Es la hora para que la bruja indie y sus compañeras luchen al ritmo de la música en Rudymical.

Hay desarrollos indies que, ya sea por la promoción que reciben o por el apoyo de los fans, ven como se extiende su nombre, ya sea con merchandising o nuevos juegos. Uno de ellos es The Legend of Dark Witch, que ya ha contado con dos capítulos de su serie principal y con varios spin-offs, entre los que se encuentra este Dark Witch Music Episode Rudymical. En esta ocasión el tema es un juego musical, pero con su propio estilo. Es hora de ver qué tal le sienta el género a Zizou y compañía.

Combates rítmicos de chicas mágicas

Para los jugadores de la serie, toda la estética presentada les resultará familiar, desde entornos hasta personajes y música. Si no conoces los otros títulos no pasa nada, no es para nada necesario haberlos jugado. La historia en esta ocasión es similar a los de a serie principal, hablando del poder de Syega y cómo pueden generase conflictos entre países con su uso. En esta ocasión la historia está por “cameo” más que otra cosa, ya que solo en uno de los finales (de 10 segundos) se vuelve a hacer mención de ello.

Al igual que en la serie principal que, para quien no lo sepa, tiene una estructura similar a los Mega Man clásicos, hay ocho rivales a los que derrotar, pero esta vez sin fases de por medio. Cada encuentro se reduce a un combate y, una vez superados todos, se desbloquean cinco más, teniendo así trece disponibles, y cada uno de ellos con sus cuatro dificultades de turno. Puede jugarse con tres personajes distintos (y con modelitos desbloqueables), por si se tiene alguna preferencia.

Cada lucha se basa en una situación de defensa al ritmo de la música (aunque a veces no la sigue a la perfección). Nuestro enemigo ataca disparando proyectiles de distinto tipo y es nuestro deber prevenir que nos golpeen pulsando uno de los cuatro botones frontales del mando. En función de lo precisos que seamos con nuestro ataque/esquiva se nos ofrece un rango, siendo “*Perfect*” el mejor de ellos. Cada vez que repelemos un ataque la vida del enemigo baja y, al llegar a cero, fase superada. Por el contrario, un golpe no esquivado nos reduce la vida y, al perderla toda, fin de la partida.

Rudymical ofrece competición y cooperación

Hay que tener en cuenta dos cosas de cada fase: por un lado, existe una valoración final, de C a S en función de lo bien que lo hagamos, consiguiendo un cristal para desbloquear trajes si de obtiene A o S. Por el otro, cada fase ofrece un cristal por cada nivel de dificultad, por lo que hay que superarlos todos. La diferencia entre cada uno de ellos reside no solo en la cantidad de ataques enemigos (o notas) a golpear, sino también en la cantidad de botones a utilizar, de forma que uno va asimilando nuevos botones jugando progresivamente.

El modo jugador ofrece un pequeño final si se completa la lucha final con cada personaje (no es necesario jugar las otras doce con las tres) y, en general, puede hacerse algo corto salo que vayamos a por los rangos altos y a desbloquearlo todo, que habrá que repetir más de una vez alguna batalla. Por otro lado hay dos modos multijugador, que pueden jugarse con Joy-Con separados, unidos o mando pro, al igual que la modalidad de un jugador. Uno de ellos es una vertiente cooperativa, donde ambos jugadores realizan las fases a pantalla partida al mismo tiempo y con un rival con una barra de vida más larga que se comparte entre los jugadores. El otro es competitivo, donde ambos buscan ser el primero en completar el nivel y con más puntos donde, además, aparecen ataques que pueden lanzarse para molestar al otro jugador (cada personaje tiene el suyo).

Respecto a lo técnico, sprites al estilo de los del juego original en la pantalla a mayor resolución, eso sí, e imágenes HD para los retratos de personajes y las imágenes de los finales. La música, estilo retro, es uno de los focos del juego y no brilla en su totalidad, pero si en parte. Quizás el problema de esto viene por la falta de sincronía con la acción que se le pide al jugador, donde a veces es más fácil guiarse por los gritos del rival (si los activamos).

Rudymical es, en definitiva, una para los seguidores de la serie, o bien para aquellos que buscan algo sencillo y adictivo, con una complejidad menor que la de VOEZ (y pudiendo jugar en el televisor). Viene en inglés, aunque importa muy poco, y es algo corto si simplemente uno quiere “pasárselo”, pero su potencial multijugador y el afán de superación está ahí, pudiendo ser un compañero para varias horas.

Comentarios