¿Qué pasa, monstruo?

Con una diferencia de año y medio respecto a la versión japonesa para 3DS y de un año respecto a la de Switch del mismo mercado, por fin los occidentales podemos disfrutar de Monster Hunter Generations Ultimate, el último Monster Hunter clásico y portátil que es un homenaje brutal a una saga que vio la luz hace ya 14 años.

Bienvenido de vuelta, cazador

Como decíamos un poco más arriba y ya os adelantamos en nuestro avance, Monster Hunter Generations Ultimate (o MHGU, para abreviar), es, grosso modo, una celebración, pero además es, o fue, la manera de Capcom de dar la razón a todos aquellos usuarios que se quejaron de que Monster Hunter Generations, el título para Nintendo 3DS, no incluyera el Rango G, el cual históricamente ha contado con las misiones más duras y también más satisfactorias de completar.

Porque, antes de meternos en harina, debéis tener muy claro que MHGU es una expansión (en HD y para otra consola con mejor control, sí) del juego de Nintendo 3DS. De hecho, si dedicasteis vuestras buenas horas a cazar monstruos en la portátil, os interesará saber que podréis transferir los datos a Switch mediante una app que ya se encuentra disponible en la eShop de 3DS.

Es el mismo proceso que seguro muchos utilizasteis ya entre Nintendo 3DS y Wii U con Monster Hunter 3 Ultimate, la última vez que una sobremesa de Nintendo recibió un juego de la franquicia.

Si sois nuevos en esto, tranquilos porque MHGU es también y siempre detrás de Monster Hunter World (no, no está en consolas Nintendo), el más accesible de la saga.

Esto es así gracias a la multitud de explicaciones que nos darán los NPCs y nuestra asistente gatuna, a las notas de cazador (harán las veces de guía), y al hecho de que, como ya pasara en el Generations de 3DS, el modo online, auténtica alma de todo Monster Hunter que se precie, se haya centralizado en una gran zona con casi todos los puestos disponibles.

Sin embargo, si profundizamos en su sistema y en sus infinitas opciones, también caeremos en la cuenta de que es el más completo que haya parido la desarrolladora japonesa, ofreciendo al jugador experimentado cientos de horas en las que descubrir sus casi 130 criaturas (todas susceptibles de ser eliminadas por nosotros), los más de 15 lugares de caza (sin contar las distintas Arenas) y sus nuevos estilos de caza, que además incluyen técnicas hasta ahora inéditas.

Esto hace que cualquiera pueda salir a dar espadazos (o hachazos, ballestazos, etc.), pero que solo los más persistentes acaben por descubrir todo lo que puede ofrecer este inabarcable título (que seguirá creciendo tras su lanzamiento con misiones descargables y nuevos atuendos y armas).

La vida en la aldea

MHGU tiene una zona que podríamos llamar central que es Bherna, un apacible y colorido pueblo montañés por el que daremos nuestros primeros pasos.

Aquí aprenderemos lo que todo buen cazador debe conocer y que pasamos a detallaros.

Tras crear a nuestro avatar, pudiendo ser este hombre o mujer y habiendo elegido entre una más que limitada galería de caras y peinados, tocará elegir estilo de caza.

Estos estilos fueron una de las grandes novedades en Generations, pues influían en cómo afrontábamos las batidas de caza afectando a la jugabilidad notablemente.

Digamos que un estilo de caza es cómo se mueve nuestro cazador, teniendo cada uno sus pros y sus contras. Además, estos vienen acompañados de las técnicas, unos golpes especiales que pueden ser específicos de un arma o estar disponible en cualquiera de ellas. Se usan pulsando el botón correspondiente cuando la barra se haya llenado, lo que se hace a base de encadenar ataques.

En MHGU hay 6 de estos estilos, 2 más que en Generations, a saber:

  • Gremio. El de toda la vida. Puede equipar hasta 2 técnicas. Los golpes normales cuentan con variaciones según el arma elegida.
  • Ariete. Puede equipar hasta 3 técnicas. Hace que estas se llenen más rápidamente.
  • Aéreo. Sirve para impulsarnos sobre un compañero, un accidente del terreno o un monstruo para así tratar de montarnos en él y acuchillarle hasta derribarle.
  • Sombra. Basa su poder en los instamovimientos, los cuales son esquivas o bloqueos en el momento justo. Si lo hacemos bien, lanzaremos un devastador contraataque.
  • Valeroso. Una de las novedades. Si realizamos bloqueos de vaina veloz y esquivamos ataques con el arma envainada, entraremos en un estado valeroso que potenciará nuestros atributos.
  • Alquimista. La otra novedad. Un estilo ideal para dar soporte o apoyo en las cazas en grupo.

En todo momento, siempre que no estéis de misión, podréis cambiar de estilo de combate y equipar unas técnicas u otras, por lo que no dudéis en probarlas todas, igual que pasa con las armas.

Estas son, junto a las armaduras, las grandes protagonistas de todo Monster Hunter.

Nuestro personaje no sube niveles, tiene un árbol de habilidades ni nada similar; todo dependerá del equipo que llevemos puesto.

Habrá dos maneras de crear equipo: comprándolo o mandándolo hacer.

Si compramos, este no tardará en quedarse corto, por lo que la opción buena siempre será ir al herrero y que nos haga uno nuevo o nos mejore el que ya tenemos.

En eso, MHGU es igual a lo que estamos acostumbrados, o casi.

Por si alguno aún no lo sabe, nuestro cometido es cazar, todo lo posible, para así luego cortar piezas de los monstruos para llevárselas al herrero para que haga armas o armaduras mejores.

Sí, hay una historia de fondo, pero más bien es un hilo conductor. Siempre ha sido así, y en MHGU es aún más evidente que la narrativa pasa a un segundo plano. No es algo malo como tal, pero es cierto que Generations y este son los que más de lado dejan la trama en pro de la jugabilidad.

Además de estas partes de monstruo, también hay que recolectar, de todo: insectos, minerales, hierbas, tickets, vales, peces… Todo es propenso a convertirse en un material necesario, o puede que sea un ingrediente para crear otra cosa, como las pociones, hechas a base de hierba y una seta azul.

Pero volvamos a las armas.

En MHGU podemos equiparnos con la gran espada, espada larga, espada y escudo, espadas dobles, cuerno de caza, martillo, lanza, lanza pistola, hacha espada, glaive insecto, hacha cargada, ballesta ligera, ballesta pesada y arco.

Cada una tiene sus peculiaridades y forma de controlarse, por lo que unas se adaptarán más a vuestro estilo de juego. También son distintas en apariencia, pero que lo bonita que sea un arma no determine (del todo) vuestra elección. Hay muchos más factores que deberían influir en ello.

Algunas nos permitirán bloquear ataques al contar con un escudo, otras son aptas para ataques a distancia, otras premian nuestra habilidad al esquivar, las hay más pesadas, menos… Elegir una u otra es algo muy personal.

Además, muchas de estas cuentan con filo, ideal para cortar partes del monstruo, pero este se gasta según combatimos, por lo que habrá que parar para afilar. También las hay con ataques de estado, pudendo llegar a paralizar, dormir o incluso envenenar.

Como novedad respecto a otras entregas, ahora las armas tienen distintos niveles (con número), y alcanzar un determinado nivel (se hace entregando materiales, por supuesto) nos permitirá “mutarla” en otra más poderosa.

Otro tanto pasa con las armaduras, pudiéndonos equipar piezas en cabeza, pecho, brazos, cintura y piernas.

Junto a todo estos, sabed de la importancia de los talismanes y de los adornos. Los talismanes se consiguen, normalmente, tras completar una misión, y los adornos se forjan y se equipan en las armas y armaduras si estas tienen huecos libres.

En cualquier caso, ambos tienen los más diversos usos, sobre todo los adornos (aguantar caídas desde más alto, guardia automática, etc); los adornos se basan más en los elementos y en su resistencia (hielo, fuego…).

Ahora que sabéis todo esto, estáis preparados para salir de caza.

Misiones: peticiones y gremio

En Monster Hunter nunca hemos ido a cazar por nuestra propia voluntad, siempre era porque nos lo pedían, y ahora en MHGU eso se hace más evidente que nunca.

Hay que dividir las misiones en 2 grandes grupos: las del gremio/Wycademia y las de las aldeas.

Aunque empecemos en Bherna, hay más aldeas preocupadas por su seguridad, cada una con una ambientación única pero todas con una forja, una tienda, un sitio de comidas, una casa para nosotros y una enviada del gremio, como mínimo.

Así, visitaremos los poblados de Kokoto, Pokke, Yukumo y el ya citado Bherna, que además albergará la zona del rancho, de la que ya hablaremos.

Para viajar de una zona a otra podremos, o bien hablar con la Gazafata, que nos llevará en globo, o bien hacerlo mediante el viaje rápido pulsando la X.

Se ha ganado, por tanto, en rapidez y comodidad, aunque es algo que ya estaba presente en Generations.

En estas aldeas, serán los propios aldeanos quienes nos den las misiones. Si las completamos, la aldea crecerá en opciones, lo que significará más platos para cocinar (que ahora vienen con salsa) o más equipo para forjar, además de nuevas misiones cada vez más complicadas.

Las de la Wycademia son las misiones del gremio de cazadores. Son necesarias para aumentar de rango y para acceder a ellas hay que ir al Campamento.

El Campamento, como decíamos, es la gran zona central de caza del modo multijugador. Alberga misiones que podemos completar solos, pero siempre será más efectivo y divertido hacerlo en compañía.

En este Campamento encontramos todo lo necesario: una tienda, un baúl, un sitio donde comer y acceso a las misiones o a la Arena; solo faltan el herrero y nuestra casa, pero es tan fácil como andar unos metros y volver a Bherna.

Las misiones de la Arena se diferencian de las normales en que aquí solo hay un área de caza en la que se encuentra el monstruo y será el propio juego el que nos equipe, aunque podremos elegir entre 5 combinaciones predeterminadas diferentes. Además, no podremos cortar partes del monstruo al acabar con él, sino que nos recompensarán a base de monedas de monstruo que también harán las veces de material.

Todas las misiones de la Wycademia o de la Arena pueden jugarse solos o con amigos ya sea en línea o en modo local.

Se recupera así una de las mayores bazas de Monster Hunter desde que la saga se volvió portátil con Monster Hunter Freedom para PSP. Y es que no hay nada mejor que cazar junto a amigos y conocidos, en persona.

Si jugáis en línea, podréis tanto crear una sala como uniros a otra ya creada, pudiendo elegir entre varios parámetros para ello, dependiendo de cuál sea vuestro rango u objetivo.

La gran pega aquí es que MHGU no cuenta con chat de voz, por lo que, a menos que uséis una aplicación de terceros, tendréis que conformaros con el chat mediante texto o con las frases hechas y los gestos propios de esta clase de juegos.

Como novedad en el apartado de misiones, esta entrega ha traído de vuelta el Rango G de cazador, que además cuenta con una nueva zona como es el Flotatorio. Estas misiones tienen un pico de dificultad que muchos echamos de menos en la entrega para Nintendo 3DS y también cuentan con monstruos y materiales exclusivos (aquí es una Diablos Masacre).

También ahora encontraremos las misiones de cacería del día, las cuales traerán recompensas extra.

Gato con guantes sí caza ratones

La otra gran novedad que introdujo Generations y que MHGU explota aún más fueron los gatadores.

Los camaradas Felyne, una raza de gatos inteligentes, llevan mucho tiempo acompañándonos en nuestras partidas de caza, pero no fue hasta la última entrega para 3DS que decidieron ir a por todas.

Además de cazadores, podemos ser gatadores; esto es, Felynes que van solos de caza.

El cambio entre un modo y otro se realiza de manera muy sencilla desde nuestra casa y hace que el juego cambie, no por completo, pero sí bastante.

En esta forma no habrá barra de cansancio, los golpes serán menos potentes, las temperaturas extremas no nos afectarán y podremos desmayarnos más veces durante las misiones.

Además, como gatos recolectamos más rápido y contamos con ataques más versátiles, pudiendo hacerlo a distancia, con barriles o de cerca.

Es un modo que cuenta con misiones propias y que incluso puede combinarse con el de cazador, por lo que podremos salir de caza siendo uno de estos Felynes mientras que el resto de nuestros compañeros cazadores son humanos.

Además de este modo, los camaradas pueden contratarse para que nos acompañen en las misiones o vayan ellos solos a un encargo (a partir del nivel 3 de cazador); incluso irán subiendo de nivel y aprendiendo habilidades nuevas según vayamos superando pruebas juntos.

Por supuesto los camaradas cuentan con su propio equipo, contando con armas y armaduras propias y bastante más desenfadadas que las de cazador.

Todo esto, así como buscar camaradas con la Miauestra, se podrá hacer desde nuestra casa o desde el Rancho, al que se accede desde Bherna y donde los Felyne campan a sus anchas.

Gráficos y sonido: alegrías y decepciones

MGHU es una versión vitaminada del juego de Nintendo 3DS. Es algo que se hace evidente en cuanto arrancamos el juego y comenzamos a crear a nuestro cazador, donde veremos unas texturas pobres y una falta de polígonos clara.

Por suerte, no todos los elementos han corrido la misma suerte, y es que las áreas de caza han sufrido un retexturizado muy notorio en algunas partes (agua, barro, cielo), además del obvio salto en la resolución.

Cabe destacar que Generations era ya un portento gráfico en 3DS, por lo que el verlo ahora en HD, con todos estos colores, las nuevas texturas (no en todo) y con algunos efectos nuevos es una gozada, aunque se queda muy por debajo de lo que una máquina como Nintendo Switch puede ofrecer.

En la portátil de doble pantalla, este espectáculo gráfico era posible porque las áreas de caza se dividían en zonas más pequeñas numeradas y con carga entre una y otra, pero en una consola como Switch, sobre todo si jugamos en modo sobremesa, necesitamos algo más, de hecho, el cambio no dista mucho de lo que vimos en el 3 Ultimate de Wii U hace ya más de seis años.

Quede claro que esta falta de esmero en crear una versión para la híbrida de Nintendo no afecta al hecho de que MHGU cuente con unos paisajes sobrecogedores que van desde un bosque jurásico hasta una temible tundra o un violento y asfixiante volcán, pasando por toda clase de localizaciones con áreas para recordar, aunque se han perdido las zonas acuáticas que vimos por primera vez en el Tri de Wii y que ya en la cuarta entrega pasaron a mejor vida.

Tampoco habla muy a su favor las pocas opciones de personalización del display disponibles, pudiendo elegir únicamente si queremos ver toda la información en pantalla (límite de tiempo, barra de salud, barra de resistencia, mapa, estado del arma, cámara objetivo, nombre de los cazadores, barra de objetos y técnicas de caza) o si queremos prescindir del mapa o de todo lo demás.

No habría estado de más poder dejar las barras de salud y resistencia y el mapa, pero nos tememos que no es así.

Los monstruos, por su parte, siguen siendo igual de temibles y magníficos que siempre.

Ahora además hay más que nunca, contando con 24 más que en Generations, 8 de los cuales son completamente nuevos en la serie, como Valstrax, que junto con la Diablos Masacre conforman los dos monstruos insignia del juego.

La música, como casi todo en este título, es un homenaje a la saga, lo que hará que contemos con centenares de temas (uno para cada monstruo grande más los de las áreas y pueblos), pero que ya hayamos oído casi todos.

Ídem para con los efectos de sonido o las pequeñas tonadillas que suenan al realizar alguna acción, como al asar un filete y dejarlo al punto.

Este hecho hace que todo suene familiar pero también vetusto, creando una sensación extraña que empieza siendo parecida a la alegría por añoranza pero que al cabo de las horas acaba tornándose en una cierta animadversión por repetición.

Informe de misión

Al final, MHGU es todo lo que esperábamos de él. A nadie nos ha cogido por sorpresa pues llega con un año de retraso con respecto a su versión para el mercado japonés.

¿Es un buen Monster Hunter? Posiblemente sea el mejor, sobre todo si hablamos de la rama dura, pero no podemos obviar la existencia de Monster Hunter World, un juego desarrollado aprovechando las máquinas en las que corre que, además de contar con un apartado gráfico renovado, también ha incluido mecánicas nunca vistas en la serie hasta hace poco y que en Nintendo no podemos probar de ninguna manera.

Sin embargo, Monster Hunter Generations Ultimate es más completo que este y también bastante más desafiante, por lo que si vienes del juego para la competencia te encontrarás con un hueso más duro de roer pero también, a nuestro juicio, más satisfactorio de superar.

Además, hemos recuperado el multijugador local y eso es algo que deberíamos agradecer y mucho.

Si le perdonamos su limitado aunque resultón aspecto gráfico, MHGU se convertirá en un juego al que echar, no decenas, sino cientos de horas. Incluso una vez “terminado” (si es que eso es posible), entraremos para echar una mano a cazadores menos experimentados que quieran afrontar misiones para las que aún no están del todo preparados.

Porque sabed que Monster Hunter no es solo un juego, es también una comunidad muy activa que, esperemos, sepa perdonar el retraso a Capcom para que todos podamos beneficiarnos de la experiencia más completa que ha ofrecido nunca la saga. Ahora por fin en las Nintendo Switch occidentales.

Comentarios