Portada » Análisis » Oxenfree

Oxenfree

Oxenfree llega a Nintendo Switch después de que haya sido bien aplaudido en otras plataformas. Una historia con muchas decisiones y con estudiantes de Telltale y Disney como creadores (con el nombre de Night School Studio) parece que más o menos se va viendo por dónde va la cosa. Pero es hora de ver si el juego está a la altura de las expeectativas en nuestras Nintendo Switch.

¿Un viaje cualquiera?

Oxenfree es una aventura gráfica en 2,5 D. Pero no es una saturada de acciones como Thimbleweed Park, sino que al personaje lo movemos directamente con el stick y a través de los botones del mando realizaremos las diferentes acciones, como elegir opción de diálogo o sintonizar la radio. No tenemos el control de la cámara, y eso puede hacer que a veces veamos detalles un poco lejanos, pero nos acostumbramos pronto. Y si preferimos jugar en modo portátil podemos hacer uso de la pantalla para realizar las acciones, algo que para alguno puede ser más cómodo.

Y como buen juego de su género, la historia tiene casi todo el protagonismo. Un grupo de jóvenes va a echar el rato en una isla que parece que no es muy tranquila, en la que habrá ciertos aspectos sobrenaturales y en la que nuestra radio jugará un papel importante. Lo mejor de la historia es que se nos hace muy partícipes de ella, permitiendo que nuestras decisiones se plasmen en la forma de ser de Alex, nuestra protagonista.

El sistema de respuestas múltiples puede parecer algo simple al principio, pero realmente está bien trabajado y de él dependerá la relación que tengamos con otros personajes y algunos momentos de la trama. No es tanto las decisiones clave de otros juegos como los pequeños detalles y la forma de hablar con nuestros compañeros la que hará que luego ellos reaccionen de alguna manera, y por lo tanto la historia progrese con cambios. Esto, obviamente, tiene sentido ya que los personajes no son planos o con poca variedad de acciones, algo que también hace más inmersiva y “realista” la historia.

Sintoniza Oxenfree

Pero hay que también ser sensatos y pensar que los personajes y la historia tampoco tienen cientos de combinaciones posibles, pero sí las justas como para que se refleje que todo lo que decimos y hacemos tiene sentido. Además, el nivel de las relaciones y la historia tienen un matiz algo más adulto de lo que puede parecer en un principio, y puede que alguno hasta se lleve un susto, por lo que sabrá atrapar a los más old school del lugar.

La clave del juego es explorar la isla abandonada y entrar en sus casas, visitar sus montañas, y poco a poco ir resolviendo los misterios que vemos ocurrir. Los controles, como ya hemos comentado, son muy simples y aquí estamos ante una historia que nos guía y nos hace tomar decisiones constantemente (a veces con muy poco tiempo de elección), aunque a veces habrá que pensar un poco, pero no hay que esperar puzles ni nada similar.

El estilo gráfico resulta atractivo y eficaz, aunque es algo simple. No habría queja por ello de no ser por los tiempos de carga del juego, más altos de los que podríamos esperar. Las voces y los diálogos son una parte fundamental del juego, por lo que es de agradecer que estén muy bien doblados (en español tenemos los subtítulos), pero presenta dos pequeños problemas: no hay ajuste de volumen en el menú, por lo que las voces pueden no oirse siempre tan altas como eperamos y, la fuente escogida, que hará que nos tengamos que acostumbrar a leer letras que no son muy grandes precisamente.

Con algún que otro coleccionable y una experiencia muy de libro con opciones, Oxenfree nos deja satisfechos con sus 4-5 horas de duración. Además, está claro que el gusanillo nos va a picar y diremos “¿y si hubiera hecho eso en vez de aquello?” para descubrir otra variante de la historia, por lo que se puede rejugar muy cómodamente, y yendo algo más a saco las sucesivas partidas. Además, hay premios esperando a los que se embarquen de nuevo en el viaje, por lo que merece la pena revisitarlo.

Nota Revogamers

Una aventura donde lo trivial importa.

8
Escrito por
Pikmin de nacimiento y strawhard de corazón, colecciono monedas DK por diversión.

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó  Javier Aranda hace 1 año, 1 mes.

Debes estar registrado para responder a este debate.

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.