Elliot debe derrotar a sus propios demonios y embarcarse en una aventura llena de peligros y salvar a todos de su enemigo Satar.

No sabemos qué es lo que ha pasado, sólo vemos a nuestro héroe, Elliot, perdido en el bosque, desconcertado por todo lo que ha pasado. Aquí comienza Elliot Quest, un juego en el que nos metemos en la piel de un guerrero que lucha por proteger al mundo y por protegerse a sí mismo de todo lo que le pasa; con su arco, recorrerá diferentes escenarios para cumplir con su misión. Después de su paso en 2015 por Wii U, Elliot Quest llega por fin a Nintendo 3DS.

Un mundo enorme para explorar en Elliot Quest

El principio de Elliot Quest resulta bastante desconcertante, ya que todas las explicaciones se van dando a lo largo del juego y tal vez uno pueda perderse fácilmente del argumento del juego. Es por ello por lo que debemos estar siempre muy atentos a los recuerdos y a los pensamientos del protagonista. A esto, hay que sumarle el hecho de que no hay ningún tutorial inicial que nos ayude y tendremos que ser nosotros los que aprendamos a hacerlo todo.

Aunque contamos con un mapa, no hay ninguna indicación que nos diga a dónde ir, lo cual se puede ver, por una parte, como una senación de estar perdidos, o, por otra parte, como la libertad absoluta para ir donde queramos. Tal vez es precipitado decir que podemos ir a cualquier lugar, puesto que en los escenarios aparecen una serie de obstáculos que sólo se pueden sortear con la habilidad o el equipo adecuado, así que los visitaremos más de una vez.

Contamos con un equipo muy variado

Estas mejoras para poder superar las dificultades se consiguen o bien mientras recorremos una mazmorra o o bien derrotando a uno de los jefes de Elliot Quest; pero con nuestro arco no tendremos problemas a la hora de combatir con ellos o con los enemigos que se crucen en nuestro camino. Ser derrotado tampoco supone un problema muy grande, pues volveremos al último punto de guardado con un pequeña parte de puntos de vida y de magia, pero sin perder lo que hayamos logrado desbloquear, como abir una puerta, conseguir algún objeto…

En el mapa de Elliot Quest hay cuatro templos donde podremos conseguir habilidades de los cuatro elementos para poder proseguir nuestra aventura, plantarle cara a los enemigos y avanzar más rápido. Por ejemplo, con el viento nos convertimos en un tornado inmune a los ataques físicos o con el fuego hacemos que las cajas de madera ardan. Sin embargo, todo tiene un coste, y para usar magia necesitamos puntos de magia, los cuales tienen un límite.

Hay que cuidarse

Al romper los jarrones que hay en la mazmorra o al derrotar enemigos, podemos obtener estos puntos de magia con forma de esferas verdes, corazones para recuperar puntos de vida y monedas para comprar objetos en las tiendas, los cuales pueden ser de gran ayuda cuando casi no nos queda energía, como pociones de vida o de magia, bombas (una vez hayamos conseguido la bolsa de bombas) o plumas para escapar de las mazmorras de Elliot Quest.

Los enemigos no dejan sólo objetos tras su caída, sino también nos dan experiencia para subir de nivel y mejorar nuestras habilidades de combate y las capacidades de recuperación, puesto que con cada nivel podemos aumentar alguno de los siguientes parámetros: velocidad de disparo, alcance, fencuencia de golpe crítico, probabilidad de recuperar el doble de vida o de magia. La cantidad de vida y de magia también se pueden ampliar con objetos especiales para ello.

Para concluir, es importante mencionar que el juego presenta unas importantes ralentizaciones para las cuales se ha diseñado un parche con el objetivo de eliminarlas. Este aún está a la espera de ser aprobado por Nintendo, así que no sabemos muy bien cuando se acabará el problema. No obstante, Elliot Quest es un juego muy interesante, con ese estética de 8 bits tan clásica e inspirado, según los propios creadores —y no hace falta que lo digan para darse cuenta— en el mítico Zelda II: The Adventure of Link, un buen modelo a seguir, sin duda. Eso sí, necesitarás un gran sentido de la orientación para no perderte en el mundo de Urule.

Comentarios