NBA Playgrounds trae a Switch todo el sabor de los juegos arcade de baloncesto en un recorrido por todo el mundo desbloqueando las mejores estrellas de la NBA.

NBA Playgrounds llega a la eShop de Nintendo Switch dispuesto a quedarse con el trono del baloncesto más arcade y divertido de la mano de Saber Interactive. Y tomar ese papel no es nada fácil ya que el listón de juegos como el NBA Jam está muy alto. ¿Le llegará a la altura de la bota este NBA Playgrounds? Sigue leyendo y lo descubrirás en nuestro análisis de Revogamers.

Arcade, pero con miga

Que en estos inicios de Nintendo Switch nos encontremos con un juego deportivo es un buen preludio y que nos puede servir de entrenamiento hasta tener entre nosotros sagas más consagradas que este NBA Playgrounds como el próximo NBA2k18. Como hemos dicho en nuestra entrada toda la información que sabíamos de este juego era que es un juego arcade que intenta recuperar el hueco dejado por sagas como NBA Jam donde la espectacularidad en mates, alley-oops es una premisa, casi no hay reglas y donde el control es muy sencillo para hacerlo accesible a todo el mundo.

Pues pronto vamos a poder comprobar que la premisa de la espectacularidad sí que se cumple, pero el control y desarrollo de los partidos tiene más profundidad de la que aparenta, debiendo dominarlo sí quieres tener éxito por las canchas de todo el mundo. Pero empecemos por el principio.

Nada más arrancar el juego tenemos que elegir nuestro dúo entre los diferentes jugadores que hayamos desbloqueado al ir abriendo sobres. Cada sobre contiene 5 jugadores de la NBA con diferentes características cada uno de ellos que de momento no le damos más importancia pero según avancemos veremos que sí es esencial para tener la mejor pareja posible.

Arrancamos el primer partido del modo exhibición que nos sirve de tutorial y aquí la primera impresión es que es un juego sencillo pero con un control completo, ya que se nos permite hacer tiros normales, mates,  o alley-oops coordinándonos con nuestro compañero para encestar del modo más espectacular posible.

Los partidos en NBA Playgrounds son rápidos y no te dan tiempo para pensar mucho. La cancha es pequeña y se llega en unos pasos a canasta y, aunque lo explican casi de pasada, es vital hacer el tiro en el momento justo para que vaya a canasta. Si tiras antes o después del ángulo perfecto de tiro, éste no irá a canasta. De esta forma, vemos que, aunque conseguimos ganar fácil, ya no es tan sencillo como pulsar y encestar sin cesar. NBA Playgrounds recoge muchos elementos del baloncesto real.

De viaje por el mundo

Una vez tienes tu pareja inicial elegida, nos iniciamos en el modo Torneo que nos plantea recorrer canchas por todo el mundo para ir batiendo a los rivales que nos encontremos en los lugares más dispares. NBA Playgrounds empieza en una cancha de barrrio de Nueva York, pero recorreremos Japón, París, Shangay o Las Vegas más dos nuevas pistas secretas que se desbloquean tras superar todas las anteriores.

Los torneos de NBA Playgrounds constan de 4 partidos cada uno que duran 3 minutos cada uno con posesiones de 12 segundos a excepción de la final, que dura 5 minutos el partido. Los primeros partidos se van ganando fácil mientras aprendes a hacer mates y a tirar como se debe. Al ganar los partidos vamos subiendo nuestro nivel como jugador y al cambiar de nivel, nos otorgan cada vez un nuevo sobre con más jugadores, hasta dar con nuestro favorito o el compañero que complemente a la perfección a nuestra estrella de la NBA para tener el mejor equipo posible. Los jugadores, a su vez, consiguen subir el nivel con cada partido jugado teniendo 3 categorías, bronce, plata y oro, que supone desbloquear nuevos movimientos en cada nivel.

Cada partido, además, nos propone un reto para conseguir la copa de oro: van desde meter un número mínimo de triples, hacer un número de mates o tapones o activar un número de veces el movimiento especial, llamado lotería en el juego. Y el premio “gordo” nos lo dan al superar el torneo en cuestión, ya que nos dan un sobre dorado en el que nos pueden salir jugadores épicos o legendarios de la NBA como Shaquille O’Neal, Patrick Ewing, Scottie Piipen o Lebron James. En total, son 152 los jugadores a desbloquear, por lo que tenemos juego para rato.

Entrena para ganar

¿Y es simple capricho para sentirte realizado o merece la pena desbloquear todo? Pues más bien nos acercamos a la segunda opción, ya que pronto vemos que los partidos dejan de ser fáciles y si, por ejemplo el jugador elegido tiene poca puntuación tirando de 3 o es mediocre en general, vamos a morder el polvo más de lo que podrías llegar a pensar en un juego de esta clase. Con lo que la mejor es que sigas entrenando, subiendo tu nivel hasta conseguir buenos jugadores y subirlos de nivel antes de enfrentarte a los rivales que vas a tener en los torneos avanzados ya que la máquina no es manca, ni mucho menos.

El saque inicial en el partido es más importante de lo que parece, ya que cuenta con un punto más y además si haces (o te hacen) un tiro perfecto, corresponde un punto adicional, con lo que quien se haga con ese primer balón puede ser clave para tu futuro en esta eliminatoria, ya que la primera jugada puede ser de 4 o 5 puntos y si es contra, te va a costar remontar.

Tu concentración tiene que ser máxima ya que la máquina rara vez va a fallar y, en muchas ocasiones, hace tiros perfectos. Por lo tanto, además de saber tirar, se vuelve tan esencial o más el aprender a robarles el balón y cortar así sus ataques ya que, si se acercan a canasta, o haces un tapón espectacular o vas a estar vendido. Todo ello teniendo en cuenta que, si agotas tu resistencia por correr desde tu lado de la cancha hasta la canasta contraria, la jugada suele acabar mal ya que tu jugador tirará sin fuerzas. Debido a que hacerse con el rebote es más difícil que encestar, no puedes abusar de los poderes especiales dejando el lado arcade para el momento de meter la canasta.

Por cada mate, alley-oop, tapón o robo que hagamos, se nos incrementa una barra de energía que al completarse nos otorga un poder especial por tiempo limitado que se llama lotería porque te puede tocar cualquiera de los que hayas desbloqueado hasta ese momento: Tiro infalible (el más útil para garantizar ganar partidos), que el tiempo de posesión vaya más rápido, que los mates valgan el doble o que no agotes tu resistencia, y, como veis el que tengas suerte cuando la llenas hace que la balanza de un partido pueda caer de un lado u otro según seas o la consola el beneficiado.

Como veis, todo ello hace una mezcla un tanto extraña en la que aparecen elementos del basket más arcade como la sencillez de reglas o espectacularidad de los poderes especiales con canastas estratosféricas. No obstante, si pretendes triunfar te toca dominar el control, conseguir los jugadores más apropiados para tu estilo de juego y hacerlos evolucionar para poder llegar a lo más alto. Una extraña mezcla pero que funciona. NBA Playgrounds es un juego divertido y que te pica por mejorar y aprender, lo que garantiza una duración más que suficiente y más aun si lo compartimos con amigos pudiendo jugar hasta 4 por consola en cualquier lugar, lo que es el mayor aliciente que tiene la versión de Nintendo Switch frente al resto.

Esperando la actualización de Nintendo Switch

Todo ello a pesar de que de momento el modo online no está disponible para Nintendo Switch, que esperemos recibir la prometida pronta actualización y comprobar así si pica aun más el poder enfrentarnos a cualquier jugador de todo el mundo (que seguro que sí). En el apartado técnico nos toca darle un nuevo tirón de orejas a Saber Interactive en la versión de Nintendo Switch ya que hay una diferencia notable en al apartado técnico entre jugar en la tele o en modo portátil, ya que en este segundo caso los gráficos pierden la nitidez y el color que sí tienen en la tele, lo cual también esperan solucionar con prontas actualizaciones así como los tiempos de carga, que en Switch son más largos que en otras versiones.

Es el precio a pagar por tener el juego al mismo tiempo que en el resto de consolas y que se deben de solucionar sí o sí porque, aunque NBA Playgrounds sigue siendo igual de jugable y divertido hay veces que es mejor esperar un poco más para poder ofrecer el juego completo y perfectamente optimizado.

En el apartado técnico el estilo cartoon, con jugadores cabezones pega a la perfección con el tipo de juego que tenemos en nuestras manos y sí que se echa de menos en el apartado sonoro una música que no sea tan simplona o que el speaker sea más espectacular para animar el partido.

En conclusión, NBA Playgrounds es una buena apuesta para estrenar el género deportivo en la consola híbrida de Nintendo. Une en un solo juego la espectacularidad de los arcade con el aprendizaje progresivo en el tiro y control necesario para avanzar en los torneos junto a el pique del coleccionismo que nos da el ir consiguiendo nuevos jugadores abriendo los sobres. Un cóctel de ingredientes que no desentona y que sobre todo divierte y que se puede hacer eterno una vez tengamos el online disponible en Nintendo Switch.