Seguir
Portada » Análisis » Análisis de Bee Simulator

Análisis de Bee Simulator

Bee Simulator es un juego muy poco habitual pero muy agradable de jugar. Aunque lleve la palabra en el título, no es el tipo de simulador al que estamos acostumbrados, bien porque se aleja de propuestas más locas como Goat Simulator, o bien porque le falta la seriedad de otras obras enmarcadas bajo este género, y eso es bueno.

De fábula

Bee Simulator, de la pequeña desarrolladora polaca VARSAV Game Studios, es más una fábula que otra cosa, aunque se deje jugar. Encarnamos a una pequeña abeja melífera a la que acaban de asignar su puesto de trabajo: recoger polen. Por supuesto nosotros iremos más allá, pero nuestra principal obligación será esa.

Como es, como ya hemos dicho, una fábula en parte, no hay problema en que los animales hablen entre ellos sean de la especie que sean, algo que se diferencia con marcados acentos de lo más gracioso, a lo que ayuda un doblaje al castellano (que tendréis que descargar de la eShop) simplemente maravilloso. Sí, todo está exagerado, narrado en forma de cuento, y es la mejor decisión que se podía tomar. ¿La única pega? Se han perdido bromas presentes en la versión original, como cuando otra abeja te pregunta si estás ocupada (are you “beesy”?), pero se han mantenido las referencias a obras del cine y la literatura como Terminator o El Señor de los Anillos; de verdad.

Basten estos ejemplos para darnos cuenta del tono general de este Bee Simulator, un juego hecho con muchísimo cariño pero al que le ha faltado, o quizás sobrado, ambición, enseguida veremos por qué.

Más que recoger polen

Como abeja melífera que somos, y dado que así nos lo ha encomendado nuestra reina, nuestra misión principal será la de recoger polen por una amplia zona verde en mitad de lo que parece ser la ciudad de Nueva York (si no es Central Park, poco le falta). Aquí habrá cabida para distintos ambientes aunque casi siempre revolotearemos por los espacios abiertos del parque, dejando un poco de lado las posibilidades que dan el zoo, la feria, el invernadero, la zona de picnic y otras instalaciones a las que se les podría haber sacado muchísimo más provecho. Es una pena que no haya apenas interacción ni con la gente que pasea por allí ni tan siquiera con los animales que encontremos y que no sean insectos como nosotros, verlos solo servirá para aumentar las entradas de la enciclopedia y conocer más datos sobre ellos, que ya es bastante. Ojalá hubiera más variedad especialmente de insectos, y más cantidad, porque casi todo está bastante vacío a este respecto. Más mariposas, mariquitas, hormigas, moscas… ¡lo que fuera!

Y si, como ya hemos comentado, recolectar es importante, no lo serán menos otras acciones todas ellas encaminadas a hacernos ver y comprender tanto la importancia de las abejas en la naturaleza como lo delicado del hábitat en el que viven y las repercusiones que puede tener en este la intervención del ser humano, aunque no quiera hacer daño a propósito.

Bee Simulator es también una historia de superación y entrega por parte de una pequeña abejita que no dudará en enfrentarse a innumerables peligros para lograr encontrar comida para sus hermanas, su familia, y más adelante un nuevo hogar, llegando más lejos que ninguna otra abeja de la colmena. Sirve, además de para entretener, para enseñar, aunque personalmente y dada mi condición de aficionado al mundo de la entomología, no veo con buenos ojos que se ponga de malas a avispas y arañas, cuando también tienen su función o, aunque no la tuvieran, está en su naturaleza ser como son.

Siguiendo con el juego y sus mecánicas, podremos por ejemplo picar, pero no tendrá efecto alguno salvo en los globos, y pincharlos no servirá para nada realmente, salvo para completar un logro con el que acceder a un coleccionable. Estos, los coleccionables, nos darán acceso a nuevos modelos de abejas, gorros y estelas que dejamos cuando volamos rápido; es agradable cambiar de vez en cuando. Otras tareas para hacer será participar en carreras, nada fáciles algunas de ellas, recolectar polen solo de unas determinadas flores, bailar imitando los movimientos de otra abeja (muy simple) o enzarzarnos en repetitivas peleas mediante un QTE (Quick Time Event) de tan solo dos botones. Es curioso, porque estos mismos enfrentamientos son mucho más dinámicos en su modo para 2 jugadores (solo local), donde además de cubrirnos y atacar elegiremos por qué lado hacerlo. Este modo contará asimismo con escenarios mucho más variados (pero más pequeños) que los de la aventura para un jugador, contando con un molino de agua, las calles de la ciudad, o un amplio y lleno de flora invernadero cubierto. ¿Los objetivos? Los mismos que en el modo principal, solo que aquí no habrá un hilo conductor.

Zumbando

Lo que sí os esperará, tanto solos como acompañados, será una banda sonora fabulosa (siguiendo con la metáfora), firmada por diferentes autores pero que nada tendrá que envidiar una pieza a otra, con temas que tocarán lo clásico y le añadirán toques animados que le sentarán como anillo al dedo al título. Ojalá pudiéramos decir lo mismo del plano visual, un apartado donde el Unreal Engine 4 nos muestra de nuevo su versatilidad y también su escalabilidad, faceta donde siempre e ineludiblemente Nintendo Switch sale perjudicada. En los planos cortos Bee Simulator es precioso, e incluso cuando volamos a gran velocidad a ras de suelo, pero si alzamos un poco el vuelo y miramos más allá, la cosa cambia, con elementos que aparecen de repente o algunas texturas, como las de los humanos o las de animales con pelo, que dejan bastante que desear. Aún así, en la tele por momentos sorprende y jugando en portátil apenas se aprecia nada de esto.

Pese a estos pequeños problemas visuales y a lo repetitivo hasta el hastío de algunas de sus pruebas, Bee Simulator es encantador, no hay otra palabra para definirlo.

A medio camino entre un cuento y un videojuego, recuerda a otros como Endless Ocean aunque quizás no tan redondo. No obstante, un imprescindible para los amantes de la originalidad y sobre todo los insectos.

Resumen
Más que un juego, un cuento interactivo. Bee Simulator es cariño por la naturaleza en general y por las abejas en particular. Si no son lo tuyo, puede que solo te quedes con sus repetitivas mecánicas. Una pena si así es.
7
Bueno
Escrito por
Señor Bichos para ti.

¿Te ha gustado?

0 0
Comentarios

Para comentar tienes que estar logueado

Si no tienes una cuenta, puedes crearte una al instante para comentar.

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó  Marcos Catalán hace 1 mes, 3 semanas.

Debes estar registrado para responder a este debate.

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.