Resiste a la amenaza de los titanes en esta épica aventura.

Si eres un fan de Attack on Titan, Shingeki no Kyojin para los más “puretas”, estás de enhorabuena: Las dos primeras temporadas del anime ha sido adaptadas a un videojuego de Nintendo Switch en el que el protagonista eres tú, pero en el que todos los personajes clásicos como Eren, Levi, Mikasa o Sasha son controlables también. Entrega tu corazón para hacer frente a la amenaza que pretende exterminar a la raza humana: los impredecibles titanes.

Shinzou wo sasageyo!!

La historia de la extinción de la humanidad, y de cómo ésta se ha visto obligada a recluirse dentro de tres murallas concéntricas para evitar ser devorada por los titanes, es lo que nos espera en Attack on Titan. Pese a que una aparente paz reina en el interior de los muros, un día los gigantes consiguen entrar dentro del primer asentamiento humano gracias a dos especímenes extraños dentro de su especie: el Titán Colosal y el Titán Acorazado. Tras una reubicación – y cierto exterminio – de los humanos que vivían en la zona más periférica de las murallas, los personajes protagonistas de esta historia (unos jóvenes que serán futuros militares del gobierno) comienzan su aventura por la supervivencia, que comenzará con su primer entrenamiento y que llegará hasta más allá de su graduación como soldados de la Legión de Reconocimiento, la encargada de explorar fuera de las murallas.

Pese a que el juego recoge todos los arcos presentes en las dos primeras temporadas de anime, el foco del desarrollo de la campaña se pone en un soldado del que no se conoce nada, un avatar con nombres y apellidos que nosotros creamos. De esta forma, tras pasar por un completo editor de modelos, manejamos a nuestra representación dentro del universo del juego, la cual veremos que forma parte de toda la historia sin desentonar para nada en absoluto, e incluso estableciendo relaciones con el resto de personajes.

La campaña se divide en dos secciones: los capítulos y los intermedios. En los primeros, que detallaremos más adelante, iremos progresando en la historia. Los intermedios ofrecen un modo de juego propio de un RPG, en el que podemos mover a nuestro personaje libremente por una zona de manera que pueda comprar nuevas armas u objetos, hablar con otros personajes para realizar pequeñas misiones secundarias (y subir afinidad con ellos si les respondemos lo adecuado) y consultar el diario, el registro de todo lo que hemos hecho, el trasfondo del universo, el pasado de los personajes y alguna que otra curiosidad más. Además, conforme progresemos en la aventura, las opciones dentro de este apartado aumentan, incluyendo por ejemplo entrenamientos para mejorar las estadísticas del resto de personajes.

Attack on Titan, Spiderman contra los gigantes

Pese a que el añadido de los intermedios crea una pausa interesante (no para todos), realmente el meollo de la campaña está en los capítulos. Como si fuese la propia serie, nuestro personaje tiene una cantidad limitada de gas para propulsarse y de cuchillas para cortar que se van desgastando con el tiempo, por lo que hay que estar atento de cuando cambiar lo equipado y de conseguir más “munición” en bases que hay por el escenario. Una vez que vigilamos esto, nuestra misión se basa en movernos de un sitio a otro, eliminando titanes cumpliendo un objetivo preciso, como proteger una zona o eliminar a un enemigo específico. Además, a veces aparecerán llamadas de personajes para que los ayudemos en una misión de refuerzo las cuales, pese a no ser obligatorias, nos brindan poderosos aliados o una nueva base durante la misión.

El movimiento en la ciudad se hará ameno gracias a nuestro equipo de maniobras tridimensional, con el que podemos lanzar ganchos que van clavándose por los edificios permitiendo que podamos avanzar cual trepamuros de Marvel.  Aunque suena muy bonito y práctico así, hay ciertas zonas abiertas en las que obviamente es imposible usar esta maniobra, por lo que deberemos recurrir a algún caballo para movernos, o bien intentar buscar algún árbol o similar que pueda servirnosde apoyo.

Eliminar a los titanes resulta mucho más sencillo en el juego que en la serie. Gracias a un intuitivo sistema de apuntado, podremos lanzar el gancho de nuestro equipo de maniobras a alguna de las zonas marcadas del cuerpo del gigante (generalmente las extremidades y el cuello, su punto débil), de forma que podamos cercenarlos o dañarles en el lugar en el que los matamos. No todos los titanes funcionan igual, e independientemente de lo que hagamos con sus extremidades (que se pueden regenerar), los hay que con un ataque al cuello caen, otros que necesitan un ataque posterior a una propulsión extra de nuestro gas para pillar impulso y, por último, aquellos que tienen mucha más vida y requieren sucesivos ataques por su cuerpo antes de poder eliminarlos. También cambian su comportamiento, desde algunos muy básicos que se mueven lentos hasta otros que se enfadan (obligándonos a huir o usar granadas cegadoras) y que nos atrapan facilmente mientras intentamos matarlos, por lo que tendremos que huir de sus brazos y seguramente usar alguna poción curativa. Por suerte, no estamos solos generalmente, y podemos “llamar” a nuestros compañeros de equipo para que nos salven o bien paraque ataquen al titán en el que estamos centrando nuestro ataque.

Sé un recluta de la tropa 104

Pese a lo complejo que resulta todo lo mencionado, la verdad es que el equilibrio alcanzado entre lo que un mando puede ofrecer sin muchas combinaciones de botones y lo que nuestro personaje puede hacer es más que correcto. Además de lo ya mencionado, la historia nos sorprenderá con más opciones jugables que no desvelaremos por spoiler, pero que también están bien ejecutadas. Y, cuando ya estemos hartos de nuestro personaje y la historia, un modo adicional, en el que podremos realizar misiones con 30 personajes de la serie a los que iremos desbloqueando (cada uno con sus características, pero al final todos querréis llevar a Levi) que tienen a su disposición diversas misiones de exploración para ir recuperando territorio de la mano de los titanes.

Pero en un juego que va de escuadrones, la vertiente multijugador no puede faltar. A través de internet podemos jugar capítulos de historia y misiones de exploración en cooperativo, pero también el modo Aniquilación, en el cual dos equipos se enfrentan para conseguir la mayor cantidad de puntos eliminando titanes. Aquí todo funciona igual que en el resto de modos, con los mismos pros y los mismos contras, por lo que realmente no se pierde nada por jugar a través de internet.

Respecto a lo técnico, está lleno de luces, pero también hay sombras. Un estilo cel-shading que refleja muy bien a los personajes por un lado, y que en cinemáticas luce muy bien… pero no tanto durante la partida, con dientes de sierra, popping, falta de detalles e incluso alguna bajada de frames en momentos muy puntuales. Sin embargo, todos los detalles salvo el último (que afecta al ritmo de juego) no enturbian realmente la experiencia jugable en sí misma, pero sí que evitan que la inmersión sea la adecuada. En lo referente a lo sonoro, por un lado buena música que, sin ser la propia del anime, encaja muy bien con la temática y épica de la historia y, por otro lado, un aplauso por tener a los actores de voz japoneses de la serie, entre los que se encuentran Yuki Kaji como Eren o Hiro Shimono como Connie (al que muchos reconoceréis como la voz de Rex de Xenoblade Chronicles 2).

A. O. T. 2 (Attack on Titan) ofrece la experiencia que todo fan de la serie quiere tener en este momento, pero que también sirve para introducir el universo a los que no hayan visto nada. En general ofrece una buena historia y varios modos adicionales adecuados para alargar la experiencia, pero con elementos algo repetitivos y con algún problema técnico que no debemos olvidar. En definitiva, encontramos un producto con mucho amor por la licencia y sus seguidores, y eso es muy importante.