Seguir
Portada » Análisis » OPUS: Rocket of Whispers

OPUS: Rocket of Whispers

Cada vez son más lo estudios independientes que apuestan por ofrecer algo más allá de la jugabilidad. Este, es un medio como cualquier otro para contar una historia, de forma interactiva y logrando algo diferente. Una experiencia distinta a la que podemos ver en un película o leer en un libro. Así, el estudio independiente SIGONO, lleva su segunda obra a Nintendo Switch. Para contarnos una historia sobre la soledad, la amistad y la esperanza en los tiempos más oscuros.

Un cohete hacia las estrellas

Imaginemos un mundo donde las almas de los difuntos necesitan un guía para llegar al mas allá. Luego pensemos en que este lugar de descanso está entre las estrellas. Este es el trasfondo de Opus: Rocket of Whispers, un mundo donde se celebran entierros espaciales. En los que las brujas guían a las almas hasta cohetes diseñados por ingenieros que despegan hacía el cosmos. Pero ocurre algo que rompe el ciclo. Una terrible plaga diezma a la población, progresando imparable hasta que la propia naturaleza decide ponerle fin con un aún más severo invierno. Muchos han sucumbido a la enfermedad y menos aún han resistido el intenso frió, sólo dos supervivientes quedan entre un sin fin de almas en pena.

Así pues, controlamos a los dos únicos supervivientes en kilómetros a la redonda de lo que antaño fue un pueblo famoso por sus rituales. Por un lado tenemos a John, un hombre atormentado por los fantasmas y sus recuerdos. Heredero de una antigua fabrica de cohetes. Mientras que por otro lado está Fei, la última bruja, sobre la que recae un deber sagrado y las esperanzas de toda su estirpe. Como unidos por el destino, ambos se encuentran y se proponen llevar al cabo el último entierro espacial. Es una historia cargada de sentimientos, con unos personajes que se enfrentan a la soledad, la angustia y el fracaso, mientras se agarran a un clavo ardiendo de esperanza. Se apoya de una gran narrativa y diálogos, que nos invitan a conocer más sobre lo que pasó y cual será el destino de sus protagonistas. Todo ello traducido al inglés.

OPUS: Rocket of Whispers

Un viaje a través de los recuerdos

En OPUS: Rocket of Whispers la historia tiene tanto peso que la jugabilidad queda relegada a un segundo plano. Cada día, abandonamos la fabrica que hace de base de operaciones, para explorar los alrededores de un desolado e invernal pueblo. Nuestro objetivo es encontrar las piezas que necesitamos para construir nuestros cohetes o herramientas. Las segundas, nos permiten alejarnos cada vez más y llegar a lugares hasta entonces inaccesibles. Además de recolectar materiales, también encontramos mementos que algunas personas dejaron atrás. Cada uno de estos objetos tiene su propia historia sobre la persona a la que perteneció. Lo que nos da otra visión acerca de lo que pasó durante esos años de infortunio y refuerza la narrativa y el ambiente que nos transmite el juego.

La premisa jugable es bastante básica, consistiendo en un ciclo constante de buscar materiales, volver antes de que caiga la noche para construir algo, e ir un poco más lejos al día siguiente. Para juntar nuevos materiales con los que construir algo nuevo. Lo que por si mismo no tiene especial interés. Más interesante resulta el mundo en sí, que vemos a través de una vista top-down donde nuestro personaje se abre camino entre edificios y bosques cubiertos por la nieve. Este tipo de vista y el diseño de unos escenarios donde predominan los tonos fríos, le sientan de maravilla. Aunque a veces se echa en falta algo de variedad en los entornos. Algo a tener en cuenta, es que no hay ningún mapa, por lo que debemos hacer lo posible por recordar donde se encuentra lo que buscamos. En muchos casos, se nos da una pista visual sobre donde encontrar según que material.

OPUS: Rocket of Whispers

En lo que respecta al apartado visual, el conjunto está bastante bien, aunque es algo limitado en ciertos aspectos. Por un lado tenemos la factoría, el escenario donde transcurren gran parte de los diálogos. Es muy bonito, detallado y hace un interesante uso de formas simples para construir algo complejo. Por otro lado, en los exteriores predominan los bosques y la nieve, como no podía ser de otro modo en una estampa invernal. Pero en este caso su aspecto se acerca más al de manchas, afeando el conjunto. Algo que tampoco nos convence, es el limitado repertorio de animaciones que a veces resulta algo anticlimático. Sin embargo, cabe destacar sus bellas ilustraciones y los retratos con estilo propio, que ilustran etapas importantes de la historia. Por último, sólo queda añadir que la banda sonora es excepcional, con momentos de relax, momentos tristes y un clímax espectacular.

Veredicto de OPUS: Rocket of Whispers

OPUS: Rocket of Whispers es un juego diseñado entorno a una buena historia, cargada de sentimiento y con personajes admirables. En primer lugar, los diálogos están muy buen escritos y hay multitud de detalles por descubrir mientras exploramos ese solitario mundo. Luego, su estilo audiovisual acompaña perfectamente al tono de la narrativa. Aunque por otro lado, la jugabilidad es casi mecánica, implicando cierta repetición, con el único propósito de hacer progresar los eventos. En resumidas cuentas, es un juego para ponerse los cascos y disfrutar durante unas pocas horas de una historia que llega al alma.

Nota Revogamers

Nos vemos en las estrellas

8

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó  Cristian Martinez hace 6 meses, 4 semanas.

Debes estar registrado para responder a este debate.

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.