Portada » Análisis » Análisis de Omno

Análisis de Omno

No es ya una rareza ver que un juego está desarrollado por una sola persona (aunque en la mayoría de casos aspectos como la música corren a cargo de otro), y en el análisis de hoy traemos otro. Hablamos de Omno, la creación de Jonas Manke con la que busca ofrecernos una experiencia de viaje en el que nos dejamos llevar mientras completamos algunos puzles.

Omno, a lo que hay que ir

La aventura de Omno se basa en el descubrimiento. Estructurado por capítulos que pueden jugarse por separado, cada uno de ellos presenta una serie de espacios abiertos limitados en los que el objetivo es coleccionar, pero sin obligación. Disponemos de un pequeño archivo en el que se guardan todos los textos y animales que vamos encontrando en nuestro camino, y llenarlo es quizás el elemento que nos invite a explorar un poco y no ir directamente a saco.

La calma es el tema principal de este viaje. No hay combates, no hay momentos que requieran pulsar muchos botones rápidos para superar algún desafío, aquí las cosas se hacen despacio. Con un bastón que nos muestra el porcentaje de exploración en la zona en la que estamos, nuestra misión es ir completando los diez niveles que vamos recorriendo y que nos tendrán cerca de 4 horas enganchados a la pantalla.

A la hora de avanzar, cada zona nos presenta una serie de orbes que hemos de coger para que un pilar se active y, con él, podamos avanzar a la siguiente zona. Cómo conseguirlo es algo que nosotros elegimos, pues podemos no hacer todo lo que hay en el mapa para conseguir orbes, y hacer solo aquello que se nos dé mejor.

Una breve enciclopedia

Los animales que encontramos en nuestro camino no solo llenan nuestro registro, sino que pueden darnos pequeños fragmentos de luz, y con muchos de ellos podemos llegar a un estado cargado con el que podemos atravesar el escenario muy rápido o bien cargar de energía ciertos obeliscos para resolver un puzle o llegar a una nueva zona.

Si bien hay textos coleccionables, la acción de Omno no tiene palabra alguna, por lo que todo está en nosotros Sus puzles no son complicados, pero tienen cierto componente de desafío que hacen que no todo sea un paseo monótono, pues de hecho todo tiene cierta lógica. El nivel de habilidad necesario tampoco es elevado, y si por lo que sea fracasamos, no hay ninguna penalización y podemos volver a intentarlo, algo que se agradece especialmente en las secciones de deslizamiento (quizás las menos finas de todo el juego).

Y como con calma se hace todo, la música busca transmitrinos dicha sensación, y lo consigue con creces. En cuanto a los gráficos, estamos ante un título lowpoly pero sin las esquinas muy marcadas, por lo que quitando las luces y otros efectos más modernos, podríamos decir que no es de esta generación (pero no es algo que importe demasiado). Existen algunas pequeas cargas al cambiar de zona, pero dentro de cada una todo va muy fluido.

Omno es un plataformas con puzles que es apto para muchos jugadores. No es un paseo de rosas, sino que ofrece alternativas para poder avanzar en función de lo que descubramos antes o lo que nos resulte más atractivo. Sencillo y efectivo, quizás su mayor problema es que una vez completado, no hay alicientes para seguir jugando (a no ser que nos falte algún coleccionable).

Resumen
Un juego sencillo en lo técnico y corto en duración pero ejecutado con buen gusto. Una de esas experiencias indie que pueden completarse en una o dos tardes y que deja un buen sabor de boca.
8
Notable
Escrito por
Pikmin de nacimiento y strawhard de corazón, colecciono monedas DK por diversión.

¿Te ha gustado?

1 0
Subscribe
Notify of
guest
Por favor, no introduzcas nombres reales. Los nombre reales completos serán eliminados.
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.

0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x