Portada » Análisis » Análisis de Metal Tales Overkill

Análisis de Metal Tales Overkill

Hoy os traemos el análisis de Metal Tales Overkill, un título que los amantes de la música metal disfrutarán, y que también sirve de escaparate para algunos grupos del género, tanto nacionales como internacionales. Nos llega de la mano de Zerouno Games y además cuenta con edición física de Tesura Games, por lo que las condiciones al menos no podrían ser mejor. Ahora toca ver hasta dónde nos lleva esta experiencia.

Perfecto si te sientes como Aggretsuko

El mundo del metal se “ha ido al carajo” cuando durante un concierto algo convierte a los grupos en monstruos, algo que tiene un efecto potencial y acaba transformando a los fanes también en seres monstruosos sin voluntad atrapados por la música. Aquí es donde entra en juego el personaje (o los personajes, si jugamos en cooperativo) que manejamos, que tiene que savlar a todos de esa situación.

El desarrollo del juego se basa en utilizar ataques de guitarra, amplicadores bomba y otros power-ups momentáneos cuya ejecución nos traslada bien la sensación de que “nosotros tocamos la música”, y lo haremos a lo largo de mazmorras con diseño procedimental en vista cenital, en las que hay espacio para tiendas, batallas de bandas y regalos.

Tanto los personajes que podemos elegir (algunos se desbloquean al completar el juego) como los enemigos presentan una serie de atributos que permite que se sientan algo diferentes en lo que a velocidad y daño se refiere. Además, lo enemigos también cuentan con relativa variedad en diseño y tipo de ataques, lo cual se agradece en salas que se pueden llenar de ellos (no tanto si no nos dejan movernos entre ellos). Mención especial a los jefes, mucho más trabajados y diseñados a juego con la canción que los acompaña.

Metal Tales Overkill da voz a varios grupos

La experiencia jugable es algo tradicional, aunque es roguelike (al morir hay que repetir todo el juego pero conservando mejoras) y esos títulos no son para todo el mundo. En Nintendo Switch el rendimiento es bueno y la experiencia fluida, pero los tiempos de carga entre zonas no acompañan al ser algo largos.

Uno de lo aspectos más destacados del título es su banda sonora. Hay temas de una gran cantidad de grupos, y todos ellos acompañan bien a la acción – especialmente en las batallas contra jefes. Por su parte, los gráficos no destacan demasiado y pueden ser algo sencillos tanto en escenarios como en personajes, pero que cumplen con lo mínimo que se epera de ellos.

El veredicto de Metal Tales Overkill es claro. Es un juego recomendado para los amantes del metal y los que disfruten los roguelike (pensad si The Binding of Isaac os gustó por ejemplo). En otro caso, estamos ante una experiencia correcta, pero que no sabe sobresalir dentro de la multitud en lo jugable y que resulta bastante sencilla en algunos aspectos.

Resumen
Hay juegos que no son para todo el mundo y eso está claro, pero no puede basarse todo el mérito en una banda sonora. Los aspectos jugables son algo básicos, y la experiencia roguelike está lejos de llegar al nivel de otros lanzamientos. Eso sí, como muchos otros, en cooperativo gana bastante.
6.5
Justo
Escrito por
Pikmin de nacimiento y strawhard de corazón, colecciono monedas DK por diversión.

¿Te ha gustado?

0 0
Subscribe
Notify of
guest
Por favor, no introduzcas nombres reales. Los nombre reales completos serán eliminados.
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.

0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x