Seguir
Portada » Análisis » Análisis de Candleman

Análisis de Candleman

Imagina ser una vela. Puedes iluminar cualquier lugar, pero si te enciendes más tiempo de la cuenta te consumes, y mueres. Esa es la base de Candleman, un título de puzles y plataformas que nos narra a través de pequeños versos un cuento (en español) una historia sobre una vela que tiene vida.

Corre, pequeña vela

Nuestra pequeña vela despierta, y debe descubrir qué la ha hecho vivir, mientras explora varios entornos variopintos en su periplo. El desarrollo se lleva a cabo a través de varios capítulos temáticos, que se dividen en varios niveles de corta duración, llegando a tenernos atrapados unas cinco horas de juego.

El objetivo de cada nivel es sencillo, pues basta con llegar desde un punto inicial a otro final, aunque debemos hacer uso de pequeñas ráfagas de nuestra limitada luz (capaz de aguantar unos diez segundos en total) para hallar el camino correcto y resolver pequeños puzles. Para cualquier persona que domine un poco los saltos, en general se trata de una experiencia fácil.

Sin embargo, con la intención de ofrecer un poco de reto e invitarnos a explorar o rejugar un nivel, existen una serie de coleccionables. Cada nivel tiene una serie de velas, cuyo recuento puede verse en cualquier momento y, para dejar la fase completada al 100% y hacer más completa la historia del cuento, el objetivo es encenderlas todas. Realizar esta hazaña puede resultar algo más complejo, pero tampoco demasiado, ya que podemos incluso «morir» y, mientras tengamos vidas, retomar el nivel desde una vela check-point con nuestra cera recargada.

Candleman nightmares

Los controles son muy sencillos, ya que nuestra vela puede dar saltos y encenderse y apagagarse. Son pocas las opciones que tenemos, pero el título sabe utilizarlas bien e ir añadiendo modificaciones de mecánicas en cada nuevo capítulo. La estructura visual y de diseño de escenarios nos recuerda a Little Nightmares, pero con particularidades diferentes, sobre todo en la iluminación y la vegetación.

La sensación que nos deja Candleman cuando jugamos es la de un cuento, en el que hay oscuridad y luz, pero sin demasiadas complicaciones. Es un título que ante todo nos relaja y nos atrapa con su estilo, pero que no busca en ningún momento agobiarnos más de la cuenta. La sensación de viaje y soledad está bien planteada y, pese a que pudiera parecerlo, aquí no hay momentos de miedo como tal que nos tengan en vilo o en tensión.

Podemos concluir diciendo que Candleman es una experiencia tranquila, bien presentada y con un interesante diseño de niveles, ofreciendo buenos saltos y puzles sin llegar a ser un reto. Al igual que la vida de una vela, su rejugabilidad es limitada, pero cumple de sobra como un juego que nos acompañe cuando queramos salirnos del estrés del día a día.

Resumen
Una interesante experiencia que busca atraparnos con su narrativa de cuento y bonita presentación, pero que se hace algo corta.
7.5
Bueno
Escrito por
Pikmin de nacimiento y strawhard de corazón, colecciono monedas DK por diversión.

¿Te ha gustado?

2 0
Comentarios

Para comentar tienes que estar logueado

Si no tienes una cuenta, puedes crearte una al instante para comentar.

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó  Javier Aranda hace 6 días, 4 horas.

Debes estar registrado para responder a este debate.

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.