forma.8 banner

El dron de Wii U se pasa a Nintendo Switch, y se trae consigo uno de los mejores Metroidvania de los últimos años.

Ya tuvimos la oportunidad de disfrutar de este título en la Nintendo Wii U, cuyo análisis podéis encontrar aquíy esta vez volvemos a ponernos en los circuitos de un dron para comprobar si nuestras sensaciones se repiten o unos meses después y una consola más novedosa entre medio cambian la experiencia de este Forma.8.

Supervivencia y exploración

Si os digo que Forma.8 es un Metroidvania probablemente muchos de vosotros ya podéis haceros una idea de lo que vais a encontrar aquí, así que primero me centraré en los que desconocen este género. Mezclando la aventura con la exploración, en Forma.8 nos encontramos con un dron enviado a una misión de reconocimiento en un planeta aparentemente deshabitado. Nada más llegar nos vemos envueltos en un accidente que nos hace perder todos nuestros poderes, así que tendremos que tratar de sobrevivir como podamos mientras cumplimos con la misión que se nos encomendó.

El diseño de este planeta es toda una experiencia en sí mismo, llenándolo de vida y al mismo tiempo representando cada centímetro de las distintas pantallas que deberemos recorrer como un lugar muerto en el que cualquier pasado fue mejor. Estas pantallas se encuentran unidas cual laberinto, permitiéndonos llegar de unas a otras para buscar los elementos que necesitemos para seguir avanzando en nuestra aventura, algo típico de este género que si bien a nivel personal nunca me ha terminado de convencer, el apartado técnico de Forma.8 consigue que siempre quieras explorar más y más para saber qué te espera en la próxima habitación.

Los poderes que perdemos al empezar el juego los iremos recuperando a lo largo de la historia, permitiéndonos pasar del modo supervivencia a uno más ofensivo. Por ejemplo, podremos realizar una onda expansiva que dañará a los enemigos que tengamos alrededor, que al morir soltarán una especie de aura de color claro que nos recuperará vida cuando las cojamos. Otro de los poderes que tendremos será una mina que podremos dejar puesta en cualquier sitio y explotará unos segundos después. Además, podremos combinar ambos poderes para, con la onda expansiva, lanzar la mina contra enemigos lejanos sin tener que acercarnos y evitar que nos hagan daño. Y os aseguro que lo necesitaréis, puesto que aunque al principio todo parece inofensivo, conforme avancemos Forma.8 se convertirá en un reto mayor y la vida no sobrará en ningún momento.

forma.8 4

Sí, es muy bonico

Si hay algo que destaca en Forma.8 es, como ya he dicho, su apartado técnico. Con la mayor parte del escenario en negro, destacan los colores rojizos como señales de aviso y los colores claros para marcar esas auras de vida. Esto consigue una mezcla de colores espectacular que llama la atención antes siquiera de empezar a mover a nuestro protagonista. Pero de nada sirve un apartado artístico destacable si no le acompaña un buen apartado sonoro. Estamos de suerte, pues éste no se queda atrás y añade aún más realismo y sentimiento a todo lo que vemos en pantalla, logrando una armonía entre imagen y sonido de la que muchos juegos carecen. Los controles son muy sencillos, aunque cada movimiento que realicemos con el dron nos dará una respuesta en forma de inercia, lo cual nos dificultará movimientos repentinos, giros y esquivar según qué ataques de los enemigos. Es algo a tener en cuenta a la hora de afrontar distintas situaciones si queremos salir con vida.

Recordemos que nuestra misión principal es la de explorar el planeta donde nos encontramos, encontrándonos puzzles a lo largo del camino que deberemos resolver y distintos combates que habrá que superar para seguir avanzando en esta aventura. Además, si sois de los que nunca os cansáis de explorar y buscáis más retos, también disponéis de coleccionables y aumentos de vida que alargarán vuestra experiencia de juego unas horas más, aunque las 6 horas que os costará terminar la historia no se os harán cortas con el precio que tiene.

forma.8 5

Ser un dron mola mucho

Pues sí, para qué engañarnos. Y si además estamos en un planeta tan bonito, tenemos poderes y solo cuesta 9,99€, ¿qué más vamos querer? Los fans de los Metroidvania estáis tardando en comprar Forma.8, y para principiantes del género como yo es un título genial para adentrarse en él e irse preparando para lo que vendrá en el futuro con Metroid Prime 4. Os gustará, y no poco. Es una oportunidad perfecta para iniciarse en estas aventuras laberínticas o para quitarse el mono mientras esperamos a entregas más importantes.

Es el Dark Souls de los Metroidvania. (Revogamers no apoya esta comparación. Miyazaki, sí. No me despidáis, porfa)

forma.8 6

Categorías: Etiquetas:
Comentarios