Seguir
Portada » Análisis » Análisis de Astral Chain

Análisis de Astral Chain

Las primeras horas de juego, de las cuales ya os dejamos un pequeño texto en lo que supuso nuestro avance, ya nos hacían esperar grandes cosas pero no sabíamos que serían tantas y tan bien implementadas. Esto es Astral Chain, una obra de PlatinumGames que nada tiene que envidiar a nombres ya asentados y que además podemos disfrutar en exclusiva en Nintendo Switch.

Los mellizos golpean dos veces

Estamos en el año 2078 y la tierra lleva dos décadas inmersa en una guerra contra unos extraños seres conocidos como quimeras que, al parecer, han venido desde otra dimensión, el plano astral.

La mejor opción para la humanidad ha sido confinarse en una ciudad creada en mitad del Océano Pacífico conocida como Arca, ya que su ideólogo pretende así conservar a nuestra especie junto a otras muchas. Sin embargo, no han tardado en darse casos de desapariciones en el corazón de esta gran urbe, incluso hace años hubo un incidente grave que obligó a aislar a todo un barrio que aún hoy permanece cerrado y, aparentemente, vacío.

Para parar lo que parece ser una invasión se ha creado la Fuerza Especial Neuron a la que ahora hemos sido ascendidos, nosotros y nuestro mellizo, tras llevar poco tiempo como policías normales y corrientes. Esto ha sido posible gracias a nuestra habilidad para controlar a las legiones, una suerte de quimeras domadas y que estarán atadas a nosotros por una cadena astral, y a que somos nada menos que los hijos del capitán Max, una de las figuras de autoridad más respetadas de toda Arca, aunque quienes le conocen saben que es tan paternalista como buen policía.

Así, lo primero que haremos, tras activar ya en la pantalla de título el núcleo de una de estas legiones, será elegir si queremos ser de los mellizos el hermano o la hermana, y luego tocar unas pocas opciones, como su nombre, peinado y color de piel y ojos. Un editor limitado por razones de historia y unos parámetros que más tarde podremos cambiar en cualquier momento desde el cuartel general de Neuron.

Sabed que, elijáis a quien elijáis, la historia no cambiará lo más mínimo, pero denota el cariño que ha puesto PlatinumGames en Astral Chain comprobar cómo varios personajes secundarios tienen frases adaptadas a nuestro sexo (y al de nuestra hermana o hermano) según cuál sea finalmente nuestro avatar. No solo eso, y es que mientras que a quien hemos escogido de inicio permanecerá mudo durante toda la partida (una decisión cuestionable pero muy japonesa), el otro hermano hablará y por los codos. Sí, se han grabado los diálogos dos veces, uno con voz masculina y otro con voz femenina, y puede que una de ellas no la lleguéis a escuchar jamás, pero así al menos habréis podido elegir. Chapeau.

 

Bebiendo de todas partes

Hecho esto, los acontecimientos se desbordan y ya no volverán a su cauce hasta el mismísimo final, que ya veremos qué es eso del final aquí. Ya los primeros minutos serán una muestra perfecta de una de las mayores virtudes de Astral Chain: su variedad.

Empezamos sobre una moto dirigiéndonos al fondo, disparando y esquivando, pronto haremos lo propio desde una vista lateral, un minuto después estaremos trasladando heridos a una zona segura, y poco más tarde luchando contra seres como las aberraciones, gente infectada por la materia roja, un componente que dejan los portales que comunican nuestro mundo con el plano astral, o contra otras con un diseño excepcional como son las quimeras. Y eso solo en el tutorial. 

Más adelante será una constante el realizar tareas como limpiar a nuestras legiones (hasta 5 serán las que manejemos, cada una con una habilidad única especial), recoger basura (opcional pero con recompensa), curar a personas infectadas, seguir con sigilo a sospechosos, participar en minijuegos (de puzle, de habilidad, de puntería…), recabar pistas con el IRIS (una herramienta que analiza datos del mundo) y un largo etcétera. Tanto es así, que las misiones se han dividido en 3 a tenor de su importancia y de los puntos de agente que conseguiremos con ellas, unos puntos con los que más tarde subir el nivel de nuestra arma, que puede transformarse en bastón, maza y pistola, de nuestro legatus (el mecanismo que nos une a la legión), y de la legión misma, ya que cada una cuenta con su propio árbol de habilidades y a las que, además, podremos asignar técnicas, o lo que es lo mismo, órdenes.

Se nota así la influencia de Pokémon en las legiones y en una parte de los combates, dicho por el propio Takahisa Taura, director del juego; es más, las habilidades únicas de cada una de ellas recuerdan mucho a los corte, fuerza, vuelo… de la serie de monstruos de bolsillo, la de Judgment y otros juegos de sigilo en las misiones de esta índole y también a la hora de recabar pistas y de luego exponérselas a nuestro superior, por supuesto la de NieR: Autómata en su vertiente RPG (Taura fue diseñador aquí), y la de Godzilla y otras películas de monstruos, algo que no tardaréis de descubrir.

Además y como no podía ser de otra manera, el sello PlatinumGames está por todas partes, desde el fenomenal diseño de todo cuanto nos rodea, salvo, quizás, los residentes de Arca, con un aspecto tan genérico como similar entre ellos, a la acción sin fisuras, el rendimiento envidiable (a 30 fps constantes haya lo que haya en pantalla y juguemos con dock o en modo portátil) o los que son sin duda sus dos mayores logros: la cámara, que en ningún momento nos deja vendidos y que siempre muestra a legiatus (humano) y legión en plano, y su sistema de combate.

Encadenando ataques

Astral Chain puede parecer lioso al principio, incluso apabullante, sobre todo si tenemos en cuenta la cantidad de tareas por hacer además de combatir, pero no será sino cuestión de un par de horas el acostumbrarse a un sistema que cuenta con un gran número de posibilidades pese a que nuestro avatar se controlará con tan solo un botón, claro que podrá disparar y atacar fuerte o rápido con él. 

El jugo viene cuando sabemos aprovechar a la legión y la cadena que nos une. En poco tiempo estaremos analizando a la criatura que tengamos delante, mandando a la legión a por ella, volando nosotros detrás arrastrados por la cadena, sumando nuestros golpes, realizando un combo (o varios encadenados, nunca mejor dicho), ordenando a nuestro aliado realizar una técnica (se asignan a los botones A, B, X, Y más pulsar ZL) y acabando con el enemigo robándole el núcleo en una animación interactiva. Eso sin contar que cambiemos de legión en mitad del combate o que usemos sus habilidades especiales con las que, por ejemplo, desenterrar a monstruos que van por el suelo, lanzar barriles, disparar flechas (se usa el giroscopio del mando) o cortar ataques enemigos.  Estas habilidades serán asimismo usables fuera de los combates en las zonas del mundo, unas áreas que no son demasiado variadas en aspecto, al final es una ciudad, con sus barrios, plazas, suburbios…, y que nos harán volver a jugar misiones anteriores una vez hayamos conseguido a la legión pertinente.

El concepto de ciudad tal y como estamos acostumbrados ahora se diluye un poco en Astral Chain al encontrarnos zonas excesivamente separadas entre sí, culpa también del carácter capitular del juego (en cuanto a que jugamos así: capítulo uno, capítulo dos, etc., no que el juego venga en capítulos cual Final Fantasy VII Remake, tranquilos), por lo que, pese a parecer un juego más abierto al inicio, pronto veremos que no es así, aunque sus barrios, por así llamarlos, estarán llenos de cosas por hacer, útiles o no, y de secretos y coleccionables por descubrir, e incluso podremos adoptar gatos y alimentarlos. Si eso no os vende el juego, yo ya…

Esta amalgama de situaciones y objetivos hará que la primera partida (y no será la única que echéis), dure en torno a las 25 horas jugando a un ritmo normal, 20 si pasáis de muchas de las misiones secundarias y unas 30 si sois más concienzudos. Nada mal.

Además, prácticamente todo el juego puede disfrutarse solo o acompañados de manera local. En su multijugador cooperativo, usando cada uno un Joy-Con, uno manejará al legiatus y las habilidades de la legión, y el otro a la legión en sí y la cámara. Lioso, al menos al inicio, pero también una creativa manera de hacernos sentir realmente unidos al otro jugador.

Peros (pocos) y valoración

Ya habréis podido deducir que Astral Chain es magnífico, tanto por su variedad como por su núcleo, los combates, pero no podemos decir lo mismo de su historia que, sin ser mala, no está todo lo aprovechada que debería (cosas en el tintero, ¿quizás una segunda parte?). Esperad no obstante una trama digna y con varios giros de guion que os harán creer erróneamente que ya habéis llegado al final cuando no será así. De hecho, el final tampoco lo es, ya que este título tiene misiones postgame que, sin embargo, no van más allá de ser combates contra oleadas de quimeras y aberraciones. Tiene, eso sí, si no el mejor, uno de los mejores enfrentamientos finales de la historia de los videojuegos con todos los elementos que los fanes de los hack and slash (que es eso y mucho más) podemos llegar a pedir, como acción, dificultad, espectacularidad, varias fases…

Gráficamente, o mejor dicho, artísticamente es una joya, con unos diseños de las criaturas envidiables que, además, casan perfectamente con el tono a lo Ghost in the Shell de la ciudad. Lástima que el plano astral sea siempre igual, o casi, ya que al menos y gracias a sus distintas estructuras y puzles, lograremos diferenciar unas zonas de otras, no así en lo que al resto de elementos visuales, como fondo, texturas, etc., se refiere.

Musicalmente Astral Chain es prácticamente intachable, con decenas de imponentes temas coronados por unos coros que dan ese toque épico que tan bien sienta a este tipo de producciones. Solo falla al no saber cuándo guardar silencio, algo de lo que nos daremos cuenta si pasamos mucho tiempo en el cuartel general. Por lo demás, un apartado sonoro de auténtico lujo al que pone la guinda un buen doblaje al japonés o al inglés no coincidiendo en el idioma de Shakespeare la sincronización labial en muchas ocasiones; tampoco nada excesivamente preocupante, sobre todo si tenemos en cuenta la estética anime de la que goza todo el juego.

En definitiva, una de las mayores sorpresas del año y un nuevo juegazo de una PlatinumGames desatada, en total estado de gracia, que nos ha traído en exclusiva a los poseedores de una Nintendo Switch un título mimado hasta decir basta y del que muy pronto podréis presumir.

Resumen
Tiene el estilo de PlatinumGames y una variedad con la que nadie contaba. Sus combates son precisos y preciosos, es largo, pero no se hace tal, y lo jugaréis más de una vez, seguro.
9
Genial
Escrito por
Señor Bichos para ti.

Este debate contiene 1 respuesta, tiene 2 mensajes y lo actualizó  Rafael hace 3 semanas, 5 días.

Viendo 1 publicación (de un total de 1)
  • Autor
    Publicaciones
  • #43901

    Rafael
    Participante

    Genial! Parece un juego interesante, sobretodo lo que primero llama la atención es tu apartado artístico. Habrá que echarle un ojo 🙂

    1 user thanked author for this post.
Viendo 1 publicación (de un total de 1)

Debes estar registrado para responder a este debate.

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.