Portada » Análisis » Análisis de Poker Club

Análisis de Poker Club

Tras haber demostrado en otros sistemas que el póker virtual en consolas tiene sus adeptos y que aún había sitio para crear algo serio y llamativo, Poker Club llega a Nintendo Switch dispuesto a que nos unamos a una mesa y apostemos nuestras fichas. All-in, aunque con demasiados peros y más en esta versión.

Hagan sus apuestas

Al contrario que muchos de mis amigos nunca he sido jugador de póker, demasiadas reglas, demasiadas apuestas… aunque confesaré que también veía en él cierto glamur, culpa de innumerables películas y series, seguramente. Por eso me animé con este Poker Club, aunque finalmente he necesitado ayuda de uno de estos amigos para poder entender este juego.

Ante todo y para que no os pase como a un servidor, tened claro que Poker Club va destinado a adeptos al póker que sean mayores de edad, punto. Si no habéis jugado o lo habéis hecho muy poco, es mejor que apostéis vuestro dinero en otra mesa, muñeca (mierda, otra vez las pelis). Sí, hay un tutorial, pero no son sino parrafadas de texto donde para colmo hay una instrucción que no se ha traducido y donde además les da a veces por mezclar el español y el inglés, por lo que al exceso de información se le une el no practicarla debidamente y el engorro de tener que tú mentalmente atar cabos para saber que BB es lo mismo que GC (Big Blind/Gran Ciega), porque se refieren a esto indistintamente en estos términos (y pasa más).

En cambio si domináis la materia, este título está hecho para vosotros, pero contad con una buena conexión en línea pues todas las partidas son contra otros usuarios, aunque si tarda en encontrar oponentes humanos la CPU se encargará de tomar el control de alguno de los 6 jugadores que participarán en cada partida.

poker club

Así las cosas, lo primero por supuesto será crear nuestro avatar, al que no veremos porque todo el juego es en primera persona, aunque hay otra cámara cenital que es mejor evitar si queréis enteraros de algo. Las opciones de personalización de Poker Club son muy escasas, al menos en cuanto a fisionomía se refiere, porque accesorios podréis poneros a patadas (gorros, gafas, tatuajes…). Parece que al creador de caras le ponían cachondo las mandíbulas prominentes, porque todas son así, elijamos el sexo que elijamos, aunque en los hombres está más marcado esto, como es natural. Una vez creado ese avatar que no se parecerá a casi nadie que conozcamos tocará ir directos al tapete en alguno de sus muchos modos de juego.

Aunque adolezca de un tutorial mínimamente decente y sea imposible echar una partida en modo local, Poker Club cumple con nota en el resto de modos, y el hecho de que tenga juego cruzado con otras versiones nos asegura el encontrar partida en segundos. Otra cosa es cómo se desarrollan estas, con una vista en primera persona y con una lentitud pasmosa, más si es la CPU la que simula estar pensando. Al menos podremos entretenernos haciendo alguna filigrana con las fichas o viendo lo que hacen los demás… que no es otra cosa que mirar al infinito con su modelado digno del valle inquietante. Así jugaremos partidas de Texas Hold’em y sus múltiples variantes en escenarios de lo más variopinto y teniendo que adaptarnos a las reglas de cada partida. Y hay más, porque también habrá desafíos que superar o podremos unirnos a un club, lo que acarreará cierta responsabilidad, ya que no dejan de ser oponentes y compañeros humanos. El problema, una vez más, es no poder empezar desde abajo o casi sin idea, algo que podría haber solventado su modo Poker Tour en el que las primeras partidas serán clandestinas en gimnasios o el sótano de una pizzería, pero nada más lejos pues solo cambia la ambientación del local y la diluida historia de fondo.

Nuevamente, quienes jueguen medianamente bien al póker sí disfrutarán no obstante de este y otros muchos y completos modos y de la ambientación del juego, como los torneos (algunos multimesa con hasta 228 jugadores) o las mesas personalizadas con nuestras propias reglas, barajas, tapetes y lo que se os ocurra. Es por ello precisamente por lo que todavía da más rabia que Poker Club se haya olvidado de los neófitos o que tenga esas animaciones tan ridículas o esté falto de modos offline o de opciones de personalización del avatar más allá de los cosméticos, porque en la faceta competitiva en línea no tiene rival, algo que tenéis que tener siempre presente.

poker club

Poker Club es un juego apto para los amantes de ese póker televisivo y de anuncio de casas de apuestas (sin sentido peyorativo esto último), no así para quienes, como yo, pensaran que había una parte glamurosa en él.

Resumen
Nada amigable con los recién llegados. Visualmente los modelados de los personajes, los pocos que hay, dan bastante lástima. Muchos modos online y muy completos, y eso es todo. Fallos en la traducción.
6.5
Justo
Escrito por
Señor Bichos para ti.

¿Te ha gustado?

0 0
Subscribe
Notify of
guest
Por favor, no introduzcas nombres reales. Los nombre reales completos serán eliminados.
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.

0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x