Seguir
Portada » Análisis » Análisis de Trials Rising

Análisis de Trials Rising

Cerca de 20 años tiene ya a sus espaldas la saga Trials de RedLynx, estudio finlandés que adquirió Ubisoft allá por 2011. Una serie de videojuegos que se inició en navegadores web, lugar en el que seguramente la mayoría de los jugadores han podido poner a prueba su destreza en este tipo de juegos. Ahora, tres años después de su última entrega, las adictivas y desafiantes carreras arcade regresan con Trials Rising. Se trata además del primero no solo en dar el salto a Nintendo Switch sino en ser publicado en una plataforma de la casa. Queda claro por ello que muchas de las miradas se encuentran puestas precisamente en esta versión.

La vuelta al mundo en moto

Las pistas futuristas que vimos en Trials Fusion y las de neones de Trials of the Blood Dragon han cambiado ahora por unas ubicaciones más realistas. Una cercanía a la realidad en cuanto a los entornos, pues la locura y el humor del que estos títulos han hecho siempre gala sigue presente. Ahora toca visitar numerosos puntos del globo muy bien caracterizados, como los Los Ángeles con los estudios de Hollywood, París y su torre Eiffel o Buñol y la Tomatina.

A diferencia de lo que hemos disfrutado en entregas anteriores, la velocidad y sorteo de obstáculos ha sopesado más que los trucos. Un añadido que no llegó a convencer a todos los jugadores y que han optado por suprimir. Se regresa con ello a una experiencia más acorde a la original, suponiendo este un factor que acentúa aún más su accesibilidad.

Efectivamente, como siempre se explica con este género, es solo cuestión de segundos conocer la base jugable de Trials Rising, pero igualmente también resulta un engaño pensar que con ello ya sabes todo. Son necesarias unas cuantas horas de juego para poderte familiarizar con sus físicas- que no dominar – y superar los enrevesados escenarios. En este sentido dispones de la  acertada Universidad de Trials en la que aprender claves que posiblemente has pasado por alto.

Trials Rising Nintendo Switch

Como consecuencia, las numerosas pistas retan a completarlas de manera solitaria contando con la presencia de otros pilotos fantasma, rivales que hacen las veces de ayuda al descubrirnos alternativas. Durante el recorrido existen varios puntos de control que garantizan que no pierdas el avance si un mal aterrizaje te hace caer. No obstante, cada caída lleva como consecuencia una perdida inmediata de cinco segundos a tu tiempo.

Ahora con una rueda

El modo de juego principal ofrece una extensa aventura alrededor de todo el mundo demostrando tu dominio. Desde un mapamundi avanzas desbloqueando nuevos contratos basados en su mayoría en completar una determinada pista dentro de un tiempo determinado o antes que otro piloto. Poco a poco vas ganando popularidad y sumando patrocinadores que te ofrecen contratos más peculiares que pueden recaer sobre nuevas pistas u otras ya superadas. Te retan, por ejemplo, a realizar varios mortales o recorrer unos metros a caballito sin caerte.

El objetivo se reduce así en superar distintas ligas repartidas por continentes de manera consecutiva, ligas en las que una vez has superado determinados desafíos te llevan a una eliminatoria de tres fases en un estadio para proclamarte el campeón. La cantidad y variedad de pistas evitan caer en el aburrimiento. De hecho, el tener que regresar a una pista para un nuevo reto no le llega a sopesar de repetitivo.

Trials Rising Nintendo Switch

Independientemente al tipo de contrato que realices, todos ellos cuentan con un sistema de puntuación basado en medallas y tablas de clasificación. Algo que desde luego invita a jugar una y otra vez para logara la mejor posición.

Ahora bien, junto a ello también existen otros tipos de contratos que son realmente divertidos y únicos, los juegos de habilidad, aunque algo más limitados en número. Su multijugador en línea sigue siendo igual de efectivo con partidas entre un máximo de 8 pilotos, visibles como fantasmas, compitiendo por medio de rondas. Mientras que en lo referido al local las carreras están limitadas a los circuitos de los estadios para las eliminatorias, lo que permite participar hasta cuatro jugadores de manera conjunta; escaso pero diferente en cuanto al enfoque.

Festín de pegatinas

Aunque comenzamos hablando de cómo han optado por quitarse de encima un elemento criticado como las acrobacias, ese ingrato vacío lo rellenan ahora las cajas de botín y economía del juego. Esto se encuentra vinculado a su nuevo sistema de experiencia, que se incrementa con cada contrato superado, consiguiendo también monedas y objetos, y te recompensa con una de ellas por cada nivel alcanzado.

Trials Rising Nintendo Switch

Este aspecto no es en sí un problema, de hecho le añade un cierto dinamismo y emoción, pero su equilibrio resulta un tanto descompensado. La insurgente cantidad de pegatinas hacen que constantemente abras cajas que están en su mayoría compuestas por ellas en detrimento de los atuendos y piezas de motos. Asimismo, los objetos pueden repetirse en ellas, existiendo por tal motivo una opción de venta. Pese a que esto incrementa el tiempo necesario para conseguir todo el equipo sí que agiliza que, conseguidas las monedas suficientes, vayas directamente a por tu chaqueta, neumáticos o pose de ensueño, estas últimas tan características de los títulos multijugadores estos últimos años.

Con el fin de que esta recolecta de objetos mejore, Trials Rising también ofrece un tipo de contrato con el que conseguir cajas especiales. En estos el objetivo pasa por superar consecutivamente a tres pilotos, disponiendo únicamente de tres oportunidades para repetir en caso de errar.

En líneas generales, son necesarias una gran cantidad de horas si quieres desbloquear muchos de sus contenidos. Como siempre, no falta la opción de comprar con dinero real para acelerar el proceso.

A por el oro

Uno de los elementos que nos ha llamado la atención es su curva de dificultad. Son necesarias unas cuantas horas para vislumbrar los contratos de difucultad media. Este es el momento en el que empieza la auténtica contienda.

La progresión está muy medida y no solo favorece que mejores progresivamente sino que te hace picar en el anzuelo para que llegado el punto estés preparado y no quieras abandonar. Ni que decir tiene que la frustación no figura en su vocabulario, pues en ningún momento te lleva a desesperar.

Dentro de sus novedades es imposible dejar de lado la motocicleta Tandem. Un vehículo diabólico y cómico en el que dos jugadores no solo se suben encima sino que comparten el control. Es necesaria una enorme coordinación para que estas fuerzas no se contrarresten, conformando un aporte divertido pero de corta vida. Tampoco hay que olvidar su editor de pistas, el cual precisa de un cierto dominio, pues no son pocas las opciones que incluye.

Trials Rising Nintendo Switch

Llegados a este punto poco más se puede decir de Trials Rising en lo jugable. Entre sus aspectos más destacados se encuentra tanto su número de pistas como su cuidado, pues cada pista ofrece divertidos detalles, a veces difíciles de ver, siendo muy palpable el mimo puesto. La música ofrece un conjunto de temas que funcionan, recordando por momentos a Tony Hawk, pero que en ocasiones se quedan en un segundo plano.

La adaptación en Nintendo Switch peca de diferencias en su apartado gráfico, aunque presenta los mismos elementos. Una pequeña limitación pero que para nada le hace deslucir ni tampoco resulta un factor determinante. Los gatillos digitales sí conllevan perder un poco el control sobre las dos ruedas aunque, nuevamente, no es nada concluyente y, en este caso, achacable al propio Trials Rising.

Poco margen de error

RedLynx vuelve a hacer lo que mejor sabe, tenernos enganchados a la pantalla retándonos y divirtiéndonos en pequeñas y largas partidas con Trials Rising. No nos cabe duda de que este título tiene vida para largo gracias a los aportes de la comunidad creando y compartiendo escenarios, más si cabe con sus futuros contenidos descargables. Su economía basada en cajas de botín y recortes gráficos pueden asustar a algunos jugadores, pero si bien algo desatinadas no lo son lo suficiente para empañar el grato y efectivo resultado final.

La esencia de este plato sigue intacta y, lo que es más importante, es tan eficaz como siempre. Pero como doble cara de una misma moneda, sí que pide para el futuro un significativo giro de tuerca que conlleve algo más que un cambio de chasis para lograr sorprender.

Resumen
Los triales asaltan Nintendo Switch con una entrega que pese a no arriesgarse mucho por sorprender sigue entreteniendo como solo ella sabe.
8.5
Notable
Escrito por
Player, amiibo de mis amiibo y miembro 1999 del club de fans de John Boy.

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó  Wences A. Machado hace 2 meses, 1 semana.

Debes estar registrado para responder a este debate.

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.