Sonic Mania Logo

Lo estabas esperando, y lo sabes.

Desde que acabase sus andanzas en Mega Drive, los juegos de Sonic no han conseguido satisfacer a sus seguidores habituales. Un sector tradicional ha querido siempre que el erizo volviera a sus orígenes, y en SEGA lo saben, por lo que tras una avalancha de títulos que no han conseguido convencer a su legión de fans (pese a que ha habido algunos ejemplos de calidad como Sonic Generations que han tenido mejor recepción) ha llegado el momento para continuar con la trayectoria que Sonic & Knuckles concluyó hace décadas con Sonic Mania.

Heredero de los 90, rescatando y añadiendo ideas por el camino

Con la intención de revivir al erizo de la era de los 16 bits se ha puesto al frente del proyecto a Christian Whitehead. Dicho desarrollador llamó la atención de SEGA por ser el creador del juego fan Retro Sonic, y por ello le pusieron al cargo del desarrollo de las nuevas versiones de móvil de los clásicos Sonic. Junto a él están los estudios HeadCannon y PadogaWest Games, quienes han tenido la misión no solo de realizar un homenaje por el 25º aniversario del personaje, sino de hacer algo que fuera algo más que una simple reedición de los juegos clásicos.

Homenaje hay, y mucho. Y no solo por recuperar niveles de los primeros juegos, volviendo a ofrecer algunos de sus trayectos y toda su estética. Sonic Mania rescata un montón de ideas que se quedaron a las puertas de ver la luz, como objetos nunca utilizados (la TV Eggman), escenarios (Mirage Saloon), animaciones, sprites y hasta fondos. Todo está medido al detalle, hasta las cosas que parecen menos importantes, como por ejemplo el hecho de que la intro tenga dos tipos de melodías distintas o que las fases especiales parezcan estar hechas con un Sonic que podría pertenecer a la era Saturn.

Tal es el cariño al original que toda la jugabilidad se ha mantenido intacta de Sonic & Knuckles, con todas sus físicas para bien y para mal, y con un nuevo añadido para los amantes del speed-run, el Drop Dash. Con este movimiento, Sonic puede rodar rápido nada más caer al suelo si el botón de salto se mantiene pulsado. Volvemos por tanto a un juego en el que un solo botón nos permite realizar la acción de salto y rodar, en el que la habilidad está sobre todo en controlar la velocidad para poder llegar a los distintos caminos que hay a lo largo de una fase.

Sonic Mania es más que un Sonic 4 (o 5)

Hay muchos secretos escondidos, generalmente vidas, escudos o anillos azules, pero además de ello cada nivel presenta un acceso a fases especiales. Por un lado, si se llega a un check-point con más de 25 anillos, se accede a una fase Blue Sphere, donde se consigue una medalla de bonificación si se recogen todos las esferas azules (mejor con todos los anillos también). Las otras fases especiales están dentro de un anillo gigante, y solo hay uno por acto (y que no puede volver a visitarse). Dentro de cada uno de ellos hay una persecución a un ovni que nos obligará a mejorar nuestra velocidad, atajar y no caernos o chocarnos y, en caso de que atrapemos a la nave voladora, se nos premiará con una Chaos Emerald (sí, con las siete se puede ver un final más completo y manejar a las versiones Super-Hyper de los personajes).

Y sí, hablamos de personajes. En Sonic Mania puede completarse el juego con Sonic, Tails, Knuckles o el dúo Sonic – Tails; cada uno con sus habilidades características, ofreciendo Knuckles además algunas variaciones en los niveles para adaptarse a su estilo. En total, Sonic Mania ofrece ocho slots de guardado, y un clásico “sin guardar” para los que busquen el desafío definitivo. El transcurso de la aventura es algo más largo al habitual, pues hay doce niveles, con dos actos cada uno y un jefe al final de éstos (mini jefe en el acto 1 y jefe estándar en el acto 2). Hay una pequeña historia detrás para justificar el viaje de los personajes y el hecho de que revisiten lugares del pasado y, pese a que tampoco es algo muy complejo, es más divertido si uno mismo ve las pequeñas secuencias que hay entre niveles.

Pero Sonic Mania añade más a la aventura principal. Existe un modo Competitivo local para dos jugadores, en el que tienen que recorrer un acto intentando hacerlo antes que su rival, pudiendo activar o no algunos objetos trampa. Y, como no podía faltar en un juego de velocidad, un modo Crono, que nos invita a superar nuestra mejor marca de tiempo y compararnos con usuarios de todo el globo. Y todavía hay más… ¿recuerdas las medallas de las fases especiales? Pues nos deparan extras interesantes, como la posibilidad de usar otras habilidades, tener un pequeño Puyo-Puyo y otros más que seguro que nos invitan a exprimir todo el jugo de este título.

A nivel técnico, estamos ante un heredero de la era 16 bits, pero funcionando a 60 fps constantes y con animaciones que no funcionarían en su época, además de tener distintos filtros gráficos para buscar el que mejor se adapte a nosotros. Lo mismo ocurre con la música, compuesta por melodías clásicas, añadiendo además variaciones y novedades que podrían haber sonado en los 90 perfectamente, con su característico efecto hipnótico. Hay pequeños glitches en la versión de Switch con ralentizaciones al usar los botones Home y Captura, pero ya están en proceso de ser corregidos.

Sonic Mania Green Hill Zone Act 2

Sonic Mania es todo un homenaje, manteniendo la esencia para bien y para mal (alguno podría pedir algún cambio). ¿Qué más se le puede pedir? En realidad, poco más, salvo una edición física que de paso incluyera las versiones renovadas de los clásicos también. No es perfecto, puesto que es imposible que complazca a todo el mundo, y perfectamente podría pedírsele algún añadido más al menú, pero son detalles muy particulares. Si quieres saber qué hizo grande a Sonic, o bien eres de esos que lleva esperando un juego como los de hace 20 años, ha llegado tu momento de disfrutar (aunque quizá nunca hubieras pensado que sería en una consola de Nintendo).

 

 

Comentarios
  1. 3.
    Hasta a mí, que soy un anti Sonic redomado, me ha sorprendido.
    Es mucho mejor que los originales, aunque el poder ese del fuego no funciona bien, no pega nada en el juego. Nada.
    4.
    Si seleccionas fase con el truco de seleccionar fase, y en esa fase entras en una fase bonus (las de las bolas azules y rojas), y la superas y consigues un emblema, el juego se bugea y se cierra.
    6.
    strunfer
    Estoy muy ocupado en 2017 como para volver a 1995. Para vosotros retrojugadores.

    Mientras Mario avanza, Sonic debe volver atras para hacer algo bueno :cunao:
    Yo creo que cuando se pase el factor nostalgia, el tiempo pondra a este Sonic Mania un escalon por debajo de como se le pone ahora, siendo un 8/10 pero no la maravilla que se vende desde el lado azulon.
    7.
    El problema de Sonic para no poder avanzar es su mecánica inicial de la velocidad. Hay juegos como Runner que se basan en el "no parar" que resuelven muy bien y tienen siempre margen de mejora pero Sonic tiene velocidad cuando le da la gana al diseñador porque hay muchos obstáculos que te dejan incluso totalmente parado.
    Quizá hace falta sentarse tras este título y darle una vuelta para ver qué hay de su concepto inicial que hace que el avance hacia las 3D siempre sea tan controvertido o incluso desastroso.
    Personalmente Sonic me perturba por sus partes "sin control" en las que te lanzas a lo bestia sin saber nada de lo que viene y en 3D ni te cuento. Me frustra. Con Mario hay zonas que se pueden hacer a lo bestia pero siempre tienes control y nunca hace nada que no haya salido de tus dedos. Quizá haya forma de quitar esa sensación "on rails" de Sonic.
    8.
    pagantipaco
    El problema de Sonic para no poder avanzar es su mecánica inicial de la velocidad. Hay juegos como Runner que se basan en el "no parar" que resuelven muy bien y tienen siempre margen de mejora pero Sonic tiene velocidad cuando le da la gana al diseñador porque hay muchos obstáculos que te dejan incluso totalmente parado.
    Quizá hace falta sentarse tras este título y darle una vuelta para ver qué hay de su concepto inicial que hace que el avance hacia las 3D siempre sea tan controvertido o incluso desastroso.
    Personalmente Sonic me perturba por sus partes "sin control" en las que te lanzas a lo bestia sin saber nada de lo que viene y en 3D ni te cuento. Me frustra. Con Mario hay zonas que se pueden hacer a lo bestia pero siempre tienes control y nunca hace nada que no haya salido de tus dedos. Quizá haya forma de quitar esa sensación "on rails" de Sonic.

    Sonic se basa precisamente en eso, en la alegría y diversión de lanzarte a toda pastilla sin control; no necesitas saber con precisión milimétrica lo que hay delante, tú corre, salta cuando creas que hay que saltar y rueda cuando quieras rodar. ¿Que te golpea un enemigo?, sin problema, recoge un par de anillos y sigue adelante. Además, con el nuevo movimiento, en el que sales rodando en cuanto tocas el suelo, hay incluso menos riesgo de entorpecer el ritmo de juego. En Sonic el error no se penaliza tanto como en Mario, que a lo sumo tienes dos oportunidades seguidas de fallar y el resultado casi siempre es la muerte y vuelta a empezar.
    Sonic Mania es una absoluta maravilla del diseño de juego, con secciones medidas al milímetro que siempre consiguen sacarte una sonrisa de complicidad. ¿Hay otras secciones sin control? Sí. Y no molestan en absoluto. Porque siempre son divertidas, y realmente nunca llegas a perder el control al 100%; siempre hay recompensa para los que tienen reflejos suficientes como para reaccionar a tiempo y romper la cadena de la inercia.
    Christian Withehead ha tenido la humildad y la valentía de aprender de los demás que a SEGA tanto le costaba tener. Sonic Mania tiene muchísimo de Freedom Planet (adios a los pozos sin fondo), tiene algo de Runner y se queda con lo mejor de los Sonic de DIMPS. Y, lo más importante de todo, ha dejado de intentar ser "un Mario pero con velocidad".
    Por muy poco que os guste SEGA o el personaje, yo le diría a cualquiera al que le gusten los videojuegos que tiene que probar este título. No se arrepentirá.
    9.
    Pues me alegro de que sea un paso adelante. De tu texto saco que han cambiado cosas para bien favoreciendo la fluidez. Al menos en 2d ha habido una evolución.
    Ahora piensa cómo pasas eso a 3d y que funcione, es difícil pero no creo que sea imposible. La clave puede estar en adaptar mecánicas sin tener reparos a modificar algunas o eliminarlas porque no encajan.
    Que conste que me gusta Sonic como personaje y contraposición a Mario y que cada vez que sale un juego de Sonic que no gusta ni a sus acérrimos seguidores, me da mucha rabia.
    11.
    Lo he estado probando estos últimos días, y ahora que lo he terminado y rejugado sí que puedo opinar bien.
    Empiezo diciendo que los Sonics antiguos apenas los he jugado (aunque sí que me gustaron), el único que he terminado de esos fue Sonic CD (y este, junto a Generations, es mi favorito).
    Pero se nota que Sonic Mania tiene mucho mimo. Sus niveles están milimétricamente diseñados, y se hacen muy disfrutables. Y unos cuantos jefes te sacan una sonrisa. Decir también que aunque haya algo de fanservice, no se hace molesto, y las zonas nuevas no desentonan lo más mínimo con las rescatadas.
    La forma de describir este juego sería decir que es un paso hacia adelante, sin olvidarse del camino recorrido.
    Sin duda, lo recomiendo. Una gran experiencia que no pensé que me la pudiera dar un Sonic nuevo. Un gustazo para la vista, para el oído y para las manos. A ver qué tal sale Forces.