Portada » Análisis » Análisis de Dropsy

Análisis de Dropsy

Devolver ha visto que Return to Monkey Island ha funcionado en Nintendo Switch y ha decidido traer otra de sus aventuras gráficas (seguimos esperamos Gods Will Be Watching) a la consola. Se trata de Dropsy, una aventura bizarra en el sentido más literal de la palabra que no tiene ningún texto pues todo se realiza con iconos.

En busca de la felicidad en Dropsy

Lo primero que hay que señalar de Dropsy es que estamos ante un port de su versión para PC. Qué queremos decir con esto? Que no se ha adaptado el control de ninguna forma, por lo que lo que hacemos es mover el puntero y con él realizar las acciones, en lugar de utilizar combos de stick y botones para agilizar el proceso. No obstante, si nos acostumbramos a ello, es algo llevable.

En este título encarnamos a un payaso y a su perro en la misión de hacer feliz a la gente dándoles abrazos, algo con lo que también busca limpiar su nombre, pues la gente le echa la culpa del traumático inciendo que ocurrió en su circo. Así que nos va a tocar ayudar a gente en sus peticiones, dar achuchones y mear en las bocas de incendio que encontremos (con el perro, claro).

La experiencia está basada en iconos para todo, para lo que se puede hacer, lo que no, lo que nos hace falta o incluso los diálogos. Esto es algo que lo hace distinto a otros títulos, pero que en ocasiones puede ser confuso en algunas ocasiones en las que no está tan claro lo que hemos de conseguir para hacer feliz a otro ser. Por ello es recomendable tomar notas de interpretaciones y de lo que tenemos, para evitarnos ensayo y error a base de probar objetos en más de una ocasión.

Depresión sonriente

En el mundo del juego podemos explorar diferentes lugares de día y noche, momentos en los que hay diferentes personajes y objetos disponibles (algo que también afecta a los coleccionables). El juego tiene una manera interesante de almacenar el progreso de abrazos y coleccionables, pues en el cuarto del protagonista veremos elementos aparecer en función de ello.

Otro punto interesante es que la seguna partida sabe sentirse distinta para los que busquen darle otra vuelta, y sabiendo lo que es necesario para llegar al final se hace más corto además. Eso sí, en cualquier caso, el viaje es extraño y no está hecho para todo el mundo, tanto por su esquema de progreso en la aventura como por su aspecto.

Y es que en lo audiovisual tenemos un pequeño conflicto con este título. Puesto que estamos encarnando a un payaso con depresión sonriente, es normal que haya elementos extraños y una gran gama de colores en pantalla, pero eso no evita también que los píxeles que representan el mundo a veces parezcan algo borrosos y que la música sea más machacante de la cuenta para algunas personas (puede desactivarse).

Dropsy es una aventura gráfica peculiar, pero es difícil de recomendar a todo el mundo. No es Syberia o Monkey Island, que al margen de que puedan gustar más o menos sabes que son referentes en su género, aquí estamos ante algo que es extraño, con un personaje más raro todavía y que realiza acciones que también lo son. Su presentación va a juego con su mundo, uno que encantará a algunos jugadores (pero que otros no querrán visitar).

Resumen
Una aventura gráfica solo para los que busquen algo extraño con más color y música de lo habitual.
7
Bueno
Escrito por
Pikmin de nacimiento y strawhard de corazón, colecciono monedas DK por diversión.

¿Te ha gustado?

0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no es necesaria. Los campos obligatorios están marcados *

Usted puede usar estos HTML Etiquetas y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.