Portada » Análisis » Análisis de Inscryption

Análisis de Inscryption

En 2021 se convirtió en ganador de diversos premios y lo queríamos en Nintendo Switch, y ahora Inscryption por fin ha llegado a la consola. Su peculiar desarrollo de escape room con tintes de terror viene escondido a través de un juego de cartas y un poco de roguelike, pero es un título adulto que ofrece mucho más de lo que puede parecer a simple vista y que puede convertirse fácilmente en un de los mejores lanzamientos del año.

En Inscryption no nos van a salir las cosas como pensamos

Es complicado hablar de la historia de Inscryption sin mencionar spoilers de aspectos muy sorpresa (esconde mucho más de lo que se ve), pero si conocéis o indagáis algo sobre los otros juegos de Daniel Mullins podéis haceros una idea de que hay cierto componente metajuego. Más allá de eso, en un principio, seremos un jugador que intenta ganarle una partida de cartas a un ser extraño llamado Leshy que se sienta al otro lado de la mesa (pero para ello hay que jugar unas cuantas antes de “llegar hasta él”. Las cartas que utilizamos parten de unas pocas predeterminadas al inicio más otras que vamos consiguiendo por el camino y que, gracias a ciertos objetos, podemos modificar y mejorar.

Inscryption es un poco roguelike, pero lo integra muy bien en el inicio de su historia. Cada vez que jugamos aprendemos nuevas dinámicas de las partidas, y llegado a cierto punto, podemos jugar partidas ya con un mazo hecho al completo por nosotros. Pero no solo hay partidas de cartas en el juego, sino que podemos explorar nuestros alrededores para encontrar secretos. Estos secretos pueden ser curiosidades, rarezas, objetos para la historia o bien la posibilidad de mejorar y facilitar nuestras partidas gracias a, por ejemplo, la posibilidad de empezar con huesos cada partida.

Hay algo que Inscryption sabe hacer muy bien y es unir sus dos facetas para atraer a jugadores de ambos lados. Por un lado, a la gente que le gusta los deckbuilder roguelike (quizás a estos les sobre algo “la historia”) y a la gente a la que le gusta el misterio, las rarezas y los juegos especiales. Esto lo consigue gracias a una buena curva de aprendizaje, a que cada vez se hace más fácil jugar y a que resolver el misterio nos anima a continuar.

Sacrificios y decisiones

Más allá de los elementos de puzle, lo principal al final son las partidas de cartas. El objetivo de cada partida es hacerle daño al jugador contrario directamente y llenar una balanza de dientes hacia su lado con un valor de +5 (es decir, tenemos que sacarle 5 puntos de ventaja al margen del número total de dientes que se coloquen). Para ello utilizamos diferentes cartas sobre el tablero, siendo algunas de estas de coste gratuito mientras que otras requieren coste para ser jugadas (a veces ese coste es sacrificar a otras ya jugadas, que se pierden en esa partida pero luego vuelven a estar disponibles).

Las batallas se deciden por atributos de vida y ataque (dalo) de cada carta, que bien golpearán al jugador o a la criatura que tengan delante, teniendo en cuenta no solo los puntos indicados, sino también las habilidades (como puede ser pegar en dos direcciones, explotar al morir, volar y saltarse criaturas y otras tantas más) que podemos consultar en cualquier momento pulsando X sobre la carta. A todo esto se añade, en ocasiones, otros bonus como objetos extra para tocar la balanza, tótems que le dan una habilidad específica a una familia de criaturas (por ejemplo, posibilidad de que todas las ardillas den 3 puntos de sacrificio en lugar de 1). Al final, esto, junto con los lugares que encontramos por el camino, nos permiten que hagamos mazos que se salgan de lo habitual y “rompamos” el juego, algo que está más que preparado para que ocurra y que recomendamos realizar.

Por último, a nivel audiovisual encontramos algo muy peculiar. Sin decir nada, hablaremos de que hay diferentes estilos presentes en la producción, todos ellos bien integrados (con textos localizados al castellano) y con paletas de colores basados en ciertos tonos en función de la temática de los enemigos. En general el efecto retro está muy presente y funciona bien, al igual que ocurre con la música y los efectos, un acompañamiento bastante bueno que no se hace nunca molesto y que acompañan bien a la experiencia de terror psicológico.

Inscryption es uno de esos juegos que se entiende mejor jugando y que, si os gusta, os va a dejar huella seguro. Es necesario algo de paciencia al inicio para descubrir las dinámicas, pero como se introducen progresivamente, en poco tiempo ya tenemos el hilo conductor hecho para estar enganchados las 10-15 horas que aproxidamente dura (varía en función de la suerte, habilidad y secretos que queramos encontrar). Y si nos sabe a poco o lo rogue nos va mucho, se incluye también el Kaycee’s Mod para que podamos jugar indefinidamente.

 

Resumen
No es un juego para todo el mundo, y requiere tener en cuenta varias variables. Eso sí, su propuesta es original como ella sola y si os gustan los juegos oscuros o los juegos de cartas, os va a encantar y se puede convertir en uno de vuestros juegos favoritos.
9
Genial
Escrito por
Pikmin de nacimiento y strawhard de corazón, colecciono monedas DK por diversión.

¿Te ha gustado?

0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no es necesaria. Los campos obligatorios están marcados *

Usted puede usar estos HTML Etiquetas y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.