Shift DX nos trae a nuestras Nintendo 3DS un montón de puzles con los que darle al coco cambiando de plano entre los mundos en blanco y negro

Los juegos de puzles tienen su hogar favorito en nuestras Nintendo 3DS y en esta ocasión tenemos una nueva oportunidad de dejarnos los sesos para resolver los puzles que nos plantean desde Choice Provisions con este Shift DX, el cual vamos a desgranar en Revogamers para ver si merece la pena como para poder pelear entre los grandes juegos de puzles de nuestra portátil.

En blanco y negro

En Shift Dx tomamos el papel de una chica y formamos parte de un experimento para medir nuestra inteligencia en el que se trata de ver si somos capaces de salir de cada habitación en la que nos encontramos por la puerta que señala el pase a la siguiente sala. Dicho así parece hasta fácil, ¿no? Pues como os podéis imaginar nada que ver con la realidad.

Lo primero que tenemos que tener en cuenta es que estamos en un mundo en blanco y negro, en el que  en el plano en el que estamos lo normal es que pronto nos demos cuenta de que no podemos avanzar. ¿la solución? Pulsar el botón R y así cambiamos al otro plano (negro o blanco según corresponda) y el sentido del escenario para buscar así el camino que nos lleve a la puerta.

Tras unas primeras pantallas a modo de tutorial, pronto vemos que la cosa se nos va complicando ya que, además de tener que cambiar de plano, se añaden nuevos elementos en la pantalla: pinchos o plataformas que saltar, llaves que modifican partes del escenario, bombillas que desbloquean zonas en principio inaccesibles o flechas en todas las direcciones que hacen que cambie el sentido de la pantalla.

La mezcla de todos estos elementos hace que muchos niveles sean una auténtica locura en la que te tengas que pensar más de una vez cual es el siguiente paso tienes que dar. Todo es muy dinámico, en plan juego de plataformas, ya que saltas bloques, pinchos, le das al interruptor y cambias de plano, hasta que te frenas y te das cuenta que algo has hecho mal porque no puedes continuar y toca empezar de nuevo y pensar. Para evitar estos calentones, en Shift Dx se te permite guardar tu avance hasta ese momento y así evitar que al dar un paso equivocado tengas que repetir el nivel desde cero.

¡No tires la consola!

La dificultad de Shift Dx en general es progresiva y carecemos de ayudas para encontrar la solución al nivel, lo que te provocará que muchas veces sea mejor apagar la consola y dejar ese nivel para otro momento, que normalmente con la cabeza despejada se piensa mejor. Es importante no frustrarse y pensar bien el nivel ya que no podemos saltar de nivel si no lo completamos, con lo que hay muchos casos que requerirán de tu paciencia hasta que des con la solución, que, normalmente será un paso obvio a dar que no se había hecho o simplemente que no tenías que tocar nada.

Otros niveles, en cambio, son extremadamente sencillos y los resolverás en unos segundos casi sin esfuerzo, lo que parece más hecho para descansar de los niveles difíciles. En general salvo que te atasques en un nivel, es un juego ideal para partidas rápidas en cualquier lugar, por lo que cumple a la perfección con el concepto de portabilidad de la consola.

Dentro del modo normal el juego cuenta con todos los niveles del Shift 1 y 2 (que salieron en flash y móvil) y otros 100 niveles creados en exclusiva, con lo que hay juego para rato y según avanzamos desbloqueamos nuevas opciones de color para los escenarios o incluso podemos jugar con Commander Video de la saga Bit Trip, todo un guiño a los indies.

Además, también desbloqueamos otros 2 modos adicionales, un modo Challenge en el que poder hacer los mismos niveles pero limitando los saltos o los cambios de plano y un completo editor de niveles que podemos compartir vía online mediante código QR, lo cual lo convierte en un juego muy completo.

En conclusión, Shift Dx ofrece un reto bastante interesante a nuestra habilidad mental y nos da suficientes alicientes si ya lo hemos jugado en las versiones gratuitas, haciéndolo infinito gracias al editor de niveles y ofreciendo un reto superior gracias modo Challenge. Sólo la desigual dificultad general y la simpleza del apartado técnico lo aparta del olimpo de los puzles pero desde luego sí que es un juego que merece la pena tenerlo en nuestra biblioteca de 3DS.

 

Comentarios