Seguir
Portada » Análisis » Análisis de Panzer Dragoon: Remake

Análisis de Panzer Dragoon: Remake

Hemos tenido que esperar nada menos que 25 años para ver de vuelta el Panzer Dragoon de SEGA y finalmente lo hemos hecho en forma de un remake que, más a menudo de lo que nos hubiera gustado, parece una producción de pequeño o medio presupuesto no haciendo del todo justicia al producto original al que se parece más de lo deseado, lo cual no deja de ser realmente bueno a veces.

Cómo entrenar a tu dragón, la precuela

Como es menester en esta clase de juegos, nos encontramos ante una historia ya avanzada de la que participaremos solo en sus instantes finales, cuando la resolución al conflicto está cercana. Este, el conflicto, se desarrolla en un futuro alternativo en el que la humanidad ha llegado a desarrollar bioarmas, como los dragones que dan nombre al título. Una de las facciones enfrentadas acabó controlando casi todas ellas y no tardó en comenzar sus planes de expansión y conquista por el mundo, pero un jinete a lomos de un dragón azul les plantará cara, hasta que un mal día otro dragón acabó con él, no sin antes confiarnos su montura y por ende el destino de la humanidad.

Así comienza Panzer Dragoon: Remake, con una secuencia de introducción que, como el resto del juego, ha recibido un intenso lavado de cara aunque, eso sí, mantiene rasgos que atestiguan su procedencia, destacando, no precisamente para bien, algunos modelados, especialmente humanos.

Se crea así un universo en el que hay que saber mirar y cada pantalla y cada nueva secuencia nos asoman un poco más a él, porque quedarse solo en la superficie sería un error. Hay riqueza arquitectónica, paisajística, animal, militar incluso, que nos habla y nos dice cómo se vive en este entonces, algo de lo que en este remake queda aún mayor constancia que en el original. Sí, solo dura una hora y no tiene modos más allá de la aventura principal, pero el querer superar nuestra puntuación y el placer de jugarlo porque sí, porque está hecho para eso, hará que volvamos a él más de una vez; eso y el superarlo en sus distintos niveles de dificultad. Y sí, el cuarto nivel, con su jefe final, sigue siendo igual de puñetero.

 

Dispara y carga

Jugablemente, Panzer Dragoon: Remake se ha mantenido demasiado fiel al original aunque ha tenido la decencia de añadir un segundo esquema de control mediante el uso del doble stick por el que puntero y dragón van cada uno por su lado. El resto de elementos siguen inalterables, dejándonos manejar a la montura (y al visor) con un stick y disparar con únicamente un botón, que además y si lo mantenemos pulsado liberará un disparo guiado contra varios enemigos. Es, a todas luces, algo desfasado a día de hoy, aunque el hecho de poder girar la cámara de 90° en 90° hasta completar toda una vuelta a golpe de L o R sigue molando bastante, encontrando aquí, junto a su ambientación, estética y banda sonora, una de las justificaciones de por qué el original es tan recordado.

Al haber dejado a todos los enemigos en las mismas posiciones en las que se encontraban en el original, Panzer Dragoon: Remake no ha podido ir más allá, aunque no negaremos que le habría sentado de maravilla la recolección de ítems o mejoras, los caminos secundarios y otros elementos de los que sí gozan títulos posteriores a él, incluso dentro de la propia saga.

El remake

Traer de vuelta un juego como este a la actualidad era para muchos de nosotros un sueño, pero el producto final ha acabado siendo inferior a lo que nos hubiera gustado, aunque similar a cómo nos lo esperábamos tras su presentación en el E3 de 2019.

En lo tocante a lo visual, es verdad que hay un lavado de cara profundo sobre todo en cuanto a los escenarios, que ganan en detalle y se llenan de color pero manteniendo en todo momento la atmósfera del original. Sin embargo, incluso en estos se podría haber hecho más, mucho más, con algunos fondos totalmente vacíos y con texturas, pocas pero algunas, que dejan que desear. Algo similar ocurre en el modelado de personajes y enemigos. Mientras que el dragón azul es imponente, su jinete no lo será tanto, y solo las grandes bestias como gusanos de la arena, otros dragones o los jefes finales tendrán el mimo requerido, pudiendo ver todo esto con más detalle gracias a su completo modo foto con el que sacar instantáneas, gracias además al uso de filtros (alguno más tampoco habría estado de más). Los enemigos menores por su parte no han corrido la misma suerte y pecan de modelados simples y de falta de efectos, algo que arrastra todo el juego, con explosiones dignas de 1995 y una sensación de falta de cohesión entre las bioarmas y escenarios demasiado acartonados.

El control, como decíamos, tiene ahora dos posibilidades, no estando la primera de ellas, la original, del todo bien adaptada a los pequeños sticks de los Joy-Con de Nintendo Switch. Si jugamos con el mando Pro no habrá problema y volveremos a tener la precisión necesaria para acabar sus 7 variados y retantes niveles.

Y la música. Panzer Dragoon tenía una de las mejores bandas sonoras que se habían escuchado jamás y Panzer Dragoon: Remake ha incluso mejorado este aspecto con la inclusión, mediante actualización ya disponible, de la música orquestada, dirigida ahora por Saori Kobayashi, que releva a Yoshitaka Azuma en la dirección y quien ya participó en la saga en Saga y Orta e incluso en Crimson Dragon, sucesor espiritual del juego que hoy nos ocupa. Lástima que algunos efectos no estén a la altura de las partituras.

Es, en definitiva, un juego a tener en cuenta tanto por los seguidores de esta clase de juegos, léase por ejemplo los Star Fox, y también por quienes se entusiasmaron o siempre quisieron probar el original. Aunque divertido, Panzer Dragoon: Remake se antoja algo vetusto a día de hoy y falto de presupuesto, pero cumple con su cometido de divertir y de traer de nuevo a la vida un gran arcade de disparos con una ambientación soberbia.

Resumen
Un remake demasiado fiel al original y que debería haber dado más de sí en lo técnico y, por qué no, en el manejo. Tampoco habríamos hecho ascos a alguna mejora más o a más contenido en forma de extras. Su control, especialmente con los Joy-Con, no es del todo preciso a veces. Ha envejecido mejor que muchos juegos pero no tan bien que tantos otros.
7
Bueno
Escrito por
Señor Bichos para ti.

¿Te ha gustado?

0 0
Comentarios

Para comentar tienes que estar logueado

Si no tienes una cuenta, puedes crearte una al instante para comentar.

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó  Marcos Catalán hace 1 mes, 3 semanas.

Debes estar registrado para responder a este debate.

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.