Seguir
Portada » Análisis » Análisis de Fairy Fencer F Advent Dark Force

Análisis de Fairy Fencer F Advent Dark Force

Nintendo Switch está recibiendo muchos títulos que llegan desde otras plataformas, y si hablamos de juegos japoneses generalmente la plataforma de referencia es PS4. De ésta llega Fairy Fencer F Advent Dark Force, la versión definitiva (con sustanciales mejoras) de un juego que originalmente nació en PS3 y que nos ofrece un J-RPG muy clásico de la mano de los creadores de la saga Hyperdimension Neptunia. Esta versión cuenta además con todos los DLCs de serie, los que podremos activar/desactivar desde el menú principal.

El misterioso Fairy Fencer F

En un mundo en el que dos entidades divinas de luz y oscuridad han caído en un sueño eterno tras combatir entre ellas, existen seres como las hadas que buscan que éstas vuelvan a resurgir. El protagonista de la historia, Fang, es un chico que sin comerlo ni beberlo se ve envuelto en dicha trama, al ser un fencer, un humano con la posibilidad de empuñar una de las armas legendarias conocidas como furies, claves para conseguir el objetivo de las hadas.

Fang, tras una negativa inicial, decide ayudar al hada Eryn en su misión. Esto le llevará a conocer a otros personajes, algunos de los cuales formarán parte del equipo, todos ellos con características propias del anime medio moderno, con todos sus estereotipos, fanservice y otros detalles que pueden chocar o no gustar a más de uno, sobre todo al que no esté acostumbrado a ello. Lo verdaderamente especial es que la relación con otros personajes y la historia principal cambia según nuestras decisiones acerca del ente divino al que decidamos despertar y cuando rompemos los sellos que los mantienen en su letargo, dando así lugar a tres rutas y finales distintos.

Los años pesan

Fairy Fencer F sigue el esquema clásico de muchos de los J-RPGs. Tenemos escenarios abiertos por los que movernos con distintas ambientaciones y mazmorras, siendo nuestro objetivo principal siempre ir desde un punto a otro, con una leve exploración pero tampoco demasiada. Hay, eso sí, premios por cumplir ciertas condiciones durante nuestro movimiento por el mapa. Por los escenarios podemos saltar, romper jarrones u otros objetos y abrir puertas, con animaciones que quedan un poco toscas al verse.

Los combates por su parte no son aleatorios, sino que nosotros elegimos contra quién luchar al verlo en el escenario y, una vez entramos en faena, pasamos a un combate por turnos en el que podemos mover a nuestros personajes dentro de un cerco y realizar una acción – que puede ser un ataque, una huida, defensa o el uso de alguna habilidad (que consume puntos especiales) u objeto. De entre todas la acciones destaca «Fairize», que nos permite extraer el poder de un hada y mejorar nuestros atributos.

Rol japonés con todos sus clichés

Los combates no son muy complicados (aunque en la dificultad suprema sí que lo son, obligándonos a pensar cada acción y subir mucho de nivel). Al combinar movimiento con turnos, una de las claves es el rango de acción, ya que ciertas habilidades y magias pueden acertar a varios enemigos si nos colocamos en la posición adecuada, de la misma forma que quedarnos en cierto lugar puede dejarnos fuera del rango de un ataque rival. Las estrategias son sencillas y al final el esquema de las luchas es relativamente similar, pero que los protagonistas y los enemigos se muevan hace que sea más entretenido y dinámico que simplemente seleccionar la misma acción una y otra vez.

En lo respectivo a la resolución, es mayor en el dock, pero el juego está muy optimizado para que se vea bien, se sienta bien y tenga tiempos de carga decentes mientras se juega en modo portátil. Se nota que los gráficos en general y las animaciones en particular son de hace años, y que incluso en su momento no eran punteros, pero una vez te acostumbras a ellos cumplen sencillamente. La banda sonora cuenta con temas de Nobuo Uematsu y otros compositores japoneses que se mueven por distintos rangos con un resultado bastante bueno. No se puede decir lo mismo de los efectos de sonido, sobre todo por su desnivel de volumen en diferentes situaciones.

Fairy Fencer F está lejos de ser un referente en su género ni de destacar por encima de la mayoría, pero es un juego para un público que sabe lo que quiere, y que lo hace bien. Ofrece distintas rutas que tardan unas 25 horas en completarse y, pese a que no es un título actual, entretiene. Su última pega es el idioma ya que, aunque cuenta con voces japonesas, todos los textos están en inglés (algo que puede echar para atrás a más de uno en un juego de este género).

Resumen
Un RPG japonés que tiene todos los clichés del género y del anime moderno, y que se nota que viene de la pasada generación. No obstante, cumple con lo que se espera de él y entretiene.
7
Bueno
Escrito por
Pikmin de nacimiento y strawhard de corazón, colecciono monedas DK por diversión.

¿Te ha gustado?

0 0
Comentarios

Para comentar tienes que estar logueado

Si no tienes una cuenta, puedes crearte una al instante para comentar.

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó  Javier Aranda hace 10 meses, 1 semana.

Debes estar registrado para responder a este debate.

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.