Seguir
Portada » Análisis » NBA 2K19

NBA 2K19

Como todos los años por estas fechas empieza de nuevo el recital de títulos deportivos de tirada anual, que este año tiene la peculiaridad de celebrar el 20 aniversario de uno de los títulos de baloncesto con más relevancia de la historia del videojuego: NBA 2K. Y qué mejor manera de celebrar el aniversario de una franquicia tan afamada que pudiendo disfrutar de una nueva entrega adaptada a nuestras Nintendo Switch. Pero, ¿está a la altura del resto de la saga?

Abran paso al Rey

En primer lugar y antes de empezar con lo que nos ofrece el juego, la versión adaptada a Nintendo Switch nos permite disfrutar de la misma experiencia que en el resto de plataformas, residiendo la diferencia con estas en que la imagen que se muestra en pantalla es a 720p, con una tasa de imágenes a 30 fps y alguna falta de texturas. Por lo demás, el juego es completamente igual al del resto de versiones.

Desde el inicio, se puede ver una pequeña evolución respecto de versiones anteriores en el propio sistema de juego: las mecánicas y animaciones de los jugadores,tanto en defensa como en ataque, son más fluidas y detalladas, los tiros en suspensión, las entradas a canasta y mates no parecen tan rígidos y robóticos, los pases son más rápidos y no se nota apenas retraso en la transición entre ataque y defensa. Todo se mueve realmente bien en pista.

Una de las novedades que destacan sobre el resto es el nuevo sistema de habilidades especiales: un nuevo sistema que potencia temporalmente algunas estadísticas específicas del jugador si se encuentra en racha, un cambio que aporta mayor realismo. Además de la inclusión de un nuevo medidor que deja claro el tiempo de uso y la habilidad potenciada.

Por otro lado, el detalle que se le da a las canchas y a los jugadores es increíble. Al igual que en juegos anteriores de la saga, los jugadores se chocan entre si de una manera realista, pelean por balones sueltos y muestran sus emociones en cada una de las jugadas.

Las retransmisiones de los partidos hacen que el juego parezca real. Ernie Johnson, Shaq y Kenny “The Jet” Smith han vuelto una vez más para ofrecer una visión antes de los partidos (en perfecto inglés y sin subtítulos, como en anteriores ocasiones). Aquí en España volveremos a disfrutar de una retransmisión en castellano gracias a los comentarios de Antoni Daimiel, Sixto Miguel Serrano y Jorge Quiroga.

Modos de juego para no aburrirse

Respecto de los modos de juegos, hay que recalcar los cambios realizados en MyGM, mientras que los modos MyCareer, MyLeague y MyTeam no han sufrido grandes cambios respecto de anteriores entregas.

MyGM nos introduce en el día a día del General Manager de una franquicia, siendo los responsables de la misma dentro y fuera de la cancha. Este año, al igual que en anterior, el modo de juego se puede disfrutar de dos maneras distintas: una más tradicional, centrada en la tarea de propietario y en el manejo de todas las peculiaridades de la franquicia, o bien a través de una historia donde debemos de manejar un nuevo equipo en expansión en el que tenemos que elegir el nombre, la ubicación, el logotipo e incluso el diseño de los uniformes e intentar llevarlo lo más lejos posible. Este segundo modo es continuación directa del modo en NBA 2K18, lo cual nos permite continuar con la historia del año pasado (para aquellos que lo jugaron hay que destacar la vuelta de los Sanderson) o bien empezar un modo historia nuevo si no lo jugamos.

El modo MyLeague nos propone hacer las funciones de entrenador del equipo que más nos guste y tratar de llevarlo a lo más alto a través de varias temporadas. Y no sólo tendremos el control en la cancha, deberemos de hacernos cargo de contratos, agentes libres, draft y un sinfín de recursos. Jugar las temporadas se hace muy ameno, especialmente por el número de opciones que podemos manejar: puedes convertirte en todo un entrenador utilizando las jugadas que mejor se adapten a tu quinteto en pista o bien podemos ir simulando parte de la temporada para ver como se adapta nuestro equipo a la gestión que realizamos fuera de la pista. La interfaz durante este modo de juego es ágil y nos permite acceder a cualquier opción de manera muy intuitiva, pero es posible que para aquellos que no estén familiarizados con la NBA pueda resultarles un tanto abrumadora. Sin embargo, resulta gratificante ir metiéndose poco a poco en la estructura de la liga, pudiendo incluso agregar o eliminar equipos, incorporar jugadores de otras épocas mediante un nuevo sistema de draft. El grado de personalización del modo es una verdadera locura.

MyCareer (modo carrera) es, para muchos, el modo estrella del juego. Su historia, The Way Back (El camino de vuelta) nos pone en la piel de un novato no reclutado en el draft llamado AI, cuyo camino para jugar en la NBA comienza en las canchas de China. Desde allí nos esperará un largo trayecto por la NBA G-League (liga menor de la NBA) y una buena cantidad de contratiempos hasta llegar al estrellato de la NBA. El elenco de actores incluye grandes nombre como Anthony Mackie (conocido, entre otras cosas, por su papel de Falcon en las películas de Marvel)  y Haley Joel Osment (El Sexto Sentido, Inteligencia Artificial) entre otros.

Si bien la historia tiene un enfoque más fresco que en juegos anteriores, al final resulta en un poco tediosa por el número de secuencias y la duración de las mismas (algunas de más de 10 minutos) que encontraremos entre partidos (y que este año, por fin, podremos saltar manteniendo pulsado el botón A unos segundos, si lo nuestro es la acción directa y nos interesa poco o nada la historia en sí).

Una vez finalizado el preludio empieza realmente nuestra evolución directa en el mundo de la NBA, y es aquí donde se presenta uno de los principales problemas que resta enteros a la franquicia durante los últimos años: la moneda virtual (VC) y las microtransaciones. Si bien es posible obtener monedas virtuales de varias maneras, ya sea jugando partidos o en numerosos minijuegos repartidos por el barrio, es realmente complicado subir de nivel a tu jugador comenzando desde abajo con una media de 60. Y lo peor es ver la diferencia, abismal en muchos casos, entre jugadores que realmente quieren ver evolucionar a su estrella desde 0 mediante las opciones que ofrece el juego y los que deciden pasar por caja. A los pocos días de juego, no era raro encontrarte con jugadores de nivel 99 en las partidas online, lo que resta en buena medida la experiencia de juego si decides no gastar dinero en moneda virtual.

El Parque es el espacio común donde se reúnen los jugadores online. Para esta temporada se ha renovado el entorno, con una mejor distribución, un mayor numero de decoraciones, y más medios de transporte, algo que facilita las transiciones entre las distintas actividades. El Parque nuevamente cuenta con canchas de distinto tipo para disputar partidos contra otros jugadores.

Por último, el modo MyTeam está de vuelta, ofreciendo un estilo de juego en forma de cartas virtuales, siendo nuestro objetivo el mejorar nuestra plantilla buscando las mejores o las que mejor se adapten a nuestro sistema de juego. El modo tiene una vertiente offline, donde podremos jugar contra la máquina en partidos de 3 contra 3 o bien intentar superar el modo dominación, donde tendremos que superar a todos los equipos del juego (incluidas plantillas actuales, de otras épocas o las plantillas que recogen a los mejores jugadores de la historia de la franquicia), o bien disfrutar de un modo online donde retaremos al resto de jugadores para ver quien maneja mejor su mazo de cartas.

Por si fuera poco, fuera de estos modos de juego tenemos la posibilidad de jugar partidas rápidas con los distintos equipos de la NBA, actualizados al día, o bien con plantillas históricas. También tendremos a nuestra disposición, una vez que comience la temporada de la NBA jugar los partidos del NBA Today, donde encontraremos todos los encuentros que se disputan ese mismo día en la competición con las plantillas actualizadas al momento.

En la versión de Nintendo Switch está disponible la opción de Juego Local, que nos permite enfrentarnos a hasta otros 3 usuarios de Switch con el juego de manera local sin conexión a internet, tal y como indica su nombre.

Sigo siendo el Rey

Pese a los problemas habituales de la saga, como su conexión a Internet permanente en algunos modos de juego (el modo espera de Nintendo Switch desconecta el juego de los servidores de 2K y nos tocará, cada vez que empecemos una partida, reconectar desde el menú principal del juego o saliendo y entrando del mismo), el abusivo sistema de micropagos o pecar de ser algo continuista respecto del anterior título de la saga, NBA 2K19 es una de las mejores entregas de la franquicia. Su cantidad de modos de juego, su cuidado gameplay y su presentación con toneladas de información actualizada y de otras épocas enriquece una experiencia que a los fans del baloncesto y a los que no lo son tanto satisfará desde el principio.

Como último apunte hay que destacar que el juego requiere de una tarjeta microSD de al menos 32 GB de espacio libre en la memoria y 5 GB de memoria del sistema; el tamaño del archivo de NBA 2K19 es de 31,5 GB y es más que probable que el juego se vaya actualizando durante la temporada de la NBA con nuevas características e información actualizada de la misma.

Todavía hay margen de mejora y los sistemas se pueden pulir más para futuros títulos de la saga, pero 2K Sports muestra su dominio en las canchas virtuales mientras celebra los 20 años de baloncesto NBA 2K.

Nota Revogamers

NBA 2K cumple 20 años redefiniendo los juegos de deporte, con los mejores gráficos, las mecánicas más realistas, modos de juego innovadores y un entorno abierto cautivador, “El Barrio”. Con NBA 2K19, la saga vuelve a superar sus propios límites y acerca el juego aún más a la cultura y la emoción del baloncesto real.

8.5

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó  Frang46 hace 2 meses, 3 semanas.

Debes estar registrado para responder a este debate.

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.