Portada » Análisis » Ys VIII: Lacrimosa of Dana

Ys VIII: Lacrimosa of Dana

Ys VIII: Lacrimosa of Dana es la última iteración de la veterana saga de Nihon Falcom, que comenzó sus andadas allá por 1987. Todos los juegos de la saga principal están protagonizadas por Adol Christin, conocido como “el rojo” por su peculiar color de pelo, un aventurero profesional con facilidad para toparse con las maldiciones o profecías locales. La saga Ys se caracteriza por su estilo de juego, de Hack & Slash y rol, habitual en los años 90 con juegos como Terranigma, Secret of Mana o Secret of Evermore, pero que a día de hoy es difícil de encontrar. Ys VIII es la mejor entrega de una saga con una gran cantidad de seguidores fieles, habiendo conseguido convertir su punto débil de antaño en una de sus mayores bazas. Desde luego, se trata de uno de los mejores juegos para disfrutar en Nintendo Switch este 2018.

La isla maldita de Seiren

En Ys VIII: Lacrimosa of Dana volvemos a encarnar al aventurero Adol Christin. La aventura sucede entre Ys VI: Ark of Napishtim e Ys Seven, pero no es necesario saber absolutamente nada de esos juegos. En esta saga, las tramas no están conectadas, ya que cada una de ellas hace referencia a un lugar y unos hechos concretos, lo que le da un verdadero toque aventurero. Igual que Indiana Jones se adentra en el Templo Maldito o busca El Arca de la Alianza sin que importen demasiado las anteriores aventuras, Adol Christin acaba con los problemas de cada región sin que estos afecten a las demás.

El mundo de Ys está inspirado en el mediterráneo, presentando localizaciones como el imperio Romuno (basado en Roma), Cresa (Creta), Altago (Cartago), etc. Mezcla eventos de diferentes épocas (república romana, imperio romano, edad media, revolución industrial) y añade grandes componentes de fantasía (como el hecho de que haya dos lunas), lo cual hace que el mundo de Ys nos resulte familiar y misterioso al mismo tiempo. Aparte, cada región tiene sus propios dioses locales, como en las tradiciones religiosas de Oriente Medio, lo que permite que Adol se enfrente a rivales humanos y místicos por igual allá donde sus aventuras le llevan.

En este caso, Adol y Dogi, su inseparable -pero rara vez jugable- amigo desde el primer Ys, se embarcan como marineros a bordo del Lombardia, ya que necesitan desplazarse a su siguiente aventura y no tienen medios económicos para hacerlo. Sin embargo, pronto el capitán Barbaros nos hablará de la isla maldita de Seiren, la cual bordearemos a lo lejos. Desde ese momento uno ya puede averiguar cuál será el destino del barco. Así, empezamos la verdadera aventura como náufragos en una isla hostil, donde casi todo nos quiere matar, pero antes, en el prólogo, habremos tenido la oportunidad de, sin saberlo, entablar conversaciones con casi todos los personajes del juego, lo que es una forma muy original y efectiva de empezar la aventura y, además, fomenta la segunda vuelta.

Ya en la isla Seiren nos iremos topando con los diferentes náufragos e incluso fundaremos un pueblo, que será la base de todo el comercio y las actividades sociales. Ys VIII es un juego en cuya trama se mezclan ideas de series y películas tan diversas como Perdidos (Lost), Call me by your name, Piratas del Caribe o Se ha escrito un crimen (Murder she wrote). Combinaciones que hacen que la historia esté llena de sorpresas y sea uno de los puntos fuertes del juego.

La saga Ys se había caracterizado por centrarse en la música y la jugabilidad, ofreciendo tramas entretenidas pero meramente funcionales. En Ys VIII, sin embargo, la trama está a la altura de las mejores del género gracias a la variedad y la naturalidad de las situaciones. Pero lo mejor de todo son los personajes, perfectamente escritos y cada uno con sus propias motivaciones, que no necesariamente están relacionadas con la trama principal.

De hecho, hay muchas tramas divergentes y muchas menos casualidades causales de lo que es habitual en los juegos de rol japoneses. En esta aventura todo fluye con la naturalidad de las grandes aventuras, la finalidad de los aventureros no es ambiciosa, sino que es simplemente salir con vida de la isla. Y de paso, descubrir los secretos y la maldición que atemoriza a todos los navegantes de la zona. Y luego está Dana, que da nombre al juego pero cuya papel en la trama no será revelado hasta muy avanzado el juego, porque hay cosas más importantes que hacer. Hay que seguir con vida.

En definitiva, tanto la trama general como los personajes por sí mismos están diseñados y escritos con maestría, una maestría nunca antes vista en la saga Ys y que solo se ve en los juegos de primera línea. Especialmente en una época en la que hasta los personajes de juegos de primera línea como Xenoblade Chronicles 2 no terminan de convencer, encontrarte con un elenco como el de Ys es reconfortante y esperanzador. Pero las virtudes no acaban en su genial trama y diseño de personajes…

La espada de Adol sigue ágil como siempre

Ys VIII hereda el sistema de juego de Ys Seven y de Memories of Celceta, los juegos anteriores. Manejamos a un trío de aventureros, cada uno con un arma diferente efectiva contra distintos tipos de enemigos. Podemos hacer ataques normales, ataques especiales, saltos y esquivar ataques. Además, podemos hacer uso de las técnicas avanzadas Flash Guard y Flash Move. La primera consiste en pulsar el botón que activa las habilidades justo en el momento anterior a recibir un golpe y la segunda consiste en hacer lo mismo, pero con la acción de esquivar. En ambos casos, se dispara un tiempo bala que nos permite masacrar a los enemigos con mayor facilidad.

Este sistema es fácil de controlar, pero profundo y divertido cuando tenemos que combinar las diferentes habilidades. Si nos parece muy fácil o muy difícil, hay hasta cinco niveles de dificultad, pudiendo cambiar entre los cuatro primeros en cualquier momento de la partida. El último es solo para los valientes. Además, cada personaje tiene su propia habilidad final, de gran poder destructivo.

Podemos hacer uso de objetos para curarnos o potenciar nuestras habilidades. También, salvo en las mazmorras, podemos recuperar vida simplemente estando quietos. Para que no tengamos que estar mirando el contador de vida constantemente, Nihonn Falcom ha desarrollado un sistema muy útil que consiste en indicarnos nuestro estado de salud cambiando la paleta de colores de la pantalla. Cuanto más cerca estemos de la derrota, más en blanco y negro será la imagen. Muy ingenioso y muy útil.

En cualquier momento podemos cambiar entre los personajes activos pulsando Y. Los personajes que no controlamos no pueden caer en combate (se quedan con 1 PV), pero tampoco inflingen tanto daño como si los manejáramos nosotros. Aparte, es posible el cambio entre todos los personajes del grupo, siempre y cuando no estemos en un combate contra un jefe. Los jefes son complicados y conviene ir preparado con objetos curativos para sobrevivir. Al menos en dificultad “difícil”, que es en la que lo he jugado yo.

De aventuras por la isla

Pero en Ys VIII no solamente tenemos que matar enemigos, también hay puzles que resolver, objetos que recolectar, misiones secundarias y minijuegos que superar. Entre estos últimos destaca el minijuego de pesca, similar al de otros juegos como Final Fantasy XV, en el cual tenemos que combinar las pulsaciones de varios botones para conseguir capturar a nuestra presa. También hay un minijuego RAID y otro HUNT, que consisten en acabar con oleadas de enemigos cumpliendo ciertas condiciones.

Las misiones secundarias sirven para mejorar la aprobación de los diferentes náufragos, lo cual tiene consecuencias positivas en el juego. Además, nos sirven para conocer mejor a cada uno de los personajes. Están en su justa medida y son muy variadas, por lo que nunca tendremos la sensación de ser unos meros recaderos o de que nos estén tomando el pelo (como pasa en juegos del calibre de Xenoblade Chronicles 2). Las misiones secundarias son muy interesantes y merece la pena realizarlas todas, lo cual se convierte en una parte esencial de la experiencia de juego y no se hace para nada pesado.

En la isla Seiren el dinero no tiene ningún valor y los diferentes bienes se obtienen mediante el trueque de materias primas. Cada uno de los náufragos cumple un rol en el pueblo, pudiendo conseguir en él armas, armaduras, artefectos y otros objetos necesarios para nuestra aventura. No nos faltará de nada, porque casualmente en el Lombardia habían embarcado los mejores artesanos y médicos del mundo de Ys.

Todos estos elementos hacen que la propia exploración de la isla sea muy gratificante y de la impresión de que haya mucha libertad y naturalidad, a pesar de que los escenarios no sean abiertos y de que no haya ciclo de día y de noche. Simplemente está todo tan bien hilvanado que te da la impresión de que no podría ser de otra forma.

De hecho, la isla es gigantesca y dispone de una gran variedad de zonas. Los escenarios, como ya hemos dicho, no son abiertos pero están conectados inteligentemente entre ellos. Con el equipo de aventurero que vamos consiguiendo podemos acceder a diferentes zonas o hacer acciones antes impensables (como escalar hiedra o realizar saltos dobles) y, además, con la ayuda del resto de los náufragos despejamos nuevas rutas y secretos de la isla. La exploración se convierte así en un elemento más de la trama, que nos absorbe desde el primer hasta el último momento. De hecho, sorprende lo bien organizada que está la trama, al permitir al juego reinventarse cada cierto tiempo, sin estancarse jamás y ofreciendo siempre cosas novedosas por hacer.

Aparte de la jugabilidad y la trama, otro de los puntos fuertes del juego es la música. Su estilo es similar al de Xenoblade Chronicles 2, aunque no tiene los mismos niveles de producción. Esto significa que tenemos una música que mezcla lo sinfónico con el rock más cañero, según la situación y el escenario en el que nos encontremos. Destaca sobre todo en su apartado más cañero, donde las piezas de este juego brillan con luz propio.

Si tanto la trama, como la jugabilidad y la música son formidablemente buenas, ¿estamos ante un juego perfecto? Por desgracia, no, aunque se queda muy cerca.

Un port mejorable, el mayor lastre de YS VIII

Por desgracia, en Ys VIII: Lacrimosa of Dana no todo es perfecto. Para empezar, el juego está en inglés (o francés). Y no un inglés básico, sino de nivel intermedio (con inglés “andaluz”, “marinero” y “arcaico”, y muchas variedades más). Después, se nota que Ys VIII: Lacrimosa of Dana es un juego original de PlayStation Vita. Por ejemplo, los enemigos a lo lejos aparecen sin animaciones y, conforme nos acercamos, las animaciones se van cargando. Es una forma ingeniosa de conseguir introducir un juego tan enorme como este en PSV, pero que no era necesaria en Nintendo Switch.

Aparte, las texturas son pobres aunque emplea con grandes resultados las mismas técnicas que en su día utilizó Xenoblade Chronicles para aparentar un apartado gráfico superior. Es decir, se notan sus orígenes pero eso no le impide tener un apartado gráfico bonito y más que digno. En PSV debe de ser, sin dudas, uno de los mejores juegos de su catálogo. Este ahorro en lo técnico, sin embargo, hace que los tiempos de carga sean prácticamente inexistentes, lo cual es muy beneficioso para un juego de esta naturaleza. Si no quieres notar estos problemas técnicos, puedes jugarlo en modo portátil donde el juego se ve súper bien. Todos estos fallos se notan solamente cuando pones la consola en el Dock.

Una de las cosas que más chocan es que NISA, la encargada del port, no haya incluido ningún tipo de vibración. Se nota especialmente en el minijuego de pesca, donde echaremos de menos sentir la fuerza de los peces intentando evitar nuestro anzuelo.

En este sentido, el juego es increíblemente bueno, pero el port que ha realizado NISA no está a la altura de las circunstancias (aunque por lo menos no la han liado, como sí lo hicieron en la versión de PC). Eso sí, la empresa se ha responsabilizado de sus errores y han conseguido subsanar los más importantes en 4 actualizaciones ya disponibles. En este sentido, mal por haber lastrado el resultado final del juego pero bien por haber podido salvar los muebles tan rápidamente. Para la próxima, ¡hay que añadir vibración y traducción en castellano! Para los interesados, la aventura de Adol está disponible con voces inglesas y japonesas mediante actualización gratuita.

Por otro lado mucha gente lo ha comparado con Xenoblade Chronicles 2, llegando incluso a afirmar que Ys VIII tiene todo lo que le falta al juego de Monolith Soft. Sin embargo, las comparaciones son odiosas y, en realidad, son juegos que pertenecen a subgéneros muy diferentes, siendo el de Nihon Falcom un juego orientado a la acción y el de Monolith Soft. mucho más al rol tradicional. En los apartados técnicos comparables, se nota que juegan en diferentes ligas, siendo Ys mucho más discreto. El de Nihon, sin embargo, cuenta con un elenco mucho más atractivo y una historia más natural, que podrá gustarte más o menos. Lo saco a colación porque es uno de los temas de moda en Youtube y para evitar confusiones: Son juegos diferentes y lo mejor es poder jugar a ambos. Junto con Mario,  Zelda y Mario+Rabbids, forman mi Top-5 de Nintendo Switch. A nivel personal, prefiero Ys VIII principalmente por el subgénero al que pertenece, que es mi favorito. De la misma forma, también habrá mucha gente que prefiera Xenoblade Chronicles 2.

El “tapado” de 2018

Ys VIII: Lacrimosa of Dana es uno de mis juegos favoritos de Nintendo Switch, una consola que tiene la suerte de disponer de The Legend of Zelda: Breath of the Wild, mi juego favorito de todos los tiempos. Tiene mucho mérito, por eso, que en un catálogo con tanta competencia y a pesar de lo precario del port, consiga convertirse en uno de los mejores juegos disponibles. Si tienes nivel de inglés (o francés) suficiente y te gustan los juegos de tipo Action RPG de la época de SNES (Terranigma, Secret of Mana, etc.) , yo no me lo pensaría mucho, Ys VIII: Lacrimosa of Dana supone la verdadera puesta al día del género. Y, además, cuenta con una trama y una música excepcionales. Ojalá sigan llegando los títulos de la saga Ys a Nintendo Switch, ya que Ys VIII es un más que digno juego de sobresaliente.

Nota Revogamers

Llega a Nintendo Switch una de las mejores aventuras de 2018. Adéntrate en la isla maldita de Seiren junto a Adol y compañía.

9.5

¿Te ha Gustado?

0 1
Comentarios
Comentarios
  1. 1.
    Después de 20 horas voy a atreverme a dar mi valoración personal de un juego que estoy disfrutando muchísimo pero al que cada vez le encuentro más peros que lo alejan de la excelencia.
    Primero, coincido en que la historia está bastante bien hilada, aunque como hemos hablado tiene momentos de telenovela barata que ojito, pero esta no empieza a desarrollarse como es debido hasta el capítulo 3, lo que hace que pasemos entre 10 y 15 horas deambulando por la isla buscando gente que sí, tiene sus propias motivaciones, pero estas, por norma, no influyen sobre el devenir del campamento. Lo dicho, salvo honrosas excepciones. Tampoco influiremos nosotros en nada pese a poder elegir qué respuesta queremos dar, recuperando, en este caso para mal, algo típico de los RPG de los 16 y 32 bits y que yo pensaba ya superado.
    Y cómo la vivimos es ciertamente mejorable. Los NPC hablan con nosotros y nosotros con ellos en estático, con a veces eternos e insufribles cuadros de diálogo de los de pasar con A constantemente. Lo de la secuencia animada de inicio es un caramelito que, por desgracia, se queda en aperitivo de nada.
    Jugablemente es donde tiene pocas fisuras. Adol y compañía se manejan de fábula, ahí nada que objetar, y es un gustazo ir subiendo de nivel incluso las habilidades, no solo a los personajes. Sin embargo, ir por el mundo es a veces un poco coñazo, o así me lo está pareciendo a mí.
    Todo el mapa es la isla. Sí, tiene cierta variedad, pero no tanta, a menos que ahora la cosa pegue un vuelco sustancial, aunque ya he visto mucho del norte, pero vaya, quiero confiar...
    Lo del no ciclo día/noche lo que consigue es que veamos siempre a las mismas criaturas exactamente en el mismo número y en los mismos sitios una y otra vez, aunque por suerte siempre podremos decidir pasar de ellas. Y menos mal, porque el hecho de que sean zonas a lo Monster Hunter hace que los enemigos reaparezcan si salimos de la divisoria ficticia y volvemos a entrar, aunque hayan pasado 2 segundos.
    Tampoco ayuda a la sensación de libertad que haya muros invisibles por doquier. Eso de ver una zona más baja, querer llegar a ella saltando y rodar en el sitio es de traca y denota falta de planificación o de diseño.
    Y llegamos a los objetos. Por lo general todo está bien medido, los que consigues, los que gastas, con los que haces trueque... Pero los que te equipas ya es otra historia. Hablo de los de escalar, bucear... Eso de tener que estar cambiándolos constantemente es un cortarrollos absoluto. Menos mal que con el tiempo ganamos algún hueco más.
    Ah, y el minijuego de pesca es un hacer lo mismo una y otra vez, ni siquiera los especiales suponen reto alguno.
    Voy ya a algo no muy importante para mí pero que hay que remarcar, el aspecto visual. Se nota que no es un juego diseñado para aprovechar la potencia extra de PlayStation 4, Switch y PC, pero no queda mal en general. Lo de los enemigos al fondo con animaciones a medias sí canta, pero se le perdona. En portátil se ve mejor, al menos más nítido que Wolfenstein II, de hecho.
    En la música no pudo estar del todo de acuerdo contigo Arturo. Sí recuerda a Xenoblade, muy a lo lejos, pero recuerda, especialmente algunas piezas, pero otras... Por no hablar de que como no hay ciclo día/noche, tampoco cambian al rato, así que las oiremos una y otra vez, y otra, y otra... Y sí, las guitarreras son mejores, menos la de las cazas nocturnas que qué machaque XD.
    En inglés.
    Y acabo.
    Puede parecer que le veo muchas cosas mejorables, pero insisto, en su conjunto me está encantando y aprovecho cualquier hueco para darle caña.
    Es un juego que trae los 16 bits al hoy de una forma evolucionada pero lineal, con todo lo bueno y lo malo que eso significa.
    Adol no tiene carisma alguno, ni en diseño ni en personalidad, btw, menos mal que el resto de personajes compensan esto.
    Edit: sí se puede poner el texto en automático dando a la Y. No mejora el hecho de que hablen parados uno frente al otro pero it's something.
    2.
    Pues quiero aprovechar que también ha jugado Dee para preguntar si habéis probado también el Shining Resonance, me llaman estos dos y claro, hay que dosificar el rol porque son juegos que te duran más de 50 horas. Ahora el siguiente al que le voy a meter del género es el Octopath que ya lo tengo en casa jejeje pero después si no ha salido todavía el Tales Of Vesperia, que es otro prioritario que tengo, quería darle a uno de estos dos y no sé por cual tirar... ambos me llaman pero tienen sus luces y sombras jajaja.
    Edit: El análisis genial como siempre, que se me olvidó comentar :P
    3.
    Del Shining solo he probado la demo y de hecho le dije a Arturo que le echara un ojo.
    Sinceramente, no creo que sea mejor que este Ys.
    4.
    Yo llevo unas 40 horas a Ys VIII y ya me encuentro en la recta final del juego habiendo hecho sino todas, gran parte de las misiones secundarias, y recorriendo por completo el mapa del juego.
    Es un juego dirigido a un público muy concreto. ¿Quieres combates atractivos, exigentes y contra infinidad de bosses? Pues es tu juego. Si crees que te vas a cansar de tanto machacar enemigos quizás debas valorar su compra porque no destaca en el resto de apar. Yo ya sabía a lo que iba y me ha tenido enganchado desde su salida pero es cierto que abre muchos frentes para luego no profundizar en ninguno: pesca, gestión del pueblo, crafting, raids... Y la historia tampoco es ninguna revolución. Es más, tienen más gracia algunas subtramas que el hilo conductor del juego. Hilo que por otro lado, tarda bastante en arrancar como comenta Dee.
    Se le suman algunos defectos técnicos como el truco de las animaciones con menos frames cuando los enemigos están lejos o la resolución dinámica que tanto se está dejando ver en Switch. Una pena que un título de estas características no mantenga una resolución alta y 30 fps estables en todo momento.
    Pero insisto en que jugablemente es muy adictivo. Un Ys en estado puro. Si vende razonablemente bien espero que nos traigan también Memories of Celceta. Estoy postergando su compra en Vita esperando que salga en algún momento en Switch.
    5.
    Yaro
    Pues quiero aprovechar que también ha jugado Dee para preguntar si habéis probado también el Shining Resonance, me llaman estos dos y claro, hay que dosificar el rol porque son juegos que te duran más de 50 horas. Ahora el siguiente al que le voy a meter del género es el Octopath que ya lo tengo en casa jejeje pero después si no ha salido todavía el Tales Of Vesperia, que es otro prioritario que tengo, quería darle a uno de estos dos y no sé por cual tirar... ambos me llaman pero tienen sus luces y sombras jajaja.
    Edit: El análisis genial como siempre, que se me olvidó comentar :P

    Ys >>>>>> Shining.
    Puedes esperar al análisis del shining, que sale esta misma semana, pero ya te lo adelanto yo.
    En fin, para mí es lo que es, un juegazo. Pero entiendo que igual a otros no os pueda gustar tanto.
    Si os sirve de consuelo, no soy yo el único que piensa que es un juegazo, jejeje. Y la "comparativa" con Xenoblade 2 la he puesto no porque crea que son comparables, sino porque se está haciendo en YT y creo que es injusta (comparan lo bueno de Ys con lo malo de Xeno, dejando en mal lugar al de monolith soft. ).
    En fin, a mí me encanta, pero tened en cuenta también la opinión discordante de Dee, que es una gran segunda opinión y os dará una imagen más concreta del título.
    Pero vamos, junto con Octopath Traveler, creo que son lo mejor del verano. Y no creo que sean peores que el Tales ninguno de los dos (es más, conociendo la saga Tales of, creo que al menos el Ys sí que va a ser más de mi agrado).
    ¡Y ojalá se animen con el Celceta!
    6.
    Pues entonces me lo habéis dejado claro jajaja, le tiraré primero al Ys y después le tiraré al shining cuando me dé más mono de JRPG

Para comentar tienes que estar logueado

Si no tienes una cuenta, puedes crearte una al instante para comentar.

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó  Arturo Albero hace 4 meses, 4 semanas.

Debes estar registrado para responder a este debate.

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.