Seguir
Portada » Análisis » Análisis de The Shapeshifting Detective

Análisis de The Shapeshifting Detective

Al igual que tenemos “libros interactivos”, lo mismo ocurre con las películas. Ya Dragon’s Lair lo hacía hace muchos años, pero ahora Wales Interactive nos está trayendo una serie de ellas con actores reales para que tengamos ante nuestras manos una película que podemos ver varias veces, pero con visionados que pueden ser distintos en cada ocasión. Es hora de hablar de The Shapeshifting Detective.

Un crimen y un detective “shapeshifting”

Antes de hablar en materia de lo que ofrece el juego, nos encontramos con una barrera para muchos jugadores: el idioma. Es comprensible que las voces no se doblen al no ser un título de gran presupuesto, pero que los subtítulos tampoco estén en castellano es algo que puede suponer un no rotundo para algunos, ya que aquí el texto y la voz es el 100% del juego. No obstante, hay que aplaudir que todos los intérpretes vocalizan bastante bien (aunque sobreactúen), por lo que no vamos a tener que descrifrar lo que dice gente de acento inglés cerrado.

En esta ocasión estamos ante una trama propia de novela negra en la que debemos resolver el asesinato de una violonchelista (algo que había además sido predicho por un gurpo de tarotistas). Sin embargo, desde el inicio ya tenemos varias dudas relativas no solo al caso y los involucrados sino a nosotros mismos, ya que parece que tenemos un pasado oscuro y un poder un tanto peculiar que desconocemos.

Con la presión de tener que resolver (por diversos motivos) el crimen en menos de 24 horas, es momento de sacar el poder del protagonista: el shapeshifting. Es decir, podemos cambiar para ponernos en la piel de alguno de los personajes que hayamos conocido y así ver el mundo desde su perspectiva (y sobre todo que nos hablen como si fuésemos esa persona).

Una película de domingo por la tarde

Hay cierta linealidad en el desarrollo, pero también alguna libertad de movimiento, pudiendo elegir en varias ocasiones el lugar al que nos queremos dirigir, usando un taxi para ir a los distintos edificios que visitaremos. Lo importante obviamente está en las conversaciones, eligiendo o no (echando “a la papelera” un tema para ignorarlo) distintas opciones para que la trama avance hacia el final.

Podemos jugar con controles táctiles y con botones, y la experiencia en general se siente mejor en portátil. El progreso del juego se guarda automáticamente en ciertos puntos, y la trama varía según nuestros actos, alterando nuestras relaciones con los personajes e incluso el final. Suena perfecto para rejugar, ¿no? Pues el problema es que en caso de que nos interese ver otro final tendremos que volver a empezar desde el principio, tragándonos todos los diáogos de nuevo y volviéndose, por lo tanto, pesado para ser rejugado.

Está claro que no podemos comparar todo el apartado de iluminación, ángulos y escenarios con los de una super producción de Hollywood, pero lo hace todo lo bien que puede. Toda la “acción” se ve casi siempre desde los ojos del protagonista, por lo que va a haber movimientos de cámara frecuentes con planos que cambian de distancia.

The Shapeshifting Detective es una película en duración y contenido, aunque con alguna variante. Se notan las limitaciones de presupuesto y teconología, por lo que estaría bien ver algo así “más grande”. No es perfecto, y le queda mucho para serlo, pero entretiene como lo haría una película de domingo por la tarde, dándonos además “poder” de decisión en lo que ocurre en su trama.

Resumen
Una película interactiva con lo que ello conlleva: poca acción y mucho visualizar. Sabe hacernos protagonistas de la historia y hay suficientes opciones para que sintamos que nuestras decisiones tienen peso en la historia.
6
Justo
Escrito por
Pikmin de nacimiento y strawhard de corazón, colecciono monedas DK por diversión.

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó  Javier Aranda hace 3 semanas, 1 día.

Debes estar registrado para responder a este debate.

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.