobre algunas superficies, no han corrido la misma suerte.

Eso es todo, amigos

Al final, ha sido toda una pena que G.I. Joe: Operation Blackout no haya dado más de sí. Únicamente es destacable su estética fiel a la serie animada y a los juguetes de Hasbro y su intento de hacer un modo campaña atractivo. El resto del paquete, aunque tiene contenido en otro tiempo aceptable y secretos por descubrir en sus misiones, a día de hoy queda muy atrás respecto a títulos similares. La falta total de modos en línea se une además a una jugabilidad nada original con, eso sí, ligeros toques que nos dan momentos a veces divertidos.

Un videojuego con mimbres que lamentablemente solo podemos aconsejar a los fanes que disfrutaran en la década de los 80 de las aventuras de estos carismáticos personajes.

Resumen
Al principio parece que puede no estar mal, pero no tardan en aparecer sus numerosos fallos, especialmente en lo jugable. La falta de modos online acaba por rematarlo. Al menos la historia tiene cierto encanto así como su acabado visual.
5.5
Simple
Escrito por
Señor Bichos para ti.

¿Te ha gustado?

0 0
Subscribe
Notify of
guest
Por favor, no introduzcas nombres reales. Los nombre reales completos serán eliminados.
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.

0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x