Seguir
Portada » Análisis » Immortal Redneck

Immortal Redneck

Tras aparecer hace apenas unas semanas en el resto de plataformas, por fin llega a Nintendo Switch Immortal Redneck, lo último del estudio español CremaGames. Immortal Redneck es un shooter en primera persona con elementos Rogue-Lite, es decir, fundamentado en la idea de que morir te hace más fuerte y que cada partida tiene unos escenarios diferentes, y en él manejamos a un Redneck, que es el nombre que se usa en Estados Unidos de América y en Canadá para designar a hombres blancos de clase social baja que, debido al intenso trabajo en el campo, acaban con el cuello más rojo que una gamba. Todo ello ambientado en el antiguo Egipto, así que prepárate a matar momias en la piel de un esterotipado garrulo yanki.

Un americano en el antiguo Egipto

Anacronismos aparte, mientras nuestro Redneck estaba de vacaciones los malvados dioses del antiguo Egipto le tendieron una trampa y lo transformaron en el Señor del Caos. Ahora debe escapar de la maldición a tiros para poder volver a su querida Kansas. Bajo esta premisa comienza Immortal Redneck, un shooter en primera persona con elementos Rogue-lite.

Esto significa que el juego se maneja como un shooter en primera persona, en el cual tenemos que disparar a todo lo que se nos cruce por pantalla, pero que, además, coge prestados elementos del género Rogue-lite. Estos son un árbol de desarrollo del personaje que podemos completar cada vez que morimos y la generación aleatoria de mapas.

No obstante, lo único que se genera aleatoriamente en los mapas es el orden de las salas, ya que las salas son siempre las mismas, incluyendo la distribución de enemigos y de trampas, independientemente del punto que ocupen dentro del mapa general. Una vez que entramos en una sala, no podemos salir de ella ni avanzar a la siguiente hasta que no hemos derrotado a todos los esbirros que hay en ella. Sin embargo, podemos abrir las puertas sin entrar en las salas, lo que nos permite tomar decisiones sobre si nos conviene entrar en una sala o en otra. A fin de cuentas, las salas son siempre las mismas y podemos saber, viendo el principio, qué enemigos habitan en ellas y dónde están situados.

Hay varios tipos de salas. En las salas normales hay enemigos y, ocasionalmente, tesoros. También hay salas de misiones, sin enemigos pero repletas de trampas y con un tesoro al final como recompensa. Hay salas que contienen ascensores o escaleras para subir de piso y otras con jefes a los que hay que derrotar siguiendo una estrategia concreta. Además, también hay salas que sirven de hub, es decir, de enlace con múltiples salas. Todas ellas suelen tener más de dos puertas, aunque algunas a veces son callejones sin salida y nos obligan a retroceder.

Por otro lado, los enemigos van a por nosotros sin compasión, y nuestro Redneck les responde de la misma forma. En Immortal Redneck podemos disparar, cambiar de arma entre las tres que tenemos disponibles (En ocasiones especiales cuatro), usar la habilidad activa de la clase que tengamos seleccionada, saltar, correr y escalar casi todos los elementos de las salas. Lo que sea con tal de masacrar a los esbirros de las pirámides.

CremaGames ha desarrollado un sistema de auto apuntado que funciona bastante bien y hace que la experiencia con el mando sea más gratificante. Además, aunque no se puede jugar con los Joy Con tal y como hacíamos con el Wiimote, permite emplear el giroscopio de los mandos, como en Splatoon 2. CremaGames ha hecho un seguimiento de todos sus logros técnicos en su blog, así que si estáis interesados en él, ¡no dudéis en visitarlo!

Cada vez que derrotamos a un enemigo puede recompensarnos con un botín, ya sea en forma de oro, de municiones, de filetes o de pergaminos. Hay que intentar coger el mayor número de objetos antes de que los enemigos acaben con nosotros y nos devuelvan al centro de las pirámides, ya que en ese punto tendremos que volver a empezar.

Sin embargo, es precisamente en el centro de la pirámide donde podemos gastar nuestro oro. Con él podemos desbloquear habilidades nuevas en el árbol de desarrollo. Incluso una tienda para cambiar el equipo inicial y diversas clases, por si nos apetece modificar nuestro estilo de juego. La clase inicial, Señor del Caos, es la más equilibrada en cuanto al repertorio inicial de armas, pero su habilidad activa, aumentar la cadencia de tiro, no es muy práctica para principiantes en realidad. A pesar de que cada clase tiene un dibujo diferente, no notaremos ninguna diferencia gráfica cuando juguemos con una o con otra.

Una vez hayamos gastado todo el dinero posible, podremos volver a entrar a las pirámides. Eso sí, perderemos todo lo que no hayamos gastado por lo que conviene pensar bien en nuestras inversiones antes de volver al tajo.

Las municiones sirven para recargar todas nuestras armas y los filetes para curarnos. Los pergaminos nos otorgan habilidades especiales aleatorias, las cuales pueden ser extremadamente positivas, pero también pueden ser negativas y hacernos la partida más complicada. Conforme vamos subiendo en la pirámide, los enemigos se van volviendo más desafiantes y las recompensas más suculentas.

Vivir, morir, matar, repetir

Immortal Redneck es un juego muy entretenido y su dinámica funciona muy bien, hasta cierto punto. El mayor problema que tiene es que necesitas invertir una gran cantidad de tiempo para mejorar el personaje ya que el dinero no se acumula. Esto implica que a veces moriremos y no podremos comprar ni una mejora para el personaje, por lo que los minutos que hayamos estado jugando no habrán servido para nada (en términos de progreso de juego). Cuanto más desarrollado esté el personaje, más tiempo necesitaremos aguantar para que la muerte sea útil.

Esto hace que la experiencia de Immortal Redneck sea un poco frustrante en ocasiones y que haga falta invertir mucho tiempo jugando para poder avanzar. Al no tener un objetivo claro, el juego puede engancharte sin piedad o bien hacerte perder el interés rápidamente (como encadenes dos o tres muertes sin poder mejorar a tu personaje, todo tu ánimo decaerá en picado). El objetivo de esto es que la muerte no sea un chollo, pero acaba repercutiendo negativamente en el conjunto del juego.

Otro punto que no termina de salir adelante es la repetición de las salas. Es cierto que forma parte de la mecánica principal del juego y le da un componente estratégico notable, pero se repiten con demasiada frecuencia. Al final, puedes entrar en ellas y disparar a ciegas. Son siempre las mismas.

 

Antiguo Egipo y  Anticuado Apartado Gráfico

Otro de los puntos flojos de Immortal Redneck es el apartado gráfico, que parece sacado de un juego de Wii. A la parte técnica no le ayuda tampoco la parte artística. Los diseños de las momias son graciosos, pero muy toscos, mientras que los decorados tienen cierto encanto, pero acaban pecando de repetitivos. Desde luego, se nota que CremaGames es un estudio humilde y que este es su primer juego de enjundia, pero hemos visto juegos con mucho mejor acabado.

La música y el doblaje de Immortal Redneck son buenos, pero dada la dinámica de juego, basada en la repetición constante de las mismas salas, a nivel sonoro puede volverse algo repetivo. Esto en realidad tampoco es muy problemático, pero es cierto que lo aleja un poquito de la perfección.

Immortal Redneck está en varios idiomas, incluido el castellano. Sin embargo, por defecto comenzará la partida en inglés, ya que no se sincroniza con el idioma de la consola. Por lo tanto, tendréis que meteros en los ajustes del menú y cambiar el idioma para poder disfrutarlo en la lengua de Cervantes. Aunque la de Steinbeck es más Redneck, todo hay que decirlo. El doblaje, eso sí, es siempre en inglés.

Immortal Redneck y el juicio de Osiris

Immortal Redneck es un juego efectivo, divertido y muy sólido en su apartado jugable. Sin embargo, son precisamente sus bases las que lo vuelven a la larga muy repetitivo. Si te gustan tanto los shooters como los juegos de tipo Rogue-lite, Immortal Redneck te encantará. Para el resto de público, lo recomiendo también, pero con más reservas. No es un juego bonito ni tampoco especialmente barato (algo menos de 20€), pero funciona y es una experiencia jugable sólida. ¿Querrás pasar unas vacaciones en el Antiguo Egipto al estilo Redneck?

Nota Revogamers

Dispara, muere y dispara otra vez asediado por la maldición de las pirámides de Giza.

7

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó  Arturo Albero hace 6 meses, 1 semana.

Debes estar registrado para responder a este debate.

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.