Agua fresca para el verano en Nintendo 3DS. ¡Que no te pase desapercibido porque es uno de los mejores títulos del año para la portátil!

Con la salida de Nintendo Switch todos pensábamos que la nueva Nintendo, la cual está irreconocible realizando acierto tras acierto, abandonaría sus anteriores sistemas de entretenimiento para volcarse al 100% con su nueva consola.  Pero no es así, ya que el horizonte de lanzamientos de la Nintendo 3DS cada vez es más lejano y lo más peculiar de todo es que aparezcan juego tan buenos como el que nos ocupa. Continúa leyendo para saber por qué nos ha sorprendido Ever Oasis.

Ever Oasis, agua fresca para el verano en Nintendo 3DS

Lo primero que vemos al ponernos a los mandos de Ever Oasis, es la selección y caracterización del que va a ser nuestro protagonista y guardián del Oasis: elegimos si va a ser chico o chica, el color de su piel y el de sus ojos, y también podemos ponerle el nombre que queramos o dejar el que viene predeterminado, Tethu o Thelei. Lo siguiente que veremos es un despliegue artístico, tanto visual como sonoro sorprendente.

Tanto gráficos como diseños están a gran nivel, siendo, posiblemente, de lo mejor que ha parido nuestra Nintendo 3DS. Empezando por el diseño de personajes, tanto principales como secundarios, poseen una caracterización que recuerda a la de otros juegos (Final Fantasy) pero que consiguen tener una personalidad propia con ayuda de los detalles que poseen. Los escenarios son amplios, bellos y llenos de detalles y relieves. Consigue reflejar amplios escenarios desérticos con belleza, dotándolos de efectos que quedan la mar de vistosos (gotas de lluvia desapareciendo en la arena, el viento llevándose granos de arena). Sorprende la gran variedad de localizaciones basados principalmente en el desierto que, a riesgo de ser monótonos y parecidos entre sí, consigue que sean  diferentes y complementarios, sin que el diseño más frondoso de unos choque con la imagen más árida del otro, componiendo así, y haciéndonos pensar que estamos ante un auténtico desierto. Un desierto lleno de magia, ya que la paleta de colores marca de la casa seduce nuestros ojos con colores vivos.

Respecto al apartado sonoro hay que decir que es impecable. Con elaboradas composiciones que saben captar la esencia del desierto y ponen ritmo a nuestra travesía. La música es de gran calidad y se adapta con acierto a las distintas situaciones que nos encontramos en la aventura. Simplemente un placer para los oídos. Ever Oasis hace uso del efecto 3D de la consola correctamente. La segunda pantalla es utilizada para mostrar el mapa y los distintos menús del juego. El juego carece de funciones online ya que es un juego para un sólo jugador.

Ever Oasis nos transporta a un lejano desierto donde la supervivencia, complicada ya de por sí, es amenazada por una fuerza oscura que atrapa el alma de los seres que ahí habitan, el Caos. Nadie sabe como surgió esta amenaza, pero los guardianes del desierto con ayuda de los Djinn, seres espirituales que protegen el desierto, crearon un lugar próspero donde mantener al Caos alejado y sus habitantes a salvo: El Oasis. Tras siglos de tranquilidad el Caos ha resurgido con más fuerza que nunca devorando todos los Oasis. Nuestro objetivo es proteger el nuestro a toda costa y para ello tendremos que salir a explorar el basto desierto hasta hallar los cuarzos de luz, la única fuerza capaz de combatir el Caos.

Bajo esta premisa se despliega un enorme desierto que descubrir, pero sobre todo explorar. Salimos de las fronteras de nuestro Oasis en nuestra búsqueda de los cuarzos a la vez que para llenarnos los bolsillos de suministros, los cuales encontramos de los cactus, vasijas y derrotando los múltiples enemigos que aparecen a nuestro paso. No es solo arena lo que pisaremos, ya que vamos a atravesar múltiples ruinas, poblados y sobretodo mazmorras que componen este rico mundo que han creado para nosotros.

A la batalla

Los enemigos que nos encontramos en el juego son representaciones de animales e insectos típicos que se pueden encontrar en un desierto, como escarabajos, serpientes o suricatos, pero consumidos por el Caos, lo que les otorgar una forma enorme y terrorífica. Los enemigos son numerosos y a medida que avanzamos en la aventura no dejan de sorprendernos con nuevas clases. Estas criaturas no dudarán en atacarnos en cuanto nos aproximemos a ellas.

Los combates suceden en tiempo real. En combate disponemos de un botón de ataque A y otro de ataque fuerte X. Con el gatillo L fijamos la vista en el enemigo al que nuestro grupo atacará al unísono. Con la cruceta alternamos de inmediato el control entre los tres personajes que componen el equipo. Con el botón B esquivamos hacia la dirección que indiquemos y con el botón Y guardamos nuestra arma para salir huyendo cuando la batalla nos supere. A veces, huir es la mejor opción. Además, algunos personajes cuentan con un poder especial, el cual se recarga a medida que provocamos daño en los enemigos y empleamos con el gatillo R, pudiendo ser un ataque potente o mejora de los parámetros de nuestros personajes.

Los combates los afrontaremos, al menos en un comienzo, de manera individual, pero desde que nuestro Oasis alcance un determinado tamaño y hayan varios habitantes (concepto que explicaremos más adelante) podemos formar grupos de hasta tres personajes para salir al exterior. Es importante elegir quién nos acompañará, ya que uno de los aciertos del juego reside en las habilidades de los personajes. Cada raza y/o arma equipada, ya que algunas solo pueden llevarla determinados personajes, tiene ventaja/desventaja sobre un tipo de enemigo.

La combinación de los tres personajes en el combate es clave para alcanzar la victoria. Podemos elegir el control del personaje que queremos en cualquier momento, pudiendo cambiar al que se encuentre en la mejor posición para encajar el ataque, o el que se encuentra en la distancia lanzando proyectiles, por ejemplo. También es esencial conocer los patrones de ataque de los enemigos, ya que cada cual tiene el suyo propio y ser alcanzados no solo nos resta vida, sino que también nos puede aturdir unos segundos y suelen ser varios los enemigos los que nos ataquen a la vez. Como veis, la gestión del grupo y las habilidades de los mismos dotan al combate de una dimensión extra a la hora de encarar los combates.

Si uno de nuestros compañeros es derrotado en medio de un combate no significa el fin, ya que mientras al menos uno de los componentes siga en pie aún hay esperanza. A medida que se desarrolla el combate, estos personajes compañeros irán recuperando la vitalidad a cuenta gotas, por lo que si resistimos lo suficiente podrán reincorporarse a la batalla. También podemos reanimarlos más rápido situándonos junto a ellos y pulsando A constantemente como si de una RCP se tratara, pero hay que tener cuidado con los ataques de nuestros enemigos que seguirán atacándonos sin descanso. La partida acaba cuando los tres personajes caen en combate, en donde tendremos que volver a comenzar desde el último punto de guardado. De esto último no hay que preocuparse, ya que contamos con varios puntos de guardado, tanto en el Oasis como en varias zonas del mapa.

Explorando calabozos

Otro punto importante de la jugabilidad son las mazmorras. Las mazmorras son sucesiones de pantallas que aguardan pequeños retos para el jugador. Estos retos pueden ser derrotar a una sucesión de enemigos o a un jefe intermedio y la resolución de puzles. Los primeros puzles son simples, pero según avanzamos son más complejos. Lo cierto es que utilizan con ingenio las habilidades de los personajes y son entretenidas de realizar, pero en ningún momento suponen un verdadero reto que haga que pausemos el juego para pensar en su resolución, salvo cuando nos demos cuenta de que aún no disponemos del personaje con la habilidad requerida.

En las mazmorras también encontramos materiales que pueden ser imprescindibles para nuestro Oasis. Además hay cofres y salas que solo son accesibles con una determinada habilidad. Esto garantiza volver a recorrer las mazmorras con varios personajes para poder completarla al 100%. Estas son algunas de las habilidades que tienen nuestros compañeros: Tethu tiene el poder del viento y es capaz de lanzar pequeños torbellinos, que a medida que avanzamos en la aventura son más grandes; uno de los personajes tiene la habilidad de convertirse en bola y pasar por pequeños agujeros; también tenemos a los Serkehr, que con su gran fuerza pueden destruir rocas que bloquean el camino.

Así, nos vamos adentrando poco a poco en la mazmorra, consiguiendo llaves que nos abran puertas con candado hasta alcanzar la llave maestra, que es la que abre el portón que nos lleva hasta el jefe de la mazmorra.  Cada mazmorra tiene un jefe final diferente con sus propias mecánicas que hay que aprenderse. Estos combates son los más intensos de todo el juego ya que los jefes son realmente poderosos. Tras derrotarlo nos espera un gran cofre que contiene uno de los cuarzos de luz que hay que abrir con la habilidad de viento de Tethu.

El juego tiene un alto componente RPG y eso lo apreciamos principalmente en la subida de nivel y en la personalización de todos los personajes y del propio Oasis. Subimos de nivel principalmente derrotando a enemigos, pero esta subida no se aprecia de inmediato. Tras regresar al Oasis de la expedición se inicia el conteo de nuestras hazañas y es donde se produce la suma de la experiencia conseguida. Con la subida de nivel conseguimos nuevas combinaciones de ataques.

Combatir con enemigos con un nivel inferior al que poseemos en la actualidad apenas otorga experiencia. No importa a cuantos enemigos derrotemos, ya que en Ever Oasis lo que busca principalmente es el equilibrio en la jugabilidad, por lo que de nada sirve pasarnos horas derrotando enemigos para subir de nivel. Así se consigue una sensación de reto cada vez que accedamos a una nueva zona del mapa, ya que según avancemos en la aventura los enemigos son más grandes y poderosos. Eso no quiere decir que un personaje de nivel 12 no pueda derrotar a un enemigo de nivel 16. Le cuesta más conseguirlo pero la recompensa también es mayor.

La personalización de los personajes es otra posibilidad de Ever Oasis, aunque esto es meramente estético. Podemos cambiar las vestimentas,tanto corporal como de la cabeza, con múltiples diseños que podemos conseguir a lo largo de la aventura.

Nuestro personajes pueden ser equipados con una gran variedad de armas. Contamos con varios tipos: espadas, ballestas, boomerang, cuchillas, varas mágicas, lanzas y martillos. Estas armas nos permiten atacar, según con cual nos equipemos, tanto en distancias cortas como largas. Son muchas y su combinación dentro de la formación que conforma el equipo que nos acompaña es importante. Conviene tener personajes equipados con armas variadas porque cada arma tiene ventaja sobre un tipo de enemigo y los que nos aparecen en cada escenarios son muy variados.

Haz de tu Oasis un lugar mejor

Otro de los componentes principales de Ever Oasis es la gestión de nuestro Oasis. Debemos de hacer de nuestro Oasis un lugar bello y seguro para los habitantes del mismo, un lugar donde todos los visitantes del desierto acudan y decidan quedarse para ser felices. Empezamos la aventura sin ningún habitante en nuestro recién formado Oasis. No tardarán en visitarla viajeros sorprendidos por su repentina aparición, proveniente de todas las zonas del desierto y de las 5 razas existentes. Nuestro objetivo es hacer que todo aquel que pase por nuestro Oasis decida quedarse a vivir y para ello debemos hacerles felices y darles lo que nos piden.

Para que un visitante de nuestro Oasis decida quedarse a vivir nos hace una petición o necesita que nuestro Oasis cumpla con alguna condición, como que haya una tienda en donde vendan un determinado producto o que se celebre festivales con asiduidad. Tras cumplir con el encargo llenaremos el corazón del visitante de felicidad y nos pedirá poder vivir en el Oasis.

Por nuestra hospitalidad, el nuevo habitante decide contribuir prestando sus servicios al Oasis o creando una ¨floritienda¨, que vienen a ser comercios donde se vende toda clase de alimentos, objetos artesanales o vestimentas, con la que hacer de su nuevo hogar un lugar más próspero. Las floritiendas se crean con una semilla del corazón del nuevo habitante regada con agua del Oasis y ¡voilá! Se crea la floritienda. Cada habitante se dedica a la venta de un producto en particular. Nuestro Oasis puede tener hasta un total de 50 habitantes.

También disponemos de un huerto en el que plantar semillas y flores y recolectar los frutos que ahí crecen. Podemos regar los cultivos con agua del Oasis para acelerar el proceso de crecimientos o esperar que la naturaleza haga su función, lo cual supone un día o dos de diferencia. Existen más de 20 tipos de semillas para sembrar. Las semillas las conseguimos de los mercaderes que visitan nuestro Oasis de vez en cuando o de los mercaderes de los poblados vecinos que visitamos. Aparte de semillas a través de estos mercaderes podemos conseguir materiales o armas que de otra manera no sería posible.

De esta manera comienza un ciclo, en el cual tenemos que salir en busca de materiales con el que suministrar nuestro Oasis, conseguir que los comercios se expendan, para así atraer a más visitantes y volver a empezar.  Este ciclo también viene dado por el propio ciclo de días del propio juego. Nos levantamos y vemos como pinguhínos (seres con forma de pingüinos que no vienen con la intención de quedarse a vivir, sino de consumir en nuestras tiendas) mercaderes y nuevos visitantes (posibles nuevos habitantes) llegan a nuestro Oasis. Pasamos por el huerto para comprobar como ha crecido y recolectar los cultivos. Una vez hablado con los visitantes y saber lo que nos ofrecen o piden, gestionamos nuestro equipo porque una vez fuera del Oasis no se pueden realizar cambios. Y salimos al desierto en su búsqueda y recolecta de materia prima que nos ofrece la naturaleza desértica.

Los enemigos cambian según nos encontremos bajo el sol o la luna, por lo que los materiales que consigamos también depende de qué enemigos derrotemos. Tras terminar la expedición cuando lo creamos conveniente volvemos al Oasis, para suministrar las floritiendas con los materiales que necesiten, recolectamos los ingresos o sellos que han conseguido gracias a las ventas en cada una de estas tiendas y damos el día por concluido. Y así, volvemos a nuestro hogar para dormir y esperar el comienzo de un nuevo día.

A medida que nuestro Oasis se llene de habitantes podemos subir el nivel del mismo, lo que nos permite instalar más floritiendas en el Oasis y/o plantar más cultivos, y al igual que el número de habitantes nuestro Oasis crecerá en tamaño y color. Pero la función como Guardián del Oasis no solo es hacer que crezca el número de habitantes, sino mantener la felicidad en los mismos. El Oasis cuenta con un medidor de felicidad y para mantenerla llena tenemos que cumplir nuestras funciones constantemente: limpiar el Oasis de las montañas de arena que se amontonan, suministrar las floritiendas con materiales para que puedan seguir produciendo productos, cumplir con los encargos, atraer a nuevos habitantes, o montar festivales. Si nuestro Oasis no es feliz se verá invadida por brotes de Caos representado por plantas del Caos y mariposas del Caos.

Cuidar de nuestro Oasis no solo es una cuestión de estética. La felicidad de nuestro Oasis repercute directamente en nuestra travesía por el desierto, constituyendo el medidor de felicidad del Oasis nuestra propia vitalidad a la hora de enfrentarnos a nuestros enemigos. A su vez, mientras más poder adquiera nuestro Oasis mayor será el ataque de viento de nuestro protagonista y se nos obsequiará con la capacidad de revivir si perdemos en un combate en el mismo punto donde lo hayamos hecho. Lo que sin duda es una característica que facilita mucho salir victorioso hasta de los combates más difíciles.

Además, teniendo en cuenta las dimensiones que alcanza el Oasis haciendo que nuestras tareas para mantenerlo vivaz aumenten proporcionalmente, llegado un punto de la aventura se desbloquean menús de gestión para facilitar el proceso de mantenimiento del mismo. Así, podemos suministrar a las tiendas de materiales sin tener que ir una por una para hacerlo, podemos enviar a un equipo de expedición a determinada zona del desierto para que recolecte materiales por nosotros y podemos encargar a tres habientes que cuiden del huerto. De esta forma se facilita el cumplir con nuestras obligaciones en el Oasis sin que repercuta con el ritmo de la aventura.

La historia de Ever Oasis posee la virtud de carecer de pretensiones. Nos cuenta un relato de supervivencia que invita al jugador a explorar el basto desierto para descubrir todos sus secretos. Empieza muy fuerte, dejándonos un trasfondo muy interesante que sabe mantener la intensidad de principio a fin. Lo que  nos deja al final es una moraleja sobre el compañerismo y la ayuda al prójimo.

Ever Oasis cuenta con más de 150 misiones secundarias. Estas misiones vienen a ser encargos de los habitantes del Oasis y suelen ser muy similares: proporcionarles un tipo de material que se encuentra en una zona concreta del mala, derrotar a cierto enemigo o hablar con un personaje que ha sido visto vagando por el desierto, por poner algunos ejemplo. En un principio estas misiones carecerán de interés salvo por el simple hecho de agrandar nuestro Oasis, pero van adquiriendo pequeñas historias más interesantes a medida que las vamos cumpliendo. Solo podemos acceder a cumplir con las peticiones de una en uno, pero podemos compaginarla con el objetivo principal de la aventura.

Para superar esta sobresaliente aventura hemos empleado 28 horas que se nos han pasado del tirón. Pero la diversión no acaba aquí, una vez visualizado los créditos aún tenemos divertidos objetivos secundarios, como poblar nuestro Oasis hasta llenar el cupo de habitantes (hasta 50 personajes en total) o conseguir que los comercios alcancen su máximo potencial. Además de los encargos que nos piden realizar los habitantes, también podemos conseguir todos los objetos del inventario o superar los laberintos de desafío, en donde nos enfrentaremos en auténticos laberintos a enemigos con un poder nunca visto antes. En total calculamos que la duración puede superar de sobra las 40 horas.

Ever Oasis

Pocas pegas le podemos poner a la experiencia que nos ofrece Ever Oasis, pero si achacamos una falta de personalidad en la mayoría de personajes secundarios que componen la obra. También podemos reprimir, como hemos mencionado más arriba, que no alcance cierta dificultad en momentos como los puzles o que la capacidad de revivir quite presión en los combates, pero esto no corta en ningún momento la diversión ni la intensidad de la que hace gala el título. Rizando aún más el rizo, incorporar voces al menos en las cinemáticas hubiese ayudado a redondear aún más la experiencia.

Grezzo es la desarrolladora detrás de esta nueva ip de Nintendo y viendo como ha sido el resultado final de Ever Oasis se nota cuales han sido sus anteriores trabajos. Ni más ni menos que los remakes para 3DS de  The Legend of Zelda Ocarina of Time y Majora’s Mask. No solo lo decimos por todo el potencial que le saca a la Nintendo 3DS sino por la propia estructura del juego. Ever Oasis rescata mecánicas de estos dos grandes clásicos, que las podemos apreciar en el propio estilo de combate. También es muy similar la forma en la que se estructura la aventura y, sobretodo, en las propias mazmorras, que podrían pertenecer perfectamente a uno de los dos juegos. Se podría decir que Ever Oasis coge el testigo de los juegos clásico de Zelda en 3D y los sitúa en otra perspectiva, añadiendo nuevos elementos como es la gestión de tu propio Oasis, el cual funciona muy buen, siendo un elemento muy gratificante a la ya de por sí gran base que tiene.

En definitiva, estamos posiblemente ante el nacimiento de una nueva saga que rescata mecánicas de grandes juegos del pasado, actualizando su propuesta y añadiendo nuevos elementos que contribuyen a hacer de Ever Oasis una experiencia muy interesante y completa. Como todo juego, Ever Oasis tiene margen de mejora, pero poco más de lo que ofrece le podemos pedir, del que estamos seguros que será un título que ocupe los puestos más altos de todo listado de la última consola de doble pantalla de Nintendo. Ever Oasis es un juego imprescindible para tu Nintendo 3DS.

Comentarios