Seguir
Portada » Análisis » Análisis de Avenger Bird

Análisis de Avenger Bird

Aunque el nombre pueda hacerte pensar lo contrario, Avenger Bird no es un clon de Flappy Bird. Se trata de un título de plataformas en el que el coleccionismo y el planeo destacan por encima del resto de apartados, y que llega a Nintendo Switch a un precio bastante reducido.

Demasiado píxel

Muchos juegos indies homenajean (o simplemente utilizan) un sistema gráfico propio de la era de NES, SNES o GameBoy Advance, unos con más acierto que otros. Aquí el nivel de pixelado es algo excesivo, pero no resulta desagradable del todo. Sin embargo, es un detalle que puede hacer que los prejuicios nos invadan antes de probar este juego.

El planteamiento que nos espera es el de un plataformas muy clásico, con un mundo al estilo de Super Mario World por el que nos movemos libremente y vamos entrando en los niveles, necesitando haber completado algunos de ellos para llegar a otros, ya que se necesita un número particular de engranajes (el coleccionable de los niveles) para avanzar de zona en el mapa..

Las principales habilidades de nuestro pájaro en su misión para salvar a otros lindos pajaritos consisten en saltar y planear limitadamente, teniendo con ello que lidiar con trampas, obstáculos y enemigos. El diseño de niveles a veces obliga a repetir saltos para conseguir todos los coleccionables necesarios antes de poder llegar al final, siendo quizás el detalle que provoca que el ritmo de juego se nos haga algo más pesado de lo que debería.

Un avenger bird dispuesto a dar caña

Pese a que pueda parecer lo contrario, este título es algo más complejo de lo que aparenta. Sin embargo en varias ocasiones la dificultad está muy centrada en el hecho de que cuesta identificar algunos elementos dañinos del escenario – aunque por fortuna abundan los check-points para que no haya que repetir niveles completos.

En general lo importante es coleccionar las monedas – engranajes de cada nivel para poder completarlo y acceder a nuevas zonas, aunque también hay gemas rojas secretas para los más aventureros y exploradores. Al final la sensación general no es mala, pero no es un juego que te invite a echarle sesiones muy largas de una sola vez.

Avenger Bird es un plataformas de coleccionar objetos en 2D que no destaca y que tiene alguna que otra carencia visual y de diseño, pero que entretiene y que puede ser un buen punto de arranque para introducir a personas más jóvenes en el género sin ofrecerles la típica experiencia paseo y que, al no ser muy largo, no se les antoja demasiado pesado o complejo.

Resumen
Plataformas clásico con un planteamiento interesante pero que no consigue destacar demasiado. Puede ser un buen inicio para jugadores jóvenes.
5.5
Simple
Escrito por
Pikmin de nacimiento y strawhard de corazón, colecciono monedas DK por diversión.

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó  Javier Aranda hace 2 meses, 3 semanas.

Debes estar registrado para responder a este debate.

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.