Seguir
Portada » Análisis » Black The Fall

Black The Fall

Comenzamos el año 2018, un año que se antoja fuerte en cuanto a lanzamientos, aun cuando estos son toda una incógnita para todo jugador de una Nintendo Switch. Tal es el caso que aún estamos empezando el mes de enero y ya se nos echan encima títulos interesantes como Black The Fall. Si la situación de la sociedad actual ya te parece preocupante, la que te encuentras en Black The Fall puede darte un buen susto.

La libertad es resolver puzles

Black The Fall es un juego de puzles y plataformas en 2,5 dimensiones. Nos situamos en un futuro no muy lejano, donde la sociedad vive presa bajo un régimen tirano comunista y está sometida a la voluntad de sus dictadores. Nosotros hemos logrado deshacernos del control al que estábamos sujetos y tenemos que escapar de la prisión sin ser detectados.

De esta forma, avanzamos entre pantallas resolviendo puzles al mismo tiempo que pasamos inadvertidos por los ojos de los guardias. Los puzles se suceden unos a otros, pantalla por pantalla, en las cuales tenemos que activar palancas que nos abran el camino, pasar agachados para que no nos descubran las cámaras de seguridad o dando órdenes a otros presos controlando su mente.

Las pantallas de puzles se combinan con tramos de puro plataformas, en donde tenemos que correr, saltar y esquivar múltiples trampas que se activan a nuestro paso.

Una tristeza hermosa

Dónde saca músculo Black The Fall es en su apartado artístico. Nos ha gustado mucho estéticamente donde se refleja que nos encontramos en una época triste y decadente, donde ver algo de luz no significa estar a salvos. Es el motor que nos empuja a seguir hacia delante en la aventura, siendo capaz de contar una historia, sucesos, sin emplear una sola palabra. Además aprovecha muy bien sus características tridimensionales sabiendo jugar con las imágenes de fondo que interactúan

El apartado sonoro es como nuestro protagonista, silencioso. Prácticamente lo único que escuchamos en toda la aventura son los ruidos que hacen los engranajes de las máquinas, aunque nos ha gustado un momento de la aventura en donde se pone la pantalla a oscuras y tenemos que guiarnos por los sonidos para continuar.

Te he visto antes

El principal problema de Black The Fall es que no presenta originalidad en su desarrollo ni se diferencia jugablemente a nada que no hayamos jugado ya antes. La mayoría de los puzles consisten en esperar a que se mueven elementos del escenario para poder avanzar. Es un constante ensayo y error hasta dar con la tecla puesto que muchas de las muertes no se ven venir.

Por otro lado tenemos que añadir que para superar Black The Fall tardamos alrededor de dos horas de juego. Una vez superado no hemos encontrado ningún motivo para realizar una segunda vuelta a la historia, por lo que la rejugabilidad es inexistente.

Black The Fall es un título que nos ha parecido interesante gracias a su apartado artístico al mostrar poderosas imágenes en pantalla. Aun así flaquea en el apartado donde más debería aportar al género, siendo esto una mayor originalidad que no desemboque en una jugabilidad monótona. Si a eso le sumamos a una duración muy escasa solo podemos dejar a manos del jugador decidir si sus puntos fuertes son suficientes para hacerse con él.

Nota Revogamers

Escapa de esta sociedad opresora.

6

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó  Carlos Firás hace 10 meses.

Debes estar registrado para responder a este debate.

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.