Seguir
Portada » Análisis » Análisis de Trine Enchanted Edition

Análisis de Trine Enchanted Edition

Corría 2001 cuando la desarrolladora finlandesa Frozenbyte abrió sus puertas. Ocho años fueron los que tuvieron que esperar para empezar a estar en boca de muchos jugadores gracias a Trine. El primero de una serie que ya tiene anunciada una cuarta entrega y cuyos tres primeros juegos originales han pasado por diversas plataformas, siendo Nintendo Switch su siguiente objetivo. Las plataformas de cuento invaden así la consola híbrida, como no podía ser de otra manera, con su primera entrega.

El que hoy tenemos entre manos no es el original de 2009, sino la edición mejorada Trine Enchanted Edition. Una revisión con el motor gráfico de su secuela que fue lanzada en 2014 para, entre otras, Wii U. Pero esta no es la única mejora, sumando también multijugador online y posibilidad de guardar durante la partida. Una oportunidad que se plantea idónea para los que aún no lo han disfrutado o quieran repetir, especialmente si su anterior toma de contacto fue con la inicial y más obsoleta.

Triunvirato mágico

Posiblemente poca explicación requiera ya a estas alturas Trine. Un misterioso artefacto, homónimo del juego, acapara la atención de tres peculiares antihéroes. Tenemos así a el mago Amadeus, el caballero Pontius y la ladrona Zoya. Un trío al que el destino ha unido bajo el poder de esta magia, teniendo ahora que colaborar para derrotar al poder malvado que domina el reino.

De esta manera, tienes el control de dichos tres personajes, pudiendo alternar entre ellos con un botón. Cada uno ofrece unas características únicas, el mago puede crear diferentes plataformas, el caballero asestar fuertes ataques y protegerse con su escudo y la ladrona usar el arco y un gancho.

Usando las cualidades singulares de cada uno de ellos, el objetivo pasa por superar los diferentes impedimentos de cada nivel. Plataformas en 2D y puzles se unen así en Trine Enchanted Edition. Se combina los saltos, combates contra esqueletos y obstáculos que sortear, por ejemplo pulsando un interruptor o improvisando un puente. Lo más divertido reside en que no existe siempre una única forma de hacerlo. Llegados a un foso con pinchos podemos crear con el mago una caja para pasar por encima, atraer otra con el escudo del caballero o sobrepasarlo con el gancho de la ladrona.

Trine Enchanted Edition

No hay que olvidar tampoco los toques de rol. Por un lado, los personajes pueden adquirir experiencia derrotando enemigos y recogiendo pociones para ello, obteniendo un punto de habilidad al incrementar el nivel. Por otra parte, existen objetos que ofrecen importantes mejoras y que puedes distribuir como mejor quieras entre los tres.

En virtud de todo ello, la variedad de caminos se ve enriquecida con todos estos elementos. Siendo necesario pararse más de una vez para localizar todos los secretos. Además, la pantalla de selección de nivel te indica los que faltan.

Érase una vez

Sin lugar a dudas, hay un elemento que aporta la principal seña de identidad a Trine Enchanted Edition, el diseño. Desde la narración de la historia en las pantallas de carga – completamente doblado al español – a los escenarios, todo está impregnado del encanto propio de un cuento de hadas. Sin olvidar tampoco que su aspecto fue renovado hace cuatro años, resultando a día de hoy también un deleite sus paisajes y colores. La música no pasa aún menos desapercibida, ayudando de muy buena manera a este cometido.

Trine Enchanted Edition

Por otra parte, la dificultad está muy bien ajustada, figurando para ellos tres opciones a elegir. Conforme avances irás viendo como esta crece poco a poco, aumentando el número de enemigos y dificultad de los saltos, pero en ningún momento llega a ser un auténtico reto. Destaca negativamente el nulo calado de los jefes finales, siendo pocos, anecdóticos y repetitivos. A través de puntos de control no solo recuperas parte de la vida sino que en caso de perder todos los personajes regresas ahí. Siendo aquí donde aparece el modo hardcore, que limita las resurrecciones e impide guardar durante el nivel.

En lo que respecta a su modo cooperativo, este ofrece dos modalidades: local y en línea. Esta opción, más allá de ser muy divertida, ofrece una experiencia que difiere de la original, de manera positiva. La clave está en los personajes, los cuales tienes que repartir, no pudiendo usar simultáneamente los dos jugadores el mismo. De esta manera, para avanzar con éxito se requiere comunicación entre los jugadores y más ingenio. Un extra de pericia ya que hay momentos en los que uno de los jugadores puede no contar con el mejor personaje para superar un obstáculo, teniendo que buscar una alternativa o intercambiarlo con el otro.

¿Y vivieron felices?

No todos los cuentos son felices y Trine Enchanted Edition no iba a ser menos. Junto a las virtudes descritas existen varios elementos que afectan al resultado final.

De manera global hay que recalcar que no existe añadido alguno para la ocasión. Si bien la adaptación es correcta podría haber servido para mejorar la jugabilidad. El control sigue pecando de cierta tosquedad y la limitada fluidez se presenta como un elemento poco justificable. Para nada afectan a tu avance por el reino, pero sí que se hace muy palpable y deja la sensación de que un mayor cuidado en este sentido le habría hecho ganar mucho.

Trine Enchanted Edition

En lo referido al juego per se, también como consecuencia de lo antes descrito, los problemas siguen siendo los mismos que hace años. Por un lado tenemos la duración, la cual puede no serlo tanto para los que juguéis en el mayor nivel de dificultad y quieran localizar todos los objetos ocultos. Mientras que por otro está la progresión de la dificultad, basada más en aumentar los enemigos o peligros que en complicar los puzles. De misma manera, tenemos la ausencia de verdaderos jefes finales, poca variedad de enemigos y escueto árbol de habilidades de los personajes. En este sentido, algunas de ellas se hacen más necesarias e interesantes que otras.

Siempre ganan los buenos

Trine sigue en buena forma, casi diez años han pasado de su estreno y este Trine Enchanted Edition continúa divirtiendo. Su encantadora combinación de géneros y el colorido adorno de cuento de hadas en el que está bañado continúa brillando. Sin embargo, el malo de esta historia se encuentra en la falta de mejoras realizadas sobre esta adaptación.

El balance de sensaciones dejado al retomarlo tras todos estos años es, a pesar de todo, positivo. Dejándonos con ganas de más aventuras de este único trio. Algo que no vamos a tardar en ver ya que sus dos siguientes entregas están muy cerca.

Resumen
Cuéntame un cuento y verás que contento. Trine Enchanted Edition muestra que el tiempo poco le afecta en Nintendo Switch, aunque peca de falta de retoques.
7.5
Bueno
Escrito por
Player, amiibo de mis amiibo y miembro 1999 del club de fans de John Boy.

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó  Wences A. Machado hace 3 semanas, 5 días.

Debes estar registrado para responder a este debate.

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.