Seguir
Portada » Análisis » Análisis de Gato Roboto

Análisis de Gato Roboto

El gato espacial.

Llega a nuestras Nintendo Switch un juego que homenajea a Metroid, una de las sagas de Nintendo que más a influenciado a la industria del videojuego. Y no es para menos, se podría decir que esta saga inventó su propio género y ha sido copiado y reinterpretado en incontables veces. Gato Roboto trae su versión del clásico ofreciendo una versión más ligera pero infinitamente más loca y enérgica.

¿Es un gato? ¿Es un robot? No, es Gato Roboto

Gato Roboto es una parodia (en el buen sentido) de Metroid 2, el clásico de Nintendo para Game Boy. Esta historia comienza cuando un piloto espacial, acompañado de su gata, realizan un aterrizaje de emergencia en un planeta desconocido. Nuestro piloto queda inmóvil atrapado en la nave y depende de su gata para conseguir ayuda y escapar con vida del planeta. Es aquí cuando nuestro felino consigue el protagonismo de la aventura.

En nuestra incursión por este planeta todo nos parece familiar de primeras. Avanzamos lateralmente por el escenario, con sus plataformas, enemigos de origen extraterrestre, y dividido en estancias separadas por puertas. En un ambiente tan hostil resulta complicado imaginar como un indefenso gatito podría sobrevivir. Por suerte no tardamos en encontrar una armadura. ¿Se la habrá dejado Samus Aran en este planeta? Porque si no es la misma se le parece.

Armados con la armadura, y a pesar de llevar equipada ataques clásicos como disparos láser, supermisiles o saltos giro, no siempre podemos avanzar hacia nuestro objetivo. En ocasiones tenemos que prescindir de nuestra armadura y confiar en las habilidades de nuestro felino para abrirnos paso por el mapeado. Podemos salir de la armadura siempre que queramos con un botón y así trepar por pareces o nadar en el agua siendo gatos. Como veis la dualidad entre la fuerza del robot y la versatilidad del gato es una constante en Gato Roboto.

A lo largo de la historia de Gato Roboto vamos consiguiendo diferentes mejoras, que no solo nos dan ataques con los que enfrentarnos a los enemigos sino habilidades con las que alcanzar nuevos lugares que antes parecían inaccesibles.

Estas mejoras se encuentran esparcidos por todo el mapeado, algunos podemos encontrarlos con ayuda de nuestra intuición, pero otros están muy bien escondidos. Aunque al ser una propuesta más ligera que otros títulos del género, y en concreto a la saga Metroid de la que hace referencia constante, el resultado final no es tan exigente. Estas mejoras pueden ser aumentos de un bloque de salud o fichas informáticas, que desbloquean curiosidades como cambios de color del fondo de la pantalla, las cuales que recuerdan a la interfaz de los clásicos juegos de Game Boy.

La mayoría de estas mejoras se encuentran custodiadas por un jefe, que sin duda son el mayor reto al que nos enfrentaremos en Gato Roboto. Además de subir la dificultad media del título, cuentan con sus habilidades propias a juego con la ambientación de su localización. Elogiamos que en su conjunto encontramos un título bastante variado en los que en ningún momento hay signos de monotonía.

¿Metroid eres tú?

El aspecto gráfico hace gala de una apariencia retro que nos devuelve directamente a los mandos de una Game Boy, en el que los único colores utilizados son el blanco y el negro, con el que no intenta hacer alarde de ser un portento visual. Lejos de querer ofrecer solo una experiencia visual añeja, lo compensa con un diseño simpatiquísimo y unas animaciones resultonas. Sonoramente Gato Roboto peca de no contar con ninguna melodía que acompañe la aventura, basándose este apartado en una fiesta de efectos de disparos y explosiones sin descanso.

Un aspecto que puede echar para atrás a muchos jugadores es su duración, pues esta puede rondar entre las 3 y las 6 horas de duración, dependiendo del grado completacionista del jugador. Por otro lado también hay que decir que Gato Roboto compensa sus cuestionables carencias con un precio más que atractivo, ofreciendo un título que cuenta con un ritmo de juego fluido, con disparos frenéticos, una física de salto depurada y precisa que ayuda positivamente a la experiencia y, además, traducido al castellano. Es posible que la primera vuelta te la pases de un tirón sin haberte dado ni cuenta.

Resumen
Gato Roboto compensa sus cuestionables carencias con un precio más que atractivo, ofreciendo un título que cuenta con un ritmo de juego fluido, con disparos frenéticos, una física de salto depurada y precisa que ayuda positivamente a la experiencia y, además, traducido al castellano. Es posible que la primera vuelta te la pases de un tirón sin haberte dado ni cuenta.
8
Notable

¿Te ha gustado?

0 0
Comentarios

Para comentar tienes que estar logueado

Si no tienes una cuenta, puedes crearte una al instante para comentar.

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó  Carlos Firás hace 3 meses, 4 semanas.

Debes estar registrado para responder a este debate.

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.