Portada » Artículos » Global TestPunch - Impresiones de ARMS

Global TestPunch - Impresiones de ARMS

ARMS Global Testpunch

Durante estas semanas previas al E3, Nintendo nos está preparando para el lanzamiento de su nueva IP, ARMS. Lo está haciendo de forma similar a como ya lo hizo con Splatoon hace ya varios años, mediante una serie de eventos online llamados Global TestPunch. En ellos podemos acceder al juego en su modo online a determinadas franjas horarias y probarlo en su estado actual, que no es el definitivo pero sí se le acerca mucho. Si todavía no lo has probado, este fin de semana habrá más oportunidades de hacerlo. Consúltalo en Revogamers o desde la propia sección de Noticias de Nintendo Switch.

Arturo Albero, Reztes – “Una visión desde afuera del Global TestPunch”

Antes de empezar con las opiniones de Juan David Vargas (Varju) y de Gaizka Iruretagoyena (Everdred), voy a exponer un poco la opinión generalizada de lo que se ve en el foro. ARMS está gustando, pero no está emocionando. La aceptación de Splatoon en su día fue mucho mejor (aunque tampoco fue perfecta y pocos se esperaban un éxito tan grande) que la de ARMS en su Global TestPunch, quizá por pertenecer a un género mucho más mainstream, como es el de los shooters en tercera persona, que el género de lucha de boxeo. No obstante, el juego cumple los estándares de diversión de Nintendo y ofrece una experiencia única, con un control inmersivo (elijas la opción que elijas) y un gran margen de mejora (tanto del propio juego como del jugador).

El precio es uno de los elementos que echa para atrás. Sin embargo, quiero recordar que el precio de Splatoon era uno (50€) y que luego lo podías comprar por mucho menos en la mayoría de tiendas (yo lo compré por 36€ y me venía con amiibo). Con ARMS es previsible que pase lo mismo, así que no te dejes amedrentar por ello si el juego te atrae. Si tienes Nintendo Switch, prueba el Global TestPunch para comprobar si te gusta o no, pero no des por sentado que ese sea el resultado final, ya que pueden cambiar algunas cosas. La lectura de estas impresiones te servirá para descubrir el criterio opuesto pero paradójicamente similar de dos de nuestros redactores. Sin más preámbulos, ¡entremos de lleno en el Global TestPunch del Global TestPunch!

Gaizka Iruretagoyena, Everdred – “Imperfecto, pero ya lo tengo reservado”

Desde la primera vez que se pudo ver, a mí la nueva IP de Nintendo, ARMS, no me llamaba especialmente. Artísticamente siempre me ha parecido brillante, gráficamente puntero y con personajes bastante carismáticos, aunque un peldaño por debajo de los Inklings. En resumen, que me parecía precioso lo que veía, pero en términos de jugablidad y profundidad no encontraba nada que me llamase la atención.

El sábado 27 de mayo a las 2:00 de la madrugada pudimos probarlo en el Global TestPunch y mis temores se cumplieron. Los combates eran repetitivos hasta la saciedad y la gente que no paraba de usar el agarre no ayudaba en absoluto a que me divirtiese. A pesar de ello, me gustó la variedad de combates y modos en las partidas online, de un 1vs1 podías pasar a un 2vs2 o a voleyball. Antes de comenzar el Global TestPunch había un breve tutorial para adaptarnos al control por movimiento con los Joy Con.

Como tutorial me pareció suficiente, pero el control no me gustó lo más mínimo. Soy muy contrario a los controles por movimiento y si bien Nintendo Switch tiene un sistema que supera con creces al visto en Wii, no deja de ser lo mismo sólo que más preciso. Por mucho que refinen el sistema de detección de movimientos, el control por movimiento jamás será competitivo. El juego siempre detectará antes la pulsación de un botón que el movimiento del mando.

Arms Primeras Impresiones

Así que llegaba la jornada del Global TestPunch del domingo con bastante decepción, pero, pese a ello, estaba dispuesto a darle otra oportunidad, esta vez con mando Pro. Jamás pude llegar a imaginar que hubiese semejante diferencia: con mando Pro me ha encantado y me he divertido mucho. Es algo más complejo de controlar, ya que se lanza cada brazo con cada uno de los gatillos, pero es mucho más fácil moverse y esquivar.

Como dije en el segundo párrafo, el control por movimiento está muy bien hecho, pero no es competitivo ni lo será jamás. Yo ya lo viví con Budokai Tenkaichi 3 en Wii, en aquel juego el control por movimiento estaba hecho por y para los fans, para que nos luciésemos. En cuanto entrabas en el modo online o jugabas contra un amigo que usaba el mando de Gamecube te dabas cuenta de que hacía el mismo ataque varios segundos antes. Con ARMS también pasa eso, no es tan exagerado, pero sigue pasando.

En resumen, con el mando Pro sí he podido disfrutar el Global TestPunch: así sí me divierte jugarlo. Me sigue pareciendo que tiene poca profundidad y no tardará en hacerse repetitivo, algo que con Splatoon también me pasó. Las batallas online me parecen más variadas que Splatoon, pero, en conjunto está un paso por debajo de este último. Ahora bien, lo tengo reservado desde hace una semana. Sí, soy crítico y también el primero en no hacer caso a mis propias críticas.

Juan David Vargas, Varju – “El primero de una saga”

Al fin los usuarios de Nintendo Switch hemos podido probar ARMS en su Global TestPunch, el primer triple A de Nintendo que tendremos en exclusiva en la híbrida de Nintendo. Mis expectativas eran altas tras el último Nintendo Direct. ARMS, al igual que la primera entrega de Splatoon, se veía como el típico juego que necesita ser probado para hincarte sus garras y sujetarte delante de la consola durante horas.

Tras probarlo puedo decir que el juego me ha gustado bastante. No tanto como esperaba, ya que las expectativas estaban por las nubes, pero tras una hora de partidas en el Global TestPunch el cuerpo me pedía más. Me ha gustado mucho más jugar con los JoyCons que con el mando Pro. En mi caso funcionaban de maravilla, todo muy intuitivo. Después de probarlo fui a las redes sociales y me encontré con que muchas personas no compartían mi opinión y tras ver varios gameplay en Youtube me di cuenta de que muchos sujetaban los mandos mal, lo cual limitaba enormemente la movilidad del personaje y sus puños.

He de reconocer que aprender a jugar con ellos no fue un camino de rosas, pero tras tres partidas donde perdí por paliza gané nueve consecutivas. ¿Cuándo se produce ese cambio? Cuando te das cuenta de que el juego no se trata solo de pegar puñetazos a lo loco, si no en movilidad y estrategia.

La experiencia con el Global TestPunch me hace pensar que, si bien no creo que llegue a la fiebre de los calamares,  ARMS es un juego que ha venido para quedarse y crear una nueva saga. Es una declaración de intenciones, el juego que soñamos muchos cuando probamos el boxeo de Wii Sports o Punch-Out. Yo ya lo tengo reservado.

¿Te ha Gustado?

0 0
Comentarios
Comentarios
  1. 1.
    El tema del control me recuerda un poco al caso de Starfox Zero. Yo en mi caso no tuve ningun problema en jugar con los joy cons, es más no tengo claro que sea una desventaja precisamente ya que permite mayor precisión a la hora de dirigir los puños.
    También mucha gente se quejaba en las partidas VS 3, dandole al botón Y se cambiaba de oponente fijado.
    Yo tengo ganas de jugar otra vez este fin de semana, a seguir practicando y a hacer ejercicio, que parece que no pero tras 1 hora lanzando golpes algo se nota.
    3.
    Cuando vi este juego en el direct de enero estuve a punto de irme a la cama con la idea de que Nintendo la había vuelto a cargar. No obstante, después de probarlo este fin de semana mi opinión ha cambiado por completo. Me pareció muy bonito, variado, adictivo y divertido (mejor con mando pro), lo tengo reservado a 39'90 (con descuento).

Para comentar tienes que estar logueado

Si no tienes una cuenta, puedes crearte una al instante para comentar.

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó  Arturo Albero hace 1 año, 5 meses.

Debes estar registrado para responder a este debate.

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.