Seguir
Portada » Análisis » Análisis de Little Town Hero

Análisis de Little Town Hero

Llega a Nintendo Switch una obra de Game Freak que, pese a haber sido anunciada en un Nintendo Direct, no ha tenido la misma promoción que otras obras de la compañía. De hecho, si podéis leer esto aquí hoy, es gracias a que Rainy Frog ha movido el juego entre la prensa de occidente. Little Town Hero es un título que va a dar para hablar y que, si bien no es Pokémon, crea un tipo de RPG para las personas que los evitan o los empiezan pero que no los acaban, generalmente por falta de tiempo para disfrutarlos como se merecen.

Little Town Hero, ¿un RPG pequeño?

Little Town Hero ofrece una aventura de 15 a 20 horas, y un mapa no demasiado grande para explorar. Existen varios extras y misiones secundarias de corta duración para aquellos que busquen algo más de profundidad, pero la verdad es que aquí se pierde el componente de exploración por un mundo enorme que suele tener este género. La variabilidad de su duración está en lo bien que dominemos el sistema de combate, su principal fuerte y eje central del título.

De hecho, el tema de salir al exterior se trata en la propia aventura, pues es el sueño de Axe, el protagonista (aunque le podemos poner el nombre que queramos). Axe lleva años sin poder salir de su villa, centrada en oficios del sector primario, y cuya única salida al resto del mundo para por un castillo. Minero de profesión y amante de los líos, nuestro protagonista solo aspira a ser un soldado y ver mundo, aunque puede que, gracias a una piedra misteriosa, acabe convirtiéndose en un héroe aunque él no lo sepa.

El sistema de batalla de Little Town Hero es fascinante, aunque requiere que le cojamos el tranquillo. Si os gustan los combates RPG «de cartas», el de este título os va a encantar seguramente. Eso sí, personalmente creo que ofrecer casi todas las posibilidades del combate al inicio en un lento tutorial es algo que puede que a la larga se agradezca, pero hace que la toma de contacto con el título sea algo negativa, al tornarse en una sucesión de textos (en inglés) con muchos diálogos y explicaciones.

Cada batalla es contra un jefe

Una vez pasados los compases iniciales, la estructura se vuelve más o menos similar, con pequeñas dosis de exploración para encargos secundarios bastante sencillos y para ir progresando en la historia. No es que la narrativa sea una maravilla, pero nos pone en un contexto fantástico pero algo más realista, en un mundo que no tenemos que salvar en su totalidad, sino que el objetivo es proteger nuestra pequeña aldea de los monstruos y conocer el día a día de sus habitantes, la relación del travieso Axe con ellos y todas sus ideas.

Hablamos de ideas porque de ellas va la cosa. Son el sustento para avanzar en la historia al conseguirlas, de una forma similar a las pistas de un título de investigación como Astral Chain, pero también son la clave del combate. Aquí no hay ni enemigos sencillos (salvo los de tutorial) ni progresión de niveles, equipo ni nada, todo se basa en nuestras ideas. Dichas ideas pueden mejorarse en un árbol de habilidades, pero nuestro personaje nunca cambiará (solo se le pueden aumentar las agallas, que son como el escudo de vida antes de que nos hagan daño).

El combate se basa en utilizar una serie de ideas que, de forma aleatoria, aparecen alrededor de Axe. Cada una de ellas tiene tres números: lo que cuesta «hacerlas reales», su ataque y su defensa, además de un color. Las ideas rojas son ofensivas y las únicas que pueden quitar corazones, pero si se usan se pierden; las ideas amarillas suelen tener una defensa alta, y pueden usarse hasta que se rompan; las ideas azules modifican alguna característica de las ideas de Axe o del rival.

Toby Fox y un mundo de ideas

Las ideas deben convertirse en reales para poder usarse, aunque disponemos de un número concreto de cambios que podemos hacer cada turno. Eso sí, si una idea «sobrevive» a un turno estando activa, en el siguiente permanece de la misma forma. La clave es enfrentar nuestras ideas con las del rival, de forma que al menos evitemos que nos dañen o bien que podamos romper todas las ideas del rival para ganar PB o llegar al turno en el que podemos usar una idea roja para dañar al enemigo. Los PB son puntos que permiten que las ideas utilizadas puedan volver a nuestra mente, o bien que hagamos un «refill» si estamos escasos de ideas.

Los valores de ataque de cada idea restan valor a los de defensa del contrincante, siendo esta la forma de romper ideas (aunque hay que tener en cuenta que las rojas tienen un solo uso, se rompan o no). Además, el escenario del juego, por el que nos movemos en cada turno del combate, nos ofrece posibles ayudas de otros ciudadanos del lugar, algo que tenemos que aprovechar con sabiduría, pues solo tienen un uso. En definitiva, los combates no son cortos pero tampoco duran demasiadas horas y, un fallo al elegir una idea en los mismos puede hacer que nos hieran, pero nunca va a suponer una derrota total como podría pasar en otro RPG al elegir mal una magia.

En lo técnico encontramos luces y sombras, con algún tirón molesto cuando vamos a hablar con ciertos personajes o llegamos a algunas áreas. El juego es colorido, los personajes son simpáticos y todo luce bien, pero se nota que la variedad de animaciones, escenarios y de personajes secundarios no importantes no se ha cuidado demasiado. El apartado sonoro es bastante llamativo, con unos ruidos de los personajes al hablar que encajan bien y con una música que acompaña el tono del título. Puede que de la banda sonora se esperase algo más rompedor, pero es cierto que encaja bastante bien con la atmósfera del juego, y además consigue que se nos quede grabada en la cabeza.

Little Town Hero es un título peculiar. No es el típico RPG, y apuesta por un sistema de combate y desarrollo que se aleja de lo que se ha establecido normalmente, y además haciéndolo de forma correcta. Sin embargo, hay varios detalles que no se han formulado bien y que pueden hacer que nuestra primera impresión sea negativa, además de otros que afean un poco una pequeña aventura que, aunque con tópicos y textos de más, sabe engancharnos.

Resumen
Un título con una buena presentación y con ideas muy interesantes, pero que tiene algunos detalles por pulir. Con una buena campaña de marketing y una traducción al castellano, seguramente hubieramos oído hablar mucho más de este juego.
7.5
Bueno
Escrito por
Pikmin de nacimiento y strawhard de corazón, colecciono monedas DK por diversión.

¿Te ha gustado?

0 1
Comentarios

Para comentar tienes que estar logueado

Si no tienes una cuenta, puedes crearte una al instante para comentar.

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó  Javier Aranda hace 3 semanas, 6 días.

Debes estar registrado para responder a este debate.

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.