Seguir
Portada » Análisis » Análisis de Hyperide

Análisis de Hyperide

Nintendo Switch se ha convertido en la consola predilecta para trasladar títulos de móvil. Hyperide es uno de esos casos, que cambia su orientación para encajar mejor en el formato panorámico. Estamos ante un juego de naves, pero dentro de poco descubriréis que no es lo que tenéis en mente.

Un viaje hyperide por el espacio

Cuando hablamos de un título de naves a nuestra cabeza nos viene una imagen clara: disparos a diestro y siniestro. Sin embargo, aquí nuestra nave no tiene ninguna arma, y nuestro objetivo es esquivar todos los obstáculos que hay por el camino, cogiendo por el camino astronautas que deambulan por el espacio.

El juego nos lleva inicialmente una y otra vez al mismo escenario y con la misma nave, y necesitamos dinero para desbloquear el resto de contenido. Para conseguir la moneda de cambio, los cristales morados, tenemos que realizar acciones de bonificación (como pasar entre dos rocas varias veces) o entrar en portales en los que si somos rápidos podemos conseguir alguno si nos colocamos en la posición adecuada según nos indique la pantalla.

Así esquivaba, así así…

Existen siete escenarios (bastante amplios y que nunca son iguales) y tres variaciones de juego. El objetivo siempre será conseguir más cristales para desbloquearlo todo y buscar la máxima puntuación, pues estamos ante una experiencia muy arcade. El problema viene con el control, ya que cuesta hacerse a él un poco y al principio la sensación no es muy positiva.

La presentación es sencilla pero efectiva, y la música es bastante acertada, encajando muy bien con un juego así. Se nota que venimos de móvil y que en general no tiene un diseño brillante ni en lo técnico ni en lo que a niveles se refiere, pero que en conjunto no termina de desencantar.

Hyperide (cuidado de no confundirlo con Hyperide: VR) es un título muy simple, al que cuesta un poco cogerle el punto, pero que puede llegar a ser interesante e incluso llegar a enganchar a algunos jugadores. No es una experiencia para mucho tiempo, pero por eso mismo también su precio es acorde a lo que ofrece.

Resumen
Un juego de naves en el que hay que esquivarlo todo y recoger coleccionables. No destaca, pero llega a ser divertido.
5.5
Simple
Escrito por
Pikmin de nacimiento y strawhard de corazón, colecciono monedas DK por diversión.

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó  Javier Aranda hace 4 meses, 3 semanas.

Debes estar registrado para responder a este debate.

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.