Seguir
Portada » Análisis » Another World

Another World

Han pasado más de 25 años del lanzamiento de Another World y, a estas alturas, se nos antoja difícil que no hayas jugado a este título. Estamos ante el típico juego que ha salido hasta en tostadoras, y que ahora llega a Nintendo Switch, sin apenas novedades con respecto al que se publicó con motivo del 20 aniversario.

Nada nuevo bajo el sol

Es muy probable que el juego que hoy nos ocupa te recuerde bastante a Flashback, ya que, encontramos a su creador Éric Chahi y Delphine Software. En ocasiones, y de forma errónea, se ha mencionado a Flashback como una secuela de Another World. Si comparamos ambos títulos, vemos que tienen cosas en común. Sin embargo, a pesar de que solo pasó un año entre el lanzamiento de uno y otro, existe una evolución bastante grande en muchos aspectos.

Cuando salió hace 27 años fue toda una revolución. Sorprendió por su historia, -que sin apenas texto nos metía de lleno en una apasionante aventura- pero sobre todo por su apartado técnico y sus cinemáticas, que incluso a día de hoy siguen llamando la atención. Cuando se cumplieron 20 años del lanzamiento, se publicó una versión remasterizada con algunos retoques que añadían mayor resolución al juego. La versión de Nintendo Switch es prácticamente la misma.

Podremos cambiar de los gráficos originales a los remasterizados con solo pulsar el botón X de nuestro mando, y ahí nos daremos cuenta que el cambio, aunque apreciable, no es excesivo. Una de las novedades la tenemos en  la opción de elegir diferentes niveles de dificultad, (fácil, normal o difícil) pero por lo demás, estamos antes el mismo juego que se publicó con motivo del 20 aniversario. Aparte del aspecto gráfico y la resolución, en el menú, podremos elegir diferentes opciones de sonido: original, remasterizado y original + cd consola música.

El juego del ensayo y error

Eres Lester Knight Chaykin, un genio de la física que está trabajando en un acelerador de partículas en su laboratorio. En ese momento un rayo  interfiere en el experimento transportando a Lester a otro planeta. Tras vivir un inicio mítico en el mundo de los videojuegos con una cinemática para la historia, nuestro personaje será capturado por unos alienígenas. A partir de aquí, arranca una aventura apasionante.

Si nos equivocamos, lo volvemos a intentar. Estamos ante un juego en el que fallaremos mucho, pero no pasa nada, ya que tenemos un número ilimitado de vidas. Además, contaremos con puntos de guardado automático que permitirán iniciar la partida desde los últimos checkpoints. En Another World tenemos que averiguar el modo de eliminar al enemigo, esquivar la trampa y escoger el camino correcto. Una vez que sepamos lo que hay que hacer no tiene mucho aliciente, ya que, estamos ante un juego corto, muy lineal y que puede terminarse en unos veinte minutos.

Estamos ante un juego que se termina muy rápido si sabemos lo que tenemos que hacer, por tanto, solo deberían plantearse su compra los nostálgicos que quieran tener el título en la híbrida de Nintendo y, por supuesto, los que por algún motivo aún no lo hayan probado. Estamos ante un juego que merece la pena probar, aunque sea una solo una vez en la vida.

Another World, el clásico 27 años después

Es innegable que Another World ha sabido envejecer muy bien. Estamos ante gráficos simples, pero contando con la limpieza que le otorga la alta definición, sumado a la suavidad de las animaciones y unas espectaculares cinemáticas, nos encontremos ante un título muy vistoso hoy día. En lo referente a la jugabilidad no le ocurre igual, ya que estamos ante un control bastante tosco, que aunque se adapta bien al mando de Nintendo Switch, notamos que lo que era un aspecto negativo en su día, lo sigue siendo en 2018.

Another World ha salido en casi todas las plataformas, por tanto, y como ya hemos dicho, es casi imposible que cualquier persona con un mínimo de interés no haya probado este gran clásico del videojuego. Lo más importante, para elegir esta versión, es la posibilidad de poder jugar -o rejugar-  en nuestra televisión y luego seguir la partida en cualquier lugar. Es un juego que merece la pena probar, sin embargo, el problema lo tenemos en que si sabemos el camino a seguir, y solo hay una forma de acabar el juego, no tiene ningún aliciente. A pesar de su escasa duración siempre es agradable volver a ponerse en la piel de Lester y meternos en el mundo fantástico de Another World.

Nota Revogamers

Otra versión más del juego de 1991.

7

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó  Manuel Luis Mena hace 3 meses.

Debes estar registrado para responder a este debate.

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.