Portada » Análisis » Análisis de Tony Hawk’s Pro Skater 1 + 2

Análisis de Tony Hawk’s Pro Skater 1 + 2

Las dos mejores entregas de la saga de juegos Tony Hawk ya pueden jugarse en cualquier parte gracias a un port tremendamente digno para Nintendo Switch de Tony Hawk’s Pro Skater 1 + 2. Un título 2 en 1 que nos transportará 20 años atrás en el tiempo pero que a día de hoy sigue igual de disfrutable. Y es que, como el propio skater, Tony Hawk’s Pro Skater no envejece.

La vuelta de un mito

Tony Hawk’s Pro Skater 1 + 2 reúne en un mismo cartucho las dos primeras entregas de esta longeva y hasta hace poco ya apartada saga y añade un editor de escenarios que hará las delicias de los más creativos, conservando todos los elementos que las hicieron grandes antaño pero aceptando que el tiempo ha pasado, por lo que se ha adaptado a este y ha hecho remodelaciones, aunque todas para bien.

Es un detalle ver que, al haber pasado efectivamente 20 años, los skaters han envejecido, y eso es algo que se ha trasladado al juego. Pero no solo eso, sino que otros nuevos y de igual calidad han aparecido en los últimos años y también estarán aquí, como por ejemplo Riley Hawk, el hijo del famoso patinador, lo que sumará un total de 22 personajes seleccionables a los que añadir los 4 que podremos crear con su limitado editor. Pocas opciones de personalización aquí, con pocos rostros y predefinidos, pero que se maquilla con una de las grandes bazas de este remake así como del juego original: la ropa y complementos.

Tony Hawk’s Pro Skater 1 + 2 es un arcade de los de antes y como tal pasaremos la mayor parte de nuestro tiempo tratando de superar desafíos, consiguiendo la puntuación más alta posible o subiendo el nivel de nuestro skater. ¿Y todo ello para qué? Pues, además de para divertirnos y ya está, para desbloquear un montón de cosas, como camisetas, pantalones, zapatillas, calcetines, tablas, tatuajes… Lo que os imaginéis, y todo con ese estilo tan California en los 2000, con estampados chillones que por otra parte tampoco estaban reñidos con una buena camisa de felpa de cuadros abierta; y todo con los calcetines a mitad de tibia, por supuesto. Si no entendéis el estilo no os preocupéis, es por la edad.

Sea como fuere, lo importante aquí, además de conseguir todo esto, serán el cómo y el dónde. La saga Tony Hawk siempre se ha caracterizado por tener unos controles sencillos pero también precisos y con varias capas de profundidad. Aprender a jugar es facilísimo, con un botón (más dirección) para los agarres, otro para los flips y otro para los grinds, pero que combinándolos dan lugar a acrobacias de auténtico nivel. Lo suyo será combinar de todo un poco en un mismo movimiento para así subir el multiplicador lo máximo posible para acabar con un truco especial que además podremos personalizar si estamos usando un patinador creado por nosotros. Una jugabilidad exquisita que se remata con la enorme cantidad de cosas para hacer que hay en cada escenario disponible, como juntar las letras S K A T E, buscar la cinta de vídeo oculta, etcétera.

Estos, los escenarios, han sufrido un lavado de cara importante pero mantenido todo lo que nos gustó la primera vez que los recorrimos subidos en nuestra tabla, incluso la famosa plaza de toros. Eso sí, al tener los dos juegos así juntos y al contar con tantos sitios a los que acudir a patinar, uno se da cuenta de que algunas de estas áreas no son tan buenas o inspiradas como otras o de que de un juego a otro hay alguna que se parece, aunque por norma todas cuentan con su encanto así como con zonas secretas por descubrir. Y si nos cansamos, siempre podemos acudir al editor a crear o a probar las creaciones de otros, con algunas pistas que son realmente para quitarse el sombrero. Podremos descargarlas o jugarlas sin necesidad de ello, todo un acierto. Eso sí, si bien a nivel de rampas, barandillas, half pipes y otros obstáculos cumple, no ocurre lo mismo a nivel de fondos o ambientaciones ni a la hora de crear edificaciones o similar.

También se ha cuidado mucho el nivel visual, incluso en Nintendo Switch. Ya sabíamos cómo era este Tony Hawk’s Pro Skater 1 + 2 en máquinas más potentes, y la conversión a la consola de Nintendo ha sido ejemplar, de esas a sumar en la lista de ports de bien junto a DOOM Eternal, The Witcher 3: Wild Hunt, Alien: Isolation… Es de alabar el trabajo realizado por Beenox aquí, quienes han sabido trasladar con maestría la obra de Vicarious Visions sin dejarse nada en el tintero salvo los 60 fps, que aquí son 30, pero muy estables la gran mayoría del tiempo. Solo podemos quejarnos en este sentido en los tiempos de cargas de algunas zonas (nada preocupante, 3 o 4 segundos más que lo que hay que esperar para entrar en otras) y de lo pixelado que está todo en su multijugador a pantalla partida; eso sí que es retro. Por cierto, no hemos tenido problema en encontrar partidas en línea, pero sí hemos sufrido algún pequeño tirón jugando en este modo.

Al final y aunque hayamos tenido que esperar por él, Tony Hawk’s Pro Skater 1 + 2 en Nintendo Switch ha merecido la pena. La consola es perfecta para él por su naturaleza de partidas rápidas y en portátil se ve y se juega de maravilla pese a que, y esto no es culpa suya, los Joy-Con nunca serán la mejor opción, pero sí una válida.

Vuelve Tony, vuelve The Birdman, y lo hace más viejo pero igual de jovial que hace dos décadas.

Resumen
Una vuelta por todo lo alto del skater más famoso de todos los tiempos también en Nintendo Switch. Todo está aquí, los modos, los trucos, el editor... aunque se ha tenido que recortar en fps.
8.5
Notable
Escrito por
Señor Bichos para ti.

¿Te ha gustado?

0 0
Subscribe
Notify of
guest
Por favor, no introduzcas nombres reales. Los nombre reales completos serán eliminados.
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.

0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x