Shock Troopers, uno de los clásicos de NEO GEO llega a la eShop de Nintendo Switch para ofrecernos una cantidad de ingente de acción sin descanso y nuevas opciones que lo actualizan a los nuevos tiempos.

Todos los que vivimos los 90 recordamos la ingente variedad de máquinas recreativas que a cambio de una moneda nos permitían pasar los mejores momentos en los recreativos. Era una época donde todo aquello en lo que veías el nombre de Neo Geo era sinónimo de calidad, ya que dominaban todos los géneros y sabías que esa moneda estaba bien invertida. La experiencia era trasladable a casa mediante la consola Neo Geo, pero sólo unos pocos se la podían permitir. Es por ello que se agradece ver esa clase de títulos en el estreno de la Consola Virtual de Nintendo Switch, que, a falta de los títulos de la propia Nintendo no es mal inicio arrancar con juegos como el que nos ocupa, Shock Troopers, el cual ha sido trasladado a nuestra consola híbrida por parte de Hamster.

3,2,1…¡Acción!

Como buen juego arcade, la acción en Shock Troopers es muy directa en este juego de acción sin descanso. Tenemos la misión de rescatar a un científico y su nieta de las garras de una corporación terrorista llamada Bloody Scorpion e impedir así que desarrollen una droga con la que crear un ejército poderoso con el que conquistar el mundo.

Todo encaja en la línea de las docenas de películas de acción de esta época donde el argumento poco importaba en favor de muchos disparos y espectaculares explosiones. Este panorama tan simple es la premisa con la que arranca el juego pero no obsta para que consiga engancharnos y echemos la mano al bolsillo en busca de una nueva moneda cada vez que nos matan.

Podemos jugar en solitario o en modo cooperativo, lo cual además de ser más divertido con este clase de juegos nos permite jugar a la perfección en el modo tabletop en cualquier lugar con un amigo con los Joy – Con en horizontal. Existen 8 personajes a elegir, los cuales además de cambiar la apariencia lo hacen también de arma secundaria aunque no influye mucho en el desarrollo se agradecen este clase de detalles para dar más variedad al desarrollo.

A esa variedad también contribuye el hecho de que tenemos tres rutas a elegir con 5 fases distintas cada una y una fase final que es siempre la misma, pudiendo incluso a mitad de camino, cambiar de ruta si lo preferimos. No hay grandes diferencias en dificultad sólo cambia la ambientación y el tipo de fase, con lo que es cuestión de gustos.

El desarrollo es muy frenético, ya que pronto tenemos que hacer frente a numerosos enemigos que nos aparecen desde todas las direcciones en grupos y hasta que no acabemos con todos no podemos continuar. También nos los encontramos en trincheras, en torretas o disparándonos bombas.

El avance es tanto lateral como vertical, variando varias ocasiones en cada fase o de repente nos toca escalar una montaña, bajar un río o pilotar una moto mientras no paramos de disparar. Además, muchos de los elementos del escenario se pueden destruir y de ahí nos encontramos con nuevas armas o vida (la cual necesitaremos por los numerosos disparos que nos darán) y se pueden conseguir más si hacemos un ataque cuerpo a cuerpo a los enemigos premiado con vida o con diamantes con el que conseguir puntos.

Los enemigos finales son la salsa de Shock Troopers, ya que como mandan los cánones de este género son grandes y duros, enfrentándonos a helicópteros o tanques (que se repiten en varias de las fases cambiando el color) y a los propios miembros de la organización terrorista, que son los más complicados de matar.

Opciones a tutiplén en Shock Troopers

Al más puro estilo de los juegos de SEGA en la Consola Virtual, en esta ocasión tenemos un montón de extras que hacen que merezca la pena disfrutarlos en nuestra Switch. Contamos con 2 modos de juego extra, El Caravan Mode, en el que debemos conseguir el máximo de puntuación posible en un tiempo determinado y el Hi Score Mode, para conseguir la máxima puntuación posible sin poder continuar.

En estos 2 modos como en el original podemos subir nuestro record y compararlo con el de nuestros amigos o en una clasificación general. Pero aquí no acaba todo. Podemos optar a jugar entre la versión inglesa o japonesa, poner los (pocos) textos en castellano, ponerle marco a la pantalla, aumentar o empequeñecerla, girarla para jugar con la Switch en vertical o incluso poner el efecto de las “rallas” de una tele de tubo como si fuera un arcade. Y respecto al propio Shock Troopers, podemos aumentar o disminuir la dificultad a nuestro gusto e incluso jugar a una versión gore, en la que sale sangre cada vez que matas a un enemigo.

Como podéis comprobar, son este tipo de cosas las que marcan la diferencia a la hora de poder pasar por caja para hacerte con uno de estos clásicos y en este caso particular se le uno el hecho de que es divertido y variado. No obstante no debemos olvidar que es un juego arcade y que cada una de las tres rutas no llega a la hora de duración, pero la inclusión de los modos extra y las clasificaciones online hacen que se pueda sacarle mucho más jugo y poder amortizarlo durante mucho más tiempo. Aclarar que tras la pertinente actualización, todos los problemas de sonido e imagen del juego desaparecieron, que es de agradecer que lo resolvieran tan rápido.

En conclusión, tanto si te dejaste unas cuantas pesetas en los recreativos como si buscas un arcade frenético, variado y entretenido, éste Shock Troopers es una excelente opción que nos permite poder disfrutar así de los grandes clásicos de una consola que estuvo al alcance de muy pocos. Además los modos de juego extra lo hacen casi infinito y este concepto arcade casa a la perfección con el concepto de Nintendo Switch y poder compartirla con un amigo en cualquier lugar como cuando jugabais a dobles en esos recreativos de vuestra infancia.