Seguir
Portada » Análisis » Runbow Deluxe Edition

Runbow Deluxe Edition

Runbow fue uno de los nindies que más sorprendió en Wii U y que permitía partidas de locura para hasta nueve jugadores en modo local y online y que hacía uso del juego asimétrico de la consola para uno de sus modos. Descartando por razones obvias esto último y al noveno jugador en modo local, el juego llega ahora a Nintendo Switch con todo lo que lo hizo grande, y encima con la posibilidad de hacerlo en formato portátil y ser compatible con cualquier tipo de control.

Somewhere over the Runbow

En Runbow lo que importa es correr y saltar, pero teniendo en cuenta los colores del escenario y de su fondo. La principal mecánica que lo hace especial consiste en que el fondo de la pantalla tiene un color y va cambiándolo cada pocos segundos, creando así alteraciones en plataformas y otros elementos del escenario, pues si éstos son del mismo color que el fondo, desaparecen. Por tanto, es clave memorizar patrones y anticiparse a los cambios para evitar caídas innecesarias.

Todo ello se hace en escenarios 2D llenos de elementos negros y otros de color. El modo aventura nos propone jugar solos o en compañía con el fin de llegar a obtener un trofeo al final de cada nivel, teniendo una serie de rangos en función del tiempo que tardemos. Son cuatro mundos que pueden llevarnos un mínimo de tres horas enganchados a la pantalla. Una vez lo hayamos dominado nos espera el Bowemoth, un modo para los jugadores más exigentes que si bien puede ser completado en un cuarto de hora, los sucesivos reintentos harán que tardemos considerablemente más tiempo intentando superarlo.

Pero el potencial de Runbow, y lo que lo hace más largo, es su vertiente multijugador competitiva, con tres modos variados que podemos jugar como queramos, eligiendo la música, personajes, el número de rondas y la gama de colores que deseemos. Tenemos así un modo para competir en una serie de carreras, otro en el que hay que ser el último en pie tras “darse de palos” y el tercero, el Rey de la Colina, da la victoria al jugador que se mantenga cierto tiempo en una zona concreta del escenario. Todos pueden ser jugados por hasta ocho jugadores en modo local y nueve en modo online (pudiendo ser hasta cuatro jugadores de nuestra propia consola).

Espectacular Satura

Todo el contenido propio de Runbow es suficiente para hartar, así como sus protagonistas Hue y Val (personalizables con atuendos y color); pero los invitados indies dan mayor variedad y por supuesto permiten que juguemos con personajes que ya conocemos de otros títulos populares, como Commander Video, Shantae o Gunvolt, que iremos desbloqueando a medida que cumplimos ciertas condiciones (desafíos) jugando en los diferentes modos. Así mismo, también conseguiremos música e imágenes para una galería, de forma que se incentiva con premios la consecución de ciertos logros.

Si optamos por comprar la versión física del juego, o adquirimos un DLC por separado si poseemos la versión digital, el juego crece todavía más, con la inclusión de nueva música, disfraces y, sobre todo, un nuevo capítulo de aventura en el que Satura, la enemiga del juego original, tiene un papel protagonista en el espacio, añadiendo con ello nuevas variantes de juego como gravedad cambiante, botones y otros extras que hacen que este capítulo se sienta fresco y más complicado que los del juego normal.

Runbow luce bien en Nintendo Switch (con música y diseños muy animados), tanto en portátil como en modo TV, pero obivamente, si nuestra intención es jugar con gente en modo local, ver el título “en grande” se hace necesario. En general hay pocas cargas y todo funciona sin problemas, a excepción de ciertos problemas muy puntuales del port, que ya se encuentran en proceso de ser solucionados y que si bien no molestan al desarrollo de la partida, chocan un poco y afean una imagen global de un juego fantástico.

Puede que Runbow haya perdido algo de su frescura desde de su salida original, pero es sin lugar a dudas un título genial para jugar en compañía y online si encuentras gente, y que además tiene un montón de contenido para un jugador (que puede también jugarse en cooperativo-competitivo). Además, a pesar de que el color es su temática principal, cuenta con variantes para jugadores daltónicos y así permitir que ellos puedan disfrutar también del juego.

Nota Revogamers

Diversión llena de colores para hasta 9 jugadores.

8.5
Escrito por
Pikmin de nacimiento y strawhard de corazón, colecciono monedas DK por diversión.

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó  Javier Aranda hace 4 meses, 1 semana.

Debes estar registrado para responder a este debate.

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.